Bienvenido(a) a Crisis Energética lunes, 09 diciembre 2019 @ 18:48 CET

Subvención de 6 cts/litro de gasóleo para la agricultura española

  • Autor:
  • Lecturas 3.597
Noticias Finalmente, el consejo de ministros aprobó el viernes 8 de julio una ayuda de 58,4 millones de euros para paliar los efectos de la subida del precio del gasóleo agrícola, tal y como informa esta nota de La Razón. Esta partida, de la que ya informó el portal Agroterra (que así mismo se hizo eco de las quejas de ASAJA), se incluye en el reparto de 73,6 millones de euros acordado en Conferencia Sectorial de Agricultura entre las Comunidades para ayudas de 'mínimis' en el sector agrario, que recoge además otra partida de 15,2 millones para la ejecución de planes y programas agrícolas y ganaderos. En cuanto a las ayudas por gasóleo, el 99,14 por ciento de los solicitantes (133.632) consumieron menos de 50.000 litros de combustible a lo largo del año, con una subvención de 6 céntimos de euro por cada litro. Los 1.159 solicitantes restantes percibirán la ayuda máxima permitida por la UE, que asciende a 3.000 euros. La ayuda viene en compensación de los incrementos del precio del gasóleo durante la campaña del 2004, cuando en teoría ya se han repercutido los costes tanto en los productos básicos como en los elaborados. Pero la realidad es que el agricultor no ha podido trasladar esos costes porque le siguen comprando sus productos según unos precios congelados desde hace más de un decenio, mientras que son los distribuidores los únicos que se llevan unos márgenes cada vez mayores al absorber en su beneficio todas las compensaciones que no se pueden llevar los productores. Entonces, esta subvención llega para cubrir los costes de la campaña en curso.

En consecuencia, en vez de tanta generosidad, el ministerio debería corregir esas tendencias en la distribución que sustraen al agricultor la posibilidad de trasladar sus incrementos anuales al consumidor final. Pero a este gobierno, nefasto negociador y peor gestor, sólo le queda la foto estilo 'Grupo Prisa' con sonrisa bobalicona, extendiendo un cheque delante de las cámaras que terminaremos pagando todos con nuestros impuestos, pues en España subirán en breve el de hidrocarburos.

Además, este generoso subsidio (0,6 céntimos por litro, que ya querrían recibir los transportistas) es pan hoy y hambre mañana, pues lo que no se comenta al agricultor es que estos parabienes sólo se podrán tener durante un par de años más si hay suerte. La línea a seguir es la que se trabaja hoy desde el ahorro energético, pero aplicándolo a la agricultura. Subvencionando el gasóleo, por ejemplo, sólo a aquéllos que demuestren que abonan un porcentaje 'x' de sus tierras con basura y desarrollan algunos cultívos sin abonos químicos ni pesticidas.

Pero aquí de nuevo el gobierno se encontraría con dos problemas. El primero, su escasa talla política, y el segundo los voraces intereses de las petroleras y la industria agroquímica. Es decir, la subvención debe dirigirse de modo que principalmente les beneficie a ellos: cronificando el consumo en unos niveles adecuados para mantener sus beneficios pero sin ahogar tampoco al agricultor. Trabajar en cualquier otra línea sería 'desafortunado' para las petroleras, qué duda cabe.

Pues entonces al agricultor, que le importa un pito el cenit y sólo entiende de números, le van a preparar una tumba profunda, muy profunda. Pues cuando se cierre el grifo de la cornucopia europea para España los que quieran cultivar deberán hacerlo a 'dentelladas secas y calientes', porque otros sinverguenzas se habrán llevado los pingües beneficios de las ayudas: los zorros que extienden la mano para recibirlas y los negros lobos que vienen con los fardos llenos de los euros que mantienen la vergonzosa agricultura española.