Bienvenido(a) a Crisis Energética viernes, 18 octubre 2019 @ 05:44 CEST

República Dominicana aplica severas restricciones

  • Autor:
  • Lecturas 6.349
Artículos Los altos precios del crudo, que apenas se están tomando un respiro gracias a la liberación de reservas estratégicas, ya están provocando estragos entre las naciones con menos recursos. El País publica en su edición de hoy un interesante artículo, "El Ejército dominicano ocupa las gasolineras para vigilar las restricciones", que trata sobre las severas restricciones que el presidente dominicano, Leonel Fernández, va a aplicar de cara a paliar los efectos de las subidas del crudo, el plan se compondrá de las siguientes medidas:

  • Restringir el horario de la venta en gasolineras de 6 de la mañana a las 8 de la tarde de lunes a viernes, los fines de semana solo abrirán de 6 a 12 del medio día los sábados, unidades del ejército distribuidas por las gasolineras garantizarán el cumplimiento de las restricciones.

  • Los vehículos de transporte público se alternarán día sí, día no para transitar.

  • Se aplicarán controles de calidad sobre los vehículos para retirar aquellos que estén "obsoletos" y los vehículos oficiales no podrán transitar en fin de semana.

  • En el sector eléctrico, se lanzarán campañas de concienciación para evitar gastos innecesarios y se repartirán 5 millones de bombillas fluorescentes de menor consumo que las incandescentes.


  • Un servidor, desde su profundo desconocimiento de la realidad Dominicana, no puede dejar de sorprenderse por algunos detalles de esta noticia, el primero es que a la hora de hablar de limitar el tránsito de vehículos solo se nombre el sector público, los vehículos privados solo se verán afectados si están viejos. Desde luego toda una medida destinada contra quienes no puedan cambiar su vehículo o para quienes no pueden o quieren adquirir uno y se valen de los servicios públicos.

    Mi segundo comentario es sobre los coches oficiales, que no se usarán en fin de semana "a menos que sea para el estricto cumplimiento de sus funciones oficiales”, curiosa forma de admitir que esos vehículos se usan para todo menos para cumplir sus "funciones oficiales".

    Pero lo realmente indignante del artículo no es que toda campaña de ahorro comience con una declaración de guerra contra los que menos tienen, ni que los medios oficiales digan a las claras que hacen con los bienes públicos, lo peor, es que El País, que siempre fue tan fiel defensor de las bombillas incandescentes, acepte ahora el sacrificio de 5 millones de ellas sin hablar de "feroces campañas de ahorro", ni de "agentes enemigos", ni de la terrible guerra contra nuestro querido Edison que supone esta medida. Que poco compromiso periodístico.