Bienvenido(a) a Crisis Energética lunes, 26 septiembre 2022 @ 04:43 CEST

Nadie sabe lo que va a pasar con el petróleo

  • miércoles, 03 agosto 2005 @ 03:59 CEST
  • Autor:
  • Lecturas 5.056
Artículos El Wall Street Journal publica un artículo de Bhushan Bahree donde analiza la poca fiabilidad de los datos petroleros. Como consecuencia, la inestabilidad y el aumento de los riesgos en las decisiones son la tónica actual del mercado. Lo transcribimos a continuación. Nadie sabe lo que va a pasar con el petróleo

Por Bhushan Bahree
The Wall Street Journal

Puede que usted sepa tanto de petróleo como los expertos. De seguro sabe que un barril de crudo es caro y en el futuro se va a poner aún más costoso. Más allá de eso, nadie, ni siquiera aquellos a los que se les paga por pronosticar, tienen una buena idea de cuánto petróleo se necesita, cuánto puede ser extraído y cuánto más puede ser refinado.

Los datos poco confiables han plagado a la industria por décadas. Pero se convirtieron en un problema más grande una vez que la demanda y los precios comenzaron a subir hace dos años, debido a que los sustanciales márgenes de error en estas cifras ahora son más grandes que el reducido margen de capacidad de bombeo adicional de la industria petrolera. Para ponerlo de otra manera: incluso un pequeño error en la predicción del consumo de petróleo puede causar que los mercados de energía oscilen si la demanda resulta ser más alta de lo que el mercado estimó, debido a que la industria carece de la habilidad que tenía en la década de los 90 para sacar petróleo extra rápidamente y cubrir el repentino aumento en la compra. El resultado: frecuentes revisiones tanto de los datos pasados como de las predicciones, incluyendo aquellas de la influyente Agencia Internacional de Energía (AIE), y una mayor volatilidad en los mercados petroleros.

Ayer, los contratos futuros cerraron a su nivel más alto en el New York Mercantile Exchange desde que comenzaron a comercializarse en 1983, llegando a los US$61,57 por barril, un incremento de US$1 para el día, después del anuncio de la muerte del rey Fahd de Arabia Saudita y un número de accidentes en refinerías y problemas de producción registrados la semana pasada.

Aun así, los corredores, compañías y consumidores no tienen otra alternativa que depender de los números disponibles. "Es un intercambio entre la disponibilidad de datos a tiempo y su exactitud", dice Lawrence Eagles, el actual editor del informe del mercado petrolero mensual de la AIE, respecto de las predicciones de la agencia.

Incluso en EE.UU., el mercado petrolero más grande del mundo y el más transparente, los datos de demanda de petróleo confunden a los que hacen las predicciones. "En cualquier mes, el margen de error puede ser de unos cuantos cientos de miles de barriles a, quién sabe, medio millón" de barriles al día, dice Dave Costello, economista de la Agencia de Información de Energía del Departamento de Energía de EE.UU.

Un problema que enfrenta cualquier persona que incluya al petróleo en una decisión de inversión es que los datos petroleros acertados llegan con retraso, incluso en EE.UU., que posiblemente tiene los mejores datos entre los grandes países consumidores. El Departamento de Energía de EE.UU. revisó en junio sus datos de demanda de petróleo para 2004.

La información y pronósticos de la AIE se basan en datos enviados por sus países miembros, incluyendo a Estados Unidos y otros gobiernos e instituciones. Los reportes de la agencia son considerados los más exhaustivos de la industria petrolera. Sin embargo, son revisados todos los meses, algunas veces sustancialmente. Por ejemplo, los economistas de la AIE continuamente están evaluando la demanda global basándose en los pronósticos de otras agencias sobre las tasas de crecimiento económico, ajustándolos según el uso del crudo en las distintas realidades nacionales. Luego comparan esa información con las expectativas de oferta de los productores mundiales de petróleo que no son miembros de la OPEP. La diferencia de oferta que resulte es "la demanda a la OPEP", el monto estimado que el mundo necesita del cartel petrolero y de sus inventarios. Pero el año pasado, la AIE y otros encargados de hacer pronósticos fallaron al subestimar significativamente un aumento en la demanda del petróleo.

Este año, las agencias de recolección de información y pronóstico están aún más distantes que el año pasado en sus pronósticos sobre la demanda para el cuarto trimestre de este año. Usualmente, los pronósticos convergen a medida que el cuarto trimestre se aproxima. Este año, están divergiendo. La diferencia entre los estimados de cuánto petróleo se necesitará de la OPEP se ha expandido a 3,2 millones de barriles al día de 2,6 millones, siendo el pronóstico menor el de Barclays Capital Market y el más alto el de la AIE.