Bienvenido(a) a Crisis Energética domingo, 08 diciembre 2019 @ 04:39 CET

La OCDE admite el 'peak oil' y el Sr. Andris Piebalgs lo oculta

  • Autor:
  • Lecturas 5.182
Artículos Al decir el Sr. Andris Piebalgs que el 'Peak Oil' es una teoría, demuestra fundamentalmente dos cosas: que sabe de qué está hablando y que quiere quitar importancia al asunto. Imagino que el sentido de la respuesta que dio a Caroline Lucas debería entenderse como: 'el cenit de producción del petróleo no es un concepto real, sino una abstracción teórica'. Tal vez su formación científica le haya impedido acertar a la hora de encontrar una respuesta más diplomática, pero el mensaje es claro: la Comisión es quien construye la realidad.

El 7 de septiembre de 2005 CE recogió una noticia importante y que pasó desapercibida: el Comisario Piebalgs había desarrollado un plan basado en cinco puntos para intentar reducir la dependencia del petróleo de la UE. Recordemos que una semana antes el WTI había pasado de los 70$ el barril. Si consultamos la noticia desde este enlace nos llevamos una gran sorpresa. Después de resumir los puntos del plan, establece el marco mediático desde el que se deberá abordar el tema energético: Andris Piebalgs"Contrariamente a lo que ha dicho en un discurso reciente el Primer Ministro francés Villepin, las 'nuevas' propuestas de la comisión no abordarán los temas más profundos de la 'era posterior al petróleo', la creciente brecha entre la oferta y la demanda, el tema de la seguridad energética porque las mayores reservas de petróleo están en regiones geopolíticas inestables y el desafío del 'peak oil' ".

Pero la realidad se abre paso por sí misma a pesar de las consignas burocráticas. Cuatro meses antes de que ese plan se hiciese público, los días 2 y 3 de mayo de 2005 se reunieron en el Centre de Conférences Internationales de París representantes de los países del área OCDE en el Forum 2005 bajo la consigna: 'Fuelling the future: security, stability, development'. Como es de suponer, el asunto estrella fue la problemática energética y como se puede comprobar por la lista de ponentes, la reunión se hizo al más alto nivel. Podrán comprobar los lectores en las dos traducciones que se presentan más abajo que los cinco puntos del plan del Comisario Piebalgs no son otra cosa que el resumen de lo que allí se dijo. Es de suponer entonces que los expertos veían problemas inmediatos en el abastecimiento de petróleo.
Forum OCDE 2005
El tema no era nuevo, pues venía preparado un año antes en la reunión que el G7 hizo en octubre de 2004 y que M. Ruppert celebró con el artículo '¡Lo logramos!'. Advertimos entonces que estas declaraciones de Alfonso Cortina debían hacer referencia a lo que allí se dijo. No obstante, el documento de referencia de la reunión debió ser el que la AIE publicó dos semanas antes de que se realizara el Forum OCDE 2005, el famoso 'Saving Oil in a Hurry'. Con la perspectiva que dan dos años, parece leerse en los acontecimientos que los gobiernos confiaban en las previsiones de la AIE. Pero la constante subida de los precios más la invasión de Irak el 20 de marzo de 2003 debieron ser acicates suficientes para que se buscaran respuestas más convincentes a lo que estaba pasando y se tomaran en serio las previsiones de la ASPO. Tanto que la misma AIE ha comenzado a considerar sus principios de análisis.

El mismo 7 de septiembre de 2005 que la Comisión presentó los cinco puntos mediante Piebalgs para reducir la demanda energética, el economista jefe de la OCDE, Jean-Philippe Cotis, hizo unas declaraciones a Le Monde, donde advertía que un nuevo shock petrolero amenazaba la economía global. El documento oficial decía que: Jean-Philippe Cotis

  1. Los precios del petróleo se han incrementado 20 dólares desde que se concluyeron nuestras proyecciones del ‘Economic Outlook’ en mayo, alcanzando nuevos picos tanto en términos nominales como reales. Su rápido ascenso acumulado durante los dos últimos años se iguala, en términos absolutos, con los grandes ‘shocks’ acontecidos en las últimas décadas. Los futuros a largo plazo también se han incrementado de forma sincronizada, algo consecuente con la percepción de que los elevados precios puedan estar ahí para permanecer durante algún tiempo. Los adversos efectos mecánicos del súbito incremento del precio del petróleo sobre la actividad pueden combinarse con una creciente incertidumbre sobre la evolución de los precios de la energía a medio plazo. Cómo sea absorbido este ‘shock’ depende del dinamismo de cada economía, de su intrínseca elasticidad para afrontar semejantes evoluciones adversas y de las reacciones políticas. Se ha añadido a esta convulsión la reciente devastación del huracán Katrina, cuyo impacto macroeconómico todavía no puede evaluarse con certeza.

  2. La inflación difiere según las economías. La inflación subyacente en EEUU se encuentra estable en torno al 2%, con la inflación en su conjunto algo más alta, reflejando el incremento de los precios de la energía. En Japón, la inflación subyacente se encuentra estable, aunque todavía negativa. En la zona euro, la inflación global permanece en torno al 2% desde finales del 2004, mientras que la subyacente tiende a la baja, alrededor de un 1.25%. En el Reino Unido la subyacente se ha incrementado.

  3. Las implicaciones para las políticas monetarias son bastante sencillas en los EEUU y Japón. La Reserva Federal tiene que continuar moviéndose hacia la neutralidad, aunque posiblemente a un ritmo más moderado que el actual. El Banco de Japón debe mantener su política de tipos de interés a cero mientras la inflación (excluyendo tanto la alimentación como la energía) no vuelva a ser positiva. En contraste, los bancos centrales de la zona euro y del Reino Unido se enfrentan con más dilemas. En la zona euro, donde las condiciones monetarias se han aliviado algo desde la primavera, la estabilidad de la inflación es un mérito de la credibilidad del Banco Central Europeo a pesar del impulso inflacionista que viene de los mercados energéticos, aunque al mismo tiempo y más preocupante son las consecuencias de una prolongada temporada de debilidad económica junto con la caída de la inflación, resultando que aún son fuertes los motivos para una postura acomodaticia prolongada. En el Reino Unido, mientras permanezcan bien ancladas las expectativas inflacionistas, los altos precios del petróleo parecen llamar a tipos de interés más bajos de lo que sería en otras circunstancias.

El Sr. Cotis estuvo presente en el meeting energético de la OCDE y sus advertencias deben entenderse sin lugar a dudas desde la inminencia del cenit de producción de petróleo, como podrán deducir los que lean las traducciones más abajo. Pero consultando la prensa española de ese mismo día, a instancia de los periodistas nacionales, Cotis matizó aún más sus declaraciones y llegó a relacionar petróleo con vivienda advirtiendo de la tormenta que podía descargarse:
  • La situación es muy volátil porque la escasa oferta eleva la especulación, pues el Katrina ha dejado fuera de juego una producción en el Golfo de México que equivale al margen disponible mundial, además de exacerbar una ya difícil situación en refino y suministro.
  • El BCE no debe aumentar los tipos de interés como mínimo antes de fin de año.
  • La Fed debe mantener la subida gradual de tipos de interés, pero a un ritmo más lento.
  • El control de la inflación pese a la fuerte alza del crudo es una buena noticia que hay que poner en el crédito del BCE.
  • "España podría sufrir más" que otros países desarrollados si hubiera una corrección a la baja de los precios en el sector inmobiliario, un riesgo que "no es despreciable" aunque parece controlado, cuando menos en EEUU y el Reino Unido. España está en situación de "más riesgo" respecto a otros miembros de la OCDE ante una caída del inmobiliario, indicó. "Los precios de la vivienda en algunos países están un inflados. Hay riesgo para el crecimiento si caen".

Pasamos a traducir las ponencias.

Abriendo el potencial energético mundial
Eivind Reiten, presidente y CEO de Hydro

Introducción

El tema que vamos a tratar hoy es "Abriendo el potencial energético". Excelencias, damas y caballeros. Su asistencia hoy aquí demuestra el enorme interés a nivel mundial por encontrar medios para satisfacer las enormes necesidades energéticas del futuro.

Las cuestiones son:

  1. ¿De dónde va a venir nuestro futuro abastecimiento energético?
  2. ¿Cómo va a ser encontrado y suministrado al mundo?
  3. ¿Y a qué coste?
Creo que hay un gran potencial para un abastecimiento energético seguro. Pero para hacerlo necesitamos encontrar las llaves adecuadas que lo abran.
Sé que tanto mi compañía, Hydro –gran productor de petróleo y gas y tercer grupo mundial de aluminio- como Noruega tienen un importante papel a jugar. Noruega puede encontrarse en la periferia de Europa, pero su importancia como fuente de energía y conocimiento la convierten en un actor principal. De hecho va a ser pronto un exportador neto de energía en Europa Occidental.

Magnitud y tiempo de ejecución

En primer lugar debemos reconocer la enorme magnitud de la demanda mundial energética del futuro, la magnitud y el tiempo en el que se va a desarrollar.
Es imposible imaginarse una sociedad viable sin energía. Retire la energía y entonces retirará la electricidad, la calefacción, la movilidad y la oportunidad de desarrollar el potencial humano. No se debe despreciar la relación entre salud y energía.
De lejos, nos las hemos ingeniado para aprovisionar el mundo con suficiente energía. Ha sido un éxito.
Pero el futuro será significativamente más desafiante.
Vemos una demanda energética sin precedentes, y un ejemplo es el brusco aumento en el consumo de China e India. La demanda energética se incrementará como mínimo un 50% en las próximas décadas. Si debemos rellenar esta brecha sólo con petróleo necesitaríamos un abastecimiento diario de 10 nuevas Arabias Sauditas.
No es una opción fallar en el abastecimiento de esta energía. Es políticamente imposible y moralmente incorrecto ir a los países en vías de desarrollo y decirles "lo siento, has llegado demasiado tarde". El Tercer Mundo tiene el mismo derecho que el Primero.
La magnitud del sector explica por qué es tan duro cambiar las bases energéticas de nuestras sociedades. Porque este sector demanda enormes inversiones y llevará mucho tiempo. Recuerden que en nuestra industria un proyecto por la vía rápida lleva quizá 10 años para desarrollarse.

Concienciación

Además de la magnitud y la escala de tiempo, tenemos que considerar el modo de pensar de la gente –la percepción que la gente tiene del mundo- cuando nos movemos hacia delante.

  1. La primera percepción es que la gente ve el gas y el petróleo como un recurso limitado –que podría acabarse.
  2. La segunda percepción es que la gente está más preocupada que nunca con los daños medioambientales y los peligros del calentamiento global.
  3. La tercera –quizá molesta para las compañías energéticas- es que la gente se da cuenta de los beneficios sin precedentes asociados a los altos precios del petróleo. La gente piensa que nunca hemos estado mejor posicionados para resolver la tensión entre el abastecimiento energético y la responsabilidad medioambiental. Y así es. La industria debe emplear esta oportunidad para estimular las inversiones en soluciones que vengan de las energías renovables.

La conclusión que dibujo desde estas condiciones es que nos vamos a encontrar en un único y crítico momento cuando llegue esta situación energética mundial. Tenemos que actuar ahora.

  1. Demos llevar mucha más energía al mercado.
  2. La energía será mucho más difícil de descubrir, desarrollar y llevar al mercado.
  3. Las restricciones medioambientales están haciéndose más importantes.

Una vez hemos establecido los cambios que debemos afrontar, vamos a las llaves, las 4 llaves que creo nos ayudarán a descerrajar el potencial energético del mundo.
Las llaves están principalmente en manos de las compañías energéticas, pero algunas se encuentran compartidas entre la industria, la sociedad y los gobiernos.

La primera llave es la tecnología

Las industrias del gas y el petróleo tienen un impresionante récord tecnológico y esta es también la llave para el futuro. El conocimiento contenido en cada barril, si usamos éste símil, necesitará ser más elevado en el futuro.

La segunda llave es el desarrollo medioambiental

Aunque comparto la fe en soluciones que impliquen energías renovables, debemos ser realistas. Los hidrocarburos serán los combustibles dominantes en un previsible futuro. Equivocarse en reconocer este hecho puede tener fatales consecuencias para el desarrollo mundial.

La tercera llave es la inversión

En los últimos cinco años hemos visto una desinversión en exploración y desarrollo. Esta tendencia debe cambiar… Debemos asegurarnos de que el efectivo se invierta donde hay petróleo. Hoy vemos países con potenciales prometedores pero con limitadas inversiones por incertidumbres y carencias de estructuras sociales y legales satisfactorias.

La cuarta llave es la asociación

Asociarse es la llave del éxito en nuestra industria en la medida en que ésta cada vez se globaliza más y las compañías occidentales entran en nuevas áreas del mundo ricas en recursos energéticos.

Hay quien dice que el mundo no se está quedando sin petróleo, pero sí que se está quedando sin paciencia con las compañías petroleras y su comportamiento. Debemos demostrar que están equivocados. La energía no sólo requiere un cambio de la industria, sino de todos nosotros también. Debemos ser honestos y con valentía decir al mundo los cambios que debemos afrontar, la increíble magnitud de la demanda energética del futuro y los aspectos temporales críticos.

Hay un potencial. Debemos abrirlo.

Inversión y energía

Thierry Desmarest, Presidente y CEO de Total

Pocos días después de esta ponencia, el director de desarrollo de Total Jean Jaques Mosconi, advirtió que se produciría el cenit de producción de petróleo en el 2025.Thierry Desmarest Una fecha muy tardía para las preocupaciones que parecía mostrar su superior en la reunión de la OCDE.

Señora y señores ministros, señor Secretario General, damas y caballeros.

Es un honor y un placer para mí participar en esta tabla redonda dedicada a la relación entre energía e inversión. Este debate toma un relieve muy particular porque hoy se encuentran reunidos los ministros de energía de los diferentes países de la AIE y mañana lo harán en París.

Me expresaré en inglés para contribuir a que nuestro debate sea más fluido. [Hasta aquí exponía en francés]

La OCDE y la AIE realizan estudios periódicos para determinar las inversiones necesarias en el sector energético. Sus análisis se dividen normalmente en dos partes, en un lado la energía primaria y en otro la generación eléctrica y la distribución. Esta exposición introductoria se centrará en la energía primaria y más en concreto en los hidrocarburos.
Primero haré algunos comentarios sobre la demanda, después destacaré algunos temas relacionados con la investigación.

  1. Demanda energética
    1. En el 2004

      El elemento clave durante el último año han sido los significativos incrementos en la demanda de petróleo. El petróleo es la única y más grande fuente de energía primaria, caracterizando en torno al 36% del consumo energético mundial. La demanda de petróleo durante el 2004 alcanzó los 82.4 mb/d, lo que representa un incremento de un 3.4% con respecto al 2003. Este incremento sin precedentes contrasta con un incremento promedio del 1% durante los cinco años anteriores. Merece algunos comentarios:

      • En primer lugar, la magnitud del crecimiento de la demanda mundial coge al mercado completamente por sorpresa. No olvidemos el estado de ánimo a finales de los 90, después de la crisis asiática, cuando flojeó la demanda de petróleo, con precios tan bajos como los 12$ el barril y los productores de petróleo preocupados por el exceso de capacidad. Su cauta actitud, dictada por las imperantes condiciones del mercado, dio como resultado la caída en las inversiones que hemos tenido durante estos últimos cinco años. Hasta cierto punto este hecho está en la raíz de los problemas que hemos debido afrontar durante los dos últimos años.

      • En consecuencia, y esta es la segunda lección para el 2004, la capacidad excedentaria de producción se ha venido abajo hasta un nivel muy bajo, en torno a los 2 mb/d, y este pequeño margen de maniobra en un contexto de tensiones geopolíticas, ha sido la causa principal de las fuertes movimientos ascendentes de los precios del petróleo desde el 2004.

      • Tercera observación: el impacto de este sustancial incremento en el precio del petróleo sobre la economía mundial ha sido de lejos relativamente limitado. De hecho, el 2004 ha sido un buen año, con un promedio de crecimiento del 4%, como mínimo para EEUU y las economías asiáticas.

    2. En el 2005

    3. Los primeros meses del 2005 han sido una continuación del 2004 con un constante nivel alto en la demanda, notablemente por China, un clima de tensiones geopolíticas y el precio del petróleo que continuaba su tendencia alcista.

      En su último pronóstico del mercado, la AIE predijo un cierto grado de relajación durante el 2005 –según su estimación, el consumo diario de petróleo se debería haber incrementado un 2.1%, en contraste con el 3.4% del 2004. Esta tasa de crecimiento más lenta, que todavía se debe confirmar, podría deberse en parte al impacto negativo de unos precios del petróleo más elevados en la actividad económica mundial.

      Los incrementos de producción registrados en los países OPEP, especialmente en Oriente Próximo cuyos países están jugando una vez más el papel de productores ‘swing’, ha contribuido a moderar las fluctuaciones del mercado. A pesar de este movimiento positivo, la capacidad de producción excedentaria continúa baja y en consecuencia el mercado es propenso a ser volátil.

      Déjenme hacer una ...

    4. Perspectiva a medio plazo

      La demanda de petróleo está empujada principalmente por dos causas: el nivel del crecimiento mundial y la reducción de la brecha, en términos de consumo, entre el mundo industrializado y las economías emergentes.

      El consumo de energía ‘per capita’, incluyendo todas las categorías de energía primaria, suma aproximadamente 1 Toe (Tonelada métrica de petróleo equivalente) en China o India, 4 Toe en Europa y Japón y 8 Toe en EEUU. Más gente, más coches y redes eléctricas más extensas en el mundo en desarrollo son los factores que en conjunto están empujando hacia arriba el consumo mundial de energía.

      El escenario central presentado en el 2004 por la AIE pone de manifiesto que el consumo de energía se incrementará en su conjunto un 1.7% al año durante el periodo 2002-2030. El incremento de consumo de petróleo será un 1.6% al año y el consumo de gas crecerá un 2.3%. Durante 25 años, esto quiere decir que se incrementará el consumo de petróleo un 50% desde los niveles actuales, y el consumo de gas un 80%. Sin entrar a considerar los fondos necesarios para financiar los correspondientes desarrollos, este escenario plantea tres problemas principales:

      • El primer aspecto está relacionado con los límites físicos de los recursos. Aunque los hidrocarburos tienen un brillante futuro durante algunas décadas más, la producción de petróleo y gas alcanzará un cenit de producción en algún momento. En el caso del petróleo no estamos convencidos que en este escenario la producción mundial pueda crecer un 50% durante los próximos 25 años.

      • El segundo aspecto es la dimensión geopolítica, dado que gran parte del incremento de la producción debe venir de Oriente Medio y que los países productores en esta área, y en cualquier parte del mundo en desarrollo, tienen que ser convencidos de que es mejor para sus intereses producir rápidamente sus reservas para poder satisfacer la creciente necesidad de los países consumidores.

      • El tercer aspecto es el impacto en el clima mundial. Un incremento sustancial del nivel mundial de combustibles fósiles no será sostenible si no se reducen las emisiones de gases de efecto invernadero, y esto en sím mismo será un gran cambio.

  2. La investigación necesaria para desarrollar los abastecimientos de gas y petróleo

    1. El requerimiento global

      Según un estudio realizado el año pasado por la AIE, la inversión necesaria estimada para satisfacer las previsiones de la demanda en el ‘upstream’ del sector del gas y el petróleo durante el periodo 2001-2003 debía ser de 140.000 millones de dólares cada año. Esta cantidad debía separarse en partes iguales entre petróleo y gas, incluyendo la cadena de suministro del gas.

      Esta cantidad está básicamente en línea con el nivel actual de las inversiones de producción y exploración a nivel mundial, que ha sido de unos 140.000 millones de dólares durante el 2001, 150.000 en el 2002 y 166.000 en el 2003.

      Me gustaría enfatizar que las ‘Majors’ ya han hecho gran parte de esta inversión. Durante el 2003 las compañías internacionales más grandes contribuyeron un 14% a la producción de petróleo y gas y contribuyeron al 24% de las inversiones, es decir 40.000 millones de dólares de las inversiones mundiales.
      Las compañías petroleras son criticadas en ocasiones por no invertir bastante en los desarrollos de gas y petróleo. Claramente no es este el caso de Total, pues hemos sido capaces de incrementar nuestra producción de hidrocarburos de forma consistente entre un 4 y un 5% cada año, que dobla a la tasa de crecimiento mundial.


    2. Invirtiendo en el desarrollo del petróleo

      Por lo que respecta al petróleo, necesitamos invertir lo suficiente como para vencer el declive de los actuales campos y al mismo tiempo cubrir el incremento de la demanda. A nivel global, esto quiere decir que cada año debemos incrementar la capacidad de producción un 5%.
      ¿Dónde podrá encontrar la industria esos 4 mb/d año tras año de nuevo petróleo que se requieren para satisfacer esas necesidades?


      • En los países con las mayores reservas, es decir, en primer lugar en Oriente Medio, donde están localizadas 2/3 de las reservas de petróleo. Pero esto es dar por supuesto que esos países están dispuestos a desarrollar su capacidad de producción y a abrir sus puertas a las compañías internacionales.

      • En los campos existentes, que nosotros solemos llamar “campos maduros”. Gracias a la innovación y a la inversión podemos extender su vida útil y su tasa de recuperación.

      • En los nuevos, técnicamente complejos y muy caros desarrollos como los de aguas profundas, ultra profundas o en campos combinando altas temperaturas y presiones.

      • En los hidrocarburos no convencionales, especialmente en los crudos extra pesados, que solían ser vistos como no rentables pero que ahora pasan a ser una nueva frontera para el desarrollo del petróleo, a la luz del gran potencial disponible principalmente en Venezuela y Canadá.

      Me gustaría enfatizar que semejantes complejos proyectos son muy intensivos en capital y requieren mucho tiempo, como mínimo cinco años, para desarrollarse.

    3. Invirtiendo en desarrollos gasísticos

      La demanda mundial de gas, asociada principalmente con el desarrollo de las plantas de generación eléctrica, se incrementará a un ritmo superior que el petróleo –en torno al 2.5% anualmente. Satisfacer esta demanda no parece demasiado desafiante ya que las reservas de gas son abundantes y la mayoría de países donde están localizadas están listos para abrirse a inversiones extranjeras. El mayor segmento de crecimiento de la industria del gas debe ser en GNL, cuya tasa de crecimiento se espera que sea en los próximos años entre un 8 y un 10% anual. Total es el segundo más grande productor mundial de GNL y pretendemos incrementar nuestra producción tan rápidamente como el mercado. El gas licuado requiere inversiones muy duras pues se debe cubrir la producción de gas, las plantas de licuefacción, las capacidades de transporte y las unidades de regasificación localizadas cerca de los clientes. Esta combinación comporta que el monto total de las inversiones ascienda a unos 10.000 millones de dólares por proyecto.

      Para concluir sobre la financiación de los desarrollos de gas y petróleo, mi opinión es doble:

      • Las inversiones anuales necesarias en el sector del petróleo y del gas deberían exceder de forma significante los 140.000 millones de dólares mencionados por la AIE.

      • Los países propietarios de las reservas deben abrir sus puertas a las inversiones extranjeras. El problema real es saber hasta que punto no habrá problemas para conseguir la financiación necesaria.

      • Antes de dejar la tribuna a otros ponentes, me gustaría subrayar la creciente importancia para las industrias energéticas de otras tres áreas de inversión:

        • Las energías alternativas. Para preparar el futuro debemos diversificar las fuentes de energía primaria, confiando en renovables como la solar, la eólica y bioenergías, porque creo firmemente que son un gran recurso a la energía nuclear. Todas estas opciones deben afrontar sus propios cambios en términos de inversión y financiación.

        • Una segunda área es la eficiencia energética. A mayor escasez y encarecimiento de los combustibles fósiles mayor debe ser la eficiencia que debemos emplear en su uso. Y esto es cierto no sólo para la producción industrial sino también para los sectores del transporte y residenciales, donde es necesario hacer muchas mejoras.

        • La tercera área de acción tiene que ver con el calentamiento global. Como los combustibles fósiles permanecerán como la principal fuente de energía en un previsible futuro, necesitamos hacer un mayor esfuerzo para capturar y secuestrar las emisiones de gases invernadero que a ellos van asociados.

    Muchas gracias por su atención.


Comentarios y traducciones por Marcos Martínez para CE.