Bienvenido(a) a Crisis Energética jueves, 09 diciembre 2021 @ 01:43 CET

El señoraje de la lira para los italianos

  • viernes, 29 septiembre 2006 @ 16:12 CEST
  • Autor:
  • Lecturas 3.636
Artículos Hace un año (el 7 de octubre de 2005) apareció una interesante noticia sobre la importancia de aclarar quién es el beneficiario de la emisión de dinero: el gobierno o los bancos. La Repubblica informó entonces que un juzgado civil de Lecce, un pueblo en el sur de Italia, decidió que era ilegal la práctica habitual del Banco Central de Italia de retener el señoraje en papel moneda para su propia ganancia, y que ese dinero debía ser devuelto a sus legítimos propietarios: los italianos.

Se entiende por 'señoraje' la diferencia entre el costo de producir billetes y su valor nominal. En su sentencia, el juez civil Cosimo Rochira explica las raíces históricas del señoraje: "Cuando el dinero estaba hecho de oro o plata, los ciudadanos podían ir a la casa de la moneda con lingotes de metal y transformarlos en monedas. El soberano era quien garantizaba su valor imprimiendo su efigie y otros símbolos. Y por ello retenía a su favor un cierto porcentaje del metal llamado señoraje, además de cubrir con él los costes de acuñación."

La opinión de un experto registrada en el caso dice que la ganancia del señoraje obtenida por el Banco Central italiano debería ir al estado y no al grupo de inversores privados - los bancos comerciales - que son los accionistas del Banco Central. El señoraje es mayor cuanto más valor nominal tenga el billete. Así, por ejemplo, si cuestan prácticamente lo mismo imprimir los billetes de 5 euros que los de 500, el señoraje en los segundos es mucho mayor. Por otro lado, los billetes de 5 euros los puede emitir cualquier banco central nacional, pero el único emisor de billetes de 500 euros es el Banco Central Europeo. Luego los estados sojuzgados a la discuplina monetaria del euro han trasladado a un banco central en Bruselas no sólo su soberanía monetaria, sino el señoraje de sus billetes de más valor.

En el caso que nos concierne, la sentencia resuelve que el poder actual del señoraje le pertenece al gobierno y a la gente, no a los bancos ni a las compañías de seguros. Por eso el juez ordenó al Banco Central de Italia a pagar al demandante "su parte" de las ganancias obtenidas ilegalmente del señoraje, es decir 87 euros.

Multiplicando esa cantidad por los 58 millones de ciudadanos italianos, las obligaciones a pagar por el Banco Central podría arrojar la asombrosa suma de 5 mil millones de Euros. No es casual entonces que la noticia no haya encontrado mucha divulgación en los medios informativos. Pues nada está más lejos en las intenciones de la banca que descubrir una de las diferentes apropiaciones indebidas que comete en el uso de la moneda, a la sombra del sospechoso consentimiento del gobierno.

Puede leerse la noticia en español en el portal de noticias de Robin Good.