Bienvenido(a) a Crisis Energética, Anonymous Lunes, 22 Abril 2024 @ 04:30 CEST

Descubrimiento en el Golfo de México desafía las fronteras del petróleo

  • Miércoles, 06 Septiembre 2006 @ 12:16 CEST
  • Autor:
  • Lecturas 7.774
Artículos En aguas del Golfo de México occidental, a más de ocho kilómetros bajo el fondo del mar y once kilómetros de la superficie se encuentra una formación rocosa, conocida como Lower Tertiary Wilcox Trend. Con una antigüedad que va de los 24 a los 65 millones de años y una extensión de 54.740 km2, la zona de Wilcox Trend ha estado siempre en el punto de mira de la exploración de hidrocarburos del Golfo de México.

Ayer, la petrolera Chevron anunció un importante desarrollo en sus trabajos de exploración en la zona, al confirmar el inicio del flujo de unos 6.000 barriles diarios de petróleo de uno de los pozos experimentales, denominado Jack, y que es el más profundo hasta la fecha (8.587 m). De hecho, el yacimiento comprende cuatro pozos distintos, de los cuales Jack ha sido el último en ponerse a prueba: Saint Malo (perforado en 2003), Cascade (perforado en 2002, y que ostentaba hasta ahora el récord de profundidad para una perforación exitosa, con 8.515 m bajo un fondo marino situado a 2.482 m de profundidad) y Kaskida (descubierto en 2006).

En el proyecto, además de Chevron, con el 50% de la participación, participan Statoil (25%) y Devon (25%). Las estimaciones iniciales hablan de una cantidad de petróleo equivalente que podría ir de los 3.000 millones de barriles a los 15.000 millones. Jugando con este rango máximo, la prensa estadounidense ha hablado de un descubrimiento que podría aumentar en un 50% las reservas de petróleo de Estados Unidos (29.000 millones de barriles).

Este es un proyecto que se halla, en muchos sentidos, en la frontera de la exploración de hidrocarburos. Además de encontrarse justo en la frontera de las aguas territoriales de México, las profundidades a las que se encuentra el yacimiento desafían las definiciones de "aguas profundas" e incluso "aguas ultraprofundas". De hecho, a la profundidad a la que se encuentra el yacimiento, más allá de la "ventana del petróleo", es más que probable que los hidrocarburos que allí se encuentren correspondan a gas natural. Un artículo de carácter técnico, publicado en junio del pasado año en la revista World Oil ("Emergence of the Lower Tertiary Wilcox Trend in the Deepwater Gulf of Mexico"), describe así las dificultades inherentes al desarrollo de un proyecto como este:

Se deben abordar numerosos e inherentes desafíos técnicos para asegurar la viabilidad económica del Lower Tertiary Wilcox Trend. Estos van desde una perforación rentable de las complejas capas de sal y la evaluación de objetivos estructurales profundos al completado y producción de depósitos en profundidades marinas desconocidas hasta ahora. Entender la química del petróleo, la calidad del depósito y la capacidad de flujo asociada determinará la tecnología necesaria para completar la perforación, y en última instancia, la creación de la infraestructura necesaria para transformar el Lower Tertiary Wilcox en un sistema petrolero de talla mundial en las aguas profundas del Golfo de México.
Aunque el Golfo de México aún puede ofrecer descubrimientos importantes como este, su contribución a la producción norteamericana será modesta. Es muy posible que la viabilidad final del proyecto dependa de la capacidad de producción diaria de este, en todo caso, la decisión no se tomará hasta 2007 o 2008, según se explica en Bloomberg, y la producción no empezaría, en el mejor de los casos, hasta 2013. Ayer las acciones en bolsa de las compañías involucradas experimentaron subidas: Chevron un 3%, Statoil un 1% y Devon un 12%.

Vía The Oil Drum.