Bienvenido(a) a Crisis Energética domingo, 15 diciembre 2019 @ 21:57 CET

Arabia Saudita espera duplicar su inversión en proyectos de energía

  • Autor:
  • Lecturas 1.986
Artículos El Wall Street Journal informa sobre las dificultades que enfrente Arabia Saudita para aumentar la producción petrolera. Presionados por George W. Bush, los saudíes desean controlar las oscilaciones del precio, pero las realidades son más duras que los deseos. Bush dijo esta semana que advertirá al príncipe heredero que el alto precio del crudo está dañando la economía mundial. Es conocida la relación del clan Bush con la casa Saud, pero parecería ser que a pesar de los vínculos históricos, la casa real saudí será incapaz de satisfacer las demandas de su histórico aliado. Transcribimos el artículo a continuación. Por Bhushan Bahree
The Wall Sreet Journal

PARÍS — Arabia Saudita, que enfrenta una creciente presión para elevar su producción de petróleo y gas en medio del auge en los precios, invertirá más de US$50.000 millones en el desarrollo de energía en los próximos cinco años, un alza de más del doble frente al quinquenio anterior.

Alí Naimi, ministro del petróleo de Arabia Saudita, también dijo en una entrevista que el reino árabe había desestimado el tope de producción impuesto por la OPEP y está dispuesto a vender a sus clientes todos los barriles de petróleo que deseen, mientras lo permita su actual producción de 11 millones de barriles diarios.

Las revelaciones de Naimi parecen formar parte de una campaña de Arabia Saudita, el mayor exportador de petróleo del mundo y líder de facto de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, para contrarrestar las críticas que acusan a la organización de estar detrás de la reciente alza de precios.

Sus comentarios coinciden con el encuentro que el gobernante saudita, príncipe heredero Abdullah, tendrá con el presidente George Bush este lunes en Texas. Bush dijo esta semana que advertirá al príncipe heredero que el alto precio del crudo está dañando la economía mundial.

Ayer, Naimi respondió que los sauditas están haciendo todo lo que está a su alcance para satisfacer la demanda mundial de crudo, porque de este modo sirven los intereses del reino y cumplen con el compromiso a largo plazo de mantener los mercados de petróleo bien abastecidos y estables. Los altos precios de la energía han contribuído a desacelerar el crecimiento de la economía global y han sido especialmente problemáticos para economías que atraviesan por un período flojo, como Alemania y Japón. Pero no han sido tan altos como para provocar una recesión. \"No queremos un precio que tenga un claro impacto negativo en el crecimiento económico, especialmente en los países en desarrollo\", dijo Naimi. Aunque se negó a aclarar lo que sería \"un precio correcto\" para el petróleo, el funcionario saudita dijo que en la actualidad US$50 por barril es un precio muy alto mientras que US$15 o US$20 por barril es muy bajo.

Naimi, asimismo, resaltó que algunos expertos han sugerido que los inversionistas en producción petrolera podrían obtener los retornos que buscan si el crudo alcanzara unos US$35 por barril para una canasta de tipos de petróleo vendidos por la OPEP. Eso ascendería a unos US$40 para el crudo de referencia de EE.UU. El funcionario advirtió que no estaba de acuerdo con esa cifra.

Naimi insistió en que los nuevos planes de inversión del reino tienen la intención de satisfacer las necesidades futuras de energía y no son el resultado de la presión internacional. \"Estamos respondiendo a lo que creemos [es una tendencia de firme] aumento de la demanda\", dijo.

Uno de los principales factores detrás de la escasez de crudo han sido los años de baja inversión por parte de los países de la OPEP y las principales petroleras occidentales en nuevos campos petroleros, refinerías, oleoductos y los buques cisternas.

La Agencia Internacional de Energía ha advertido que el mundo necesita un gran aumento del gasto en petróleo nuevo si la industria quiere satisfacer la demanda, la cual se espera alcance los 120 millones de barriles al día en 2030, un alza frente a los 84 millones de barriles de la actualidad. Los planes sauditas y las medidas para aumentar la producción de parte de empresas como la noruega Statoil ASA sugieren que los altos precios han comenzado a atraer dinero adicional hacia la producción de energía. Naimi dijo ayer en París que Arabia Saudita y otros en la OPEP tenían la intención de desarrollar capacidad de bombeo de crudo.