Bienvenido(a) a Crisis Energética martes, 10 diciembre 2019 @ 14:37 CET

Energía: caen las máscaras y se acelera la partida

  • Autor:
  • Lecturas 2.195
Artículos Estamos aún en el principio de una toma de conciencia colectiva y progresiva de un fenómeno que no tiene equivalente en la historia de la humanidad, que puede, en un momento u otro, provocar estados de pánico y depredación. Esto es lo que se afirma en el artículo “Energía: caen las máscaras y se acelera la partida”, debido a lo que todos sabemos: el declive inminente de la producción mundial de petróleo, a causa del agotamiento natural de las reservas de hidrocarburos. Mientras, se pretende continuar con el actual modelo de crecimiento y desarrollo económico, fundamentado en un acelerado e irracional consumo de energía de los países desarrollados y en la dependencia de los países en desarrollo sobre las exportaciones del recurso, para mantener su economía ligeramente estable.

En el artículo se hace mención que, ante la disminución en la producción de crudo iraní a partir de 2010, este país actúa de forma muy sabia al optar por la energía nuclear con fines pacíficos, manteniendo así exportaciones de crudo que contribuirán a garantizar la transición energética del resto del mundo.

En el acuerdo con los europeos se resume que Irán ofrece garantías objetivas sobre sus actividades nucleares, concluyendo que estas no tienen como finalidad el armamento nuclear. Europa también ofrece garantizar la seguridad y el desarrollo de Irán. A cambio de estas condiciones, Irán suspende provisionalmente sus actividades nucleares.

En conclusión, ante ninguna señal amenazadora por un programa nuclear civil, Estados Unidos queda al descubierto nuevamente como ocurrió con la pasada invasión a Irak; sin embargo, no se descarta un posible ataque militar al pueblo iraní con el único objeto de alcanzar la supervivencia de la industria anglosajona, como estrategia geopolítica para controlar las reservas de petróleo y gas natural.