Bienvenido(a) a Crisis Energética jueves, 18 agosto 2022 @ 00:17 CEST

Más dudas sobre la viabilidad de la fusión

  • miércoles, 22 marzo 2006 @ 10:25 CET
  • Autor:
  • Lecturas 2.329
Artículos El número de marzo de la revista Science incluye un artículo de William E. Parkins titulado "Fusion Power: Will It Ever Come?" (contenido de pago). Parkings se muestra muy escéptico respecto a los costes económicos de la energía de fusión: la ingeniería que debería desarrollarse para poder obtener energía de fusión dispararía los costes hasta hacerla prácticamente inviable.

Parkins menciona específicamente la duración de la vasija del reactor, cuya integridad material se verá afectada por la radioactividad, o el mantenimiento de la integridad del vacío, que requerirá de operación a distancia para solventar las fugas. El conjunto escudo-manto, de un tamaño igual al del reactor, es otro de los elementos que influyen en el coste total de una planta de fusión. Parkins calcula que cada uno costaría 1.800 millones de dólares, con una capacidad nominal de 1.800$/kWe, más caro que una planta de fisión:

Esto no incluye la vasija de vacío, los campos magnéticos con sus sistemas criogénicos asociados, y otros sistemas de extracción de vacío, calentamiento del plasma, alimentación, limpieza de “ceniza” y separación de los isótopos de hidrógeno. Los compresores de helio, los intercambiadores de calor principales y los componentes de conversión de energía deberán ser albergados fuera del edificio de contención de acero, requerido para prevenir el escape del tritio radioactivo en caso de un accidente. Será de al menos el doble del diámetro de los comunes en las centrales nucleares a causa del tamaño del reactor de fusión.
Extrapolando los datos del estudio realizado por la Bechter Corporation a partir del diseño UWMAK-III de la Universidad de Wisconsin en los años 70, Parkins calcula el coste total de construcción en 15.000 millones de dólares por planta, o 15.000$/kWe de capacidad nominal. El autor del artículo, fallecido recientemente, reconoce los avances en física que se producirán por la investigación en la energía de fusión, y acaba afirmando
Es hora de vender la fusión por la física, no por la energía.