Bienvenido(a) a Crisis Energética viernes, 10 julio 2020 @ 10:55 CEST

La tecnología nuclear ya no es negocio

  • viernes, 05 mayo 2006 @ 09:46 CEST
  • Autor:
  • Lecturas 4.649
Artículos ¿Han notado Uds que en los últimos meses se ha activado notablemente la discusión energética?

No solo eso; Desde el gas ruso suministrado a Europa, el conflicto por la bolsa y los átomos de Irán, el petróleo que no sale de Irak, la rebelión de Nigeria, pasando por las recetas que mantienen el consumo energético a base de etanol y biocombustibles, hasta las últimas noticias que llegan del cono sur americano, cada día tenemos más información y de mayor calado.

Eso sí; Seguimos instalados en la abundancia energética, sin atisbo de cambio en lo que respecta a las costumbres consumistas. Más al contrario, la divergencia con el protocolo de Kioto se acentúa cada vez más, haciéndose impracticable su cumplimiento.

Pues bien, en tal contexto y como una más de las discusiones en ristre, ha reaparecido el asunto nuclear, como opción para paliar la dependencia de los combustibles fósiles.

Coincidiendo con el 20º aniversario de la catástrofe de Chernobil, se ha discutido aún más sobre dicho asunto.

La cuestión es que el enfoque que se le da es práctica y exclusivamente económico. Parece que se asuma que podemos morir o enfermar gravemente en cualquier momento, si se produce un accidente nuclear en cualquiera de la casi decena de centrales instaladas en el país, o en las casi sesenta de la vecina Francia, con tal de que no nos falten vatios que consumir.

No parece importar el hecho de que una central nuclear tiene un ciclo de vida muy largo y una amortización dudosa, si se contemplan todos los gastos que genera, como la custodia durante siglos de sus residuos, o el hipotético tratamiento de los mismos para desactivar su peligrosidad

En cuanto al combustible nuclear, tampoco se tiene en cuenta su encarecimiento geométrico y lo limitado de sus reservas, más aún si a los países industrializados les da por nuclearizarse para mantener sus consumos desorbitados.

En referencia a esta cuestión, adjunto una entrevista publicada hoy en La Vanguardia, a una persona que entiende del tema y opina al respecto.

Pep Puig, experto en energías renovables.

"La tecnología nuclear ya no es negocio"
Tengo 58 años. Nací en Vic y vivo en Barcelona. Soy ingeniero industrial especializado en Nucleares y trabajo en energías renovables. Estoy casado y tengo dos hijas. Soy vicepresidente de Eurosolar, asociación europea por las energías renovables. La Tierra es un ser vivo con el que debemos cooperar, por eso soy antinuclear

IMA SANCHÍS - 05/05/2006

- Los países de la ex URSS han comunicado al mundo que Chernobil todavía es un peligro.


- Piden la colaboración internacional para construir un nuevo sarcófago de protección donde tuvo lugar el desastre, porque el actual está lleno de grietas y tiene fugas radiactivas.

- ¿Dónde se registra hoy radiactividad debido a la nube que produjo la explosión?


- En buena parte de la superficie europea. El Parlamente británico reconoció hace tres semanas que existen 300 granjas en el Reino Unido donde los corderos pastan en pastos radiactivos. Su carne no se puede comercializar si no pastan durante un par de meses en campos no contaminados.

- ¿Con dos meses ya son comestibles?


- Ésa es la normativa, pero si comes de esa carne, la radiactividad se puede fijar en el cuerpo; comienza así su tarea de bombardeo, que te puede destrozar el sistema inmunológico, producir un cáncer, problemas de corazón, problemas respiratorios... Y tenemos nuevos datos desde Francia.

- ¿De qué se trata?


- Después de Chernobil se creó la Crii-Rad, un laboratorio privado, hoy uno de los más considerados en el mundo, que no aceptó la versión oficial que afirmaba que los Alpes habían hecho de barrera a la nube radiactiva evitando que entrara en Francia.

- Suena raro.


- Durante veinte años, la Crii-Rad ha evaluado las consecuencias de dicha nube. Ayer las autoridades francesas, en vista de los estudios, reconocieron que había contaminado extensas zonas de Francia. Tendrán radiactividad por un periodo de 600 a 900 años.

- ¿Y eso qué significa?


- Si usted va al bosque a coger setas, comerá isótopos radiactivos. Los efectos de ingerir productos radiactivos, aunque sea a bajas dosis, se manifiesta al cabo de 30 o 40 años.

En este periodo de tiempo se apoya la industria nuclear para afirmar que los efectos son gestionables.

- Cuatrocientas treinta y siete centrales nucleares pero sólo un Chernobil. Quizá el eslogan podría ser: Sí a las nucleares seguras...


- En los orígenes de las centrales se afirmaba que la probabilidad de un accidente grave era prácticamente inexistente. La realidad ha demostrado que hay un accidente cada cuatro años. Añada las consecuencias de la liberalización del mercado energético.

- ¿Qué consecuencias?


- Cuando el mercado estaba regulado, las empresas eléctricas tenían garantizada, vía tarifa al usuario, el retorno de la inversión. En el momento en que liberalizan, muchas de las inversiones que se realizaban en temas de seguridad se han dejado de hacer.

- Entiendo.


- En los años cincuenta el general Eisenhower, en su discurso en la ONU, nos vendió las centrales nucleares como "átomos de la paz". Decían que la energía llegaría a ser gratuita.

- Los discursos sí son gratis.


- En la batalla contra las nucleares participé en la fundación de una cooperativa para que diseñara máquinas eólicas; hoy es una de las diez empresas más importantes del sector.

- Para dar electricidad a Barcelona, ¿qué cantidad de aerogeneradores necesitamos?


- Para sustituir toda la electricidad que generan las nucleares y las térmicas de combustibles fósiles en Catalunya (32.000 km2)necesitamos unos 100 km2.Pero lo inteligente es combinar aerogeneradores con energía solar, energía de la biomasa, energía del aguas, geotermia...

- Muchos aseguran que está por demostrar que la energía nuclear sea tan nociva.


- Las tres centrales nucleares catalanas necesitan más de un millón de toneladas de mineral de uranio al año. En el proceso se han generado millones de toneladas de residuos radiactivos que se dejan abandonados a pie de mina y que contaminan todos los sistemas naturales. El uranio empobrecido que se genera en el proceso de enriquecimiento se regala a la industria militar para que haga el recubrimiento de misiles.

- ¿Y?


- Al impactar, ese recubrimiento se transforma en micropartículas que se dispersan y contaminan a la población bombardeada: se ha comprobado en la primera y la segunda guerra del Golfo y en la de los Balcanes. Realmente, un crimen contra la humanidad.

- ¿Cuáles son las consecuencias?


- Al inhalar esas partículas, los tejidos vivos se degeneran. El doctor John Gofman, que trabajó en el proyecto Manhattan, dedicado a construir la primera bomba atómica, afirma en su libro Energía envenenada que los que proponen la energía nuclear deberían ser juzgados por crímenes contra la humanidad. Es uno de los que hicieron las primeras estimaciones de muertos en Chernobil.

- ¿La energía nuclear está de baja?


- Durante más de treinta años no se ha vendido un reactor nuclear en Occidente.

- No será por conciencia.


- La economía ha echado fuera del mercado la tecnología nuclear por ser excesivamente cara. Hoy tenemos sistemas de generar electricidad mucho más baratos.

- ¿Cuál es el futuro?


- Una sociedad moderna debería ser lo suficientemente sensata como para saber vivir de los flujos biosféricos y no de los materiales agotables y peligrosos, residuos que las generaciones futuras deberán gestionar durante miles de años.

- ¿Para qué se usa la energía nuclear?


- Únicamente para hervir agua para hacer electricidad y generar plutonio para fabricar bombas. Sólo representa el 3% de la energía que se consume en el mundo.



Artículo en La Vanguardia

¿Es la energía nuclear una solución? ¿O un riesgo inaceptable?

¿No sería mejor tender a un equilibrio con la naturaleza a base de reducir el consumo energético hasta la sostenibilidad?

¿Es que estamos locos?