Bienvenido(a) a Crisis Energética martes, 10 diciembre 2019 @ 14:04 CET

Estados Unidos endurece su política hacia Venezuela

Artículos Bastó que Hugo Chávez cambiara su política petrolera hacia las transnacionales para que el gobierno de George W. Bush planteara un endurecimiento en su relación con Venezuela. El New York Times informa hoy ("U.S. Considers Toughening Stance Toward Venezuela", registro gratuito requerido) sobre la nueva estrategia, que implica un mayor financiamiento a la muy disminuida oposición y una campaña para que los países vecinos se distancien del gobierno bolivariano. Sin embargo, la estrategia tiene grandes dificultades, pues gracias a los altos precios del crudo, Caracas ya no depende de préstamos internacionales, instrumento que históricamente fue utilizado por Washington para presionar a los gobiernos latinoamericanos. Un alto funcionario del congreso puso en el tapete la verdadera razón del cambio de política: "No es posible desdeñarlo, está sentado sobre una fuente de energía crucial para nosotros". Transcribimos a continuación una síntesis traducida del artículo: Washington - Estados Unidos analiza una estrategia a largo plazo que podría significar un endurecimiento de su posición frente al presidente venezolano Hugo Chávez, tras concluir que mantener con él una relación pragmática es imposible, informó The New York Times este martes.

"Les ofrecimos una relación más pragmática, pero obviamente, si no la quieren, podemos movernos hacia un enfoque más confrontativo", dijo al diario un importante funcionario republicano del Congreso que trabaja en el diseño de políticas para América Latina.

Funcionarios estadounidenses afirmaron que un grupo de trabajo integrado por varias agencias gubernamentales desarrolla una nueva estrategia hacia Caracas, con una línea más dura.

Entre las medidas consideradas se incluye un aumento del apoyo estadounidense a grupos opositores en Venezuela, y pedir a los países vecinos que tomen distancia de Chávez, que el año próximo podría ser reelecto por otro mandato de seis años.

"Lo que está ocurriendo es que se dan cuenta de que esto (la relación con Caracas) se está deteriorando rápidamente y requerirá más atención", dijo el funcionario del Congreso.

"La política actual de mirar hacia otro lado no está funcionando", agregó.

Venezuela y Estados Unidos han tenido relaciones conflictivas desde la llegada de Chávez al poder en 1999. El presidente venezolano ha acusado a los funcionarios militares acreditados en Caracas de involucrarse en un efímero golpe de Estado que lo desplazó del poder por 48 horas en abril de 2002.

Chávez puso fin este fin de semana a un programa militar conjunto con Estados Unidos que llevaba 35 años, estableció nuevos acuerdos energéticos con China, se reunió recientemente con el presidente iraní Mohammad Jatami y convocó a la creación de una milicia para defender Venezuela de agresiones externas.

También ha acusado a Washington de querer asesinarlo para controlar el petróleo de Venezuela, quinto exportador mundial de crudo, que destina 1,5 millones de barriles diarios a Estados Unidos.

Funcionarios estadounidenses dijeron al New York Times que las vastas reservas petroleras venezolanas y los altos precios del crudo han eliminado la necesidad de préstamos estadounidenses y cualquier otra ayuda financiera que Washington podría utilizar como factor de negociación con Caracas.

Como es uno de los cuatro principales proveedores de petróleo de Estados Unidos, "no es posible desdeñarlo", dijo el funcionario del Congreso respecto a Chávez. "Está sentado sobre una fuente de energía crucial para nosotros".

Se espera que la secretaria de Estado estadounidense Condoleezza Rice plantee la preocupación de su país respecto a Venezuela en la gira latinoamericana que inicia este martes y la llevará a Brasil, Colombia, Chile y El Salvador.

El portavoz del departamento de Estado, Adam Ereli, dijo el viernes que uno de los temas que Rice planteará en Colombia es la posibilidad de que Caracas transfiera armas a combatientes irregulares en ese país.