Bienvenido(a) a Crisis Energética miércoles, 11 diciembre 2019 @ 19:45 CET

La AIE quiere poner freno al consumo de combustible

  • Autor:
  • Lecturas 5.108
Artículos La Agencia Internacional de la Energía (AIE), el organismo energético más importante en el mundo, ha hecho un informe, casi sin publicidad, que no ha pasado inadvertido al joven periodista de la BBC,que también escribe en el diario Al Jazeera, Adam Porter. Mike Ruppert, director de From the Wilderness, lo ha reproducido en su periódico FTW, diciendo que tuvo que leerlo dos veces para entender la importancia del mismo. Entiende, lo mismo que Crisis Energética, que un informe de estas características debería haber sido portada de telediarios y periódicos en todo el mundo. Lo reproducimos aquí traducido al castellano. Malos tiempos, cuando la institución que lleva años diciendo que no hay y no iba a haber problemas de suministro, hace planes para reducciones de consumo, primero voluntarias, pero también obligatorias, si llega el caso e incluso adoptando medidas policiales, con cartillas de racionamiento y prohibiciones expresas de circular.

Adam Porter en Perpignan, Francia

Jueves 24 de marzo de 2005 1:51 PM GMT

Al Jazeera. Noticias económicas

La Agencia Internacional de la Energía está por proponer reducciones drásticas en el uso de coches para evitar los problemas de suministro de petróleo. Estas reducciones incluyen desde agruparse en coches a prohibiciones directas con medios policiales para los ciudadanos.

Los gobiernos podrían terminar haciendo frente a las “interrupciones de los suministros de emergencia y la crisis de precios” del combustible, en otras palabras, a la escasez. Al hacerlo, los gobiernos no sólo ahorrarán combustible poniendo en marcha algunas medidas, sino que pueden también ahorrar en la economía.

Un resumen adelantado del informe titulado “Ahorrar petróleo con rapidez: medidas para una rápida restricción de la demanda en el transporte, así lo dice, de forma escueta.

IEA: Managing Oil Demand In Transport

IEA: An Overview

”¿Por qué deberían intervenir los gobiernos para reducir la demanda de petróleo durante una interrupción del suministro o un alza de precios? Una razón obvia es para conservar el combustible que puede ser escaso.

Pero quizá lo más importante es que una rápida respuesta a la demanda (especialmente si se coordina entre los países de la AIE) puede enviar una poderosa señal a los mercados.”

El informe sugiere una serie completa de medidas que se podrían utilizar para reducir el consumo de combustible. Se reducen los costes de transporte público en una cierta medida para aumentar su utilización, mientras simultáneamente se disuade de la utilización del vehículo privado.

Propuestas rompedoras

La idea más radical es la de reducir los costes de transporte públicos en un 100%, haciéndolos gratuitos. También se sugiere compartir los coches, el teletrabajo e incluso corregir la presión de los neumáticos.

Pero las propuestas más duras se dan en la forma de drásticas reducciones de la velocidad y en prohibiciones de circulación obligatorias. Dichas prohibiciones podrían ser de un día de cada diez (10%) o más severas, con los números de matrículas pares o impares. Así, se prohibiría circular con placas acabadas en impar los días pares del mes (un 50%)

Al llegar a estas conclusiones, la AIE admite de forma tácita que en estas circunstancias se necesitarían más policías para evitar que los ciudadanos se saltasen las reglas. El coste de estas patrullas adicionales forma parte del estudio de la AIE. “Los costes policiales son más importantes y pueden consistir en pagos de horas extras a los policías ya existentes o en un aumento de la plantilla. Estimamos el coste en un policía por cada 100.000 empleados”

Como ejemplo, esto significa que para la fuerza laboral de los EE.UU., actualmente considerada en unos 138 millones de personas, se necesitarían unos 1.380 policías más para ayudar a hacer cumplir las prohibiciones. Parece una cifra optimista. Pero incluso aunque lo fuese, a la AIE no le repugna.

“Aunque nuestros costes policiales sean relativamente bajos … los resultados muestran claramente que incluso aunque nuestras estimaciones se tuviesen que duplicar, las prohibiciones seguirían suponiendo una política de costes efectiva. El cumplimiento de esas obligaciones es fundamental, ya que la política de días pares e impares es más efectiva que la prohibición de un día de cada diez y tiene el mismo coste.”

Amor severo

A pesar de estas medidas, que muchos ciudadanos pueden considerar bastante draconianas, la AIE llega a la conclusión de que el amor severo es mejor que la falta de amor.

“Nuestra conclusión principal es que las políticas más restrictivas suelen ser las más efectivas a la hora de conseguir grandes ahorros en el consumo de combustible. En particular, las restricciones a la circulación ofrecen las mejores perspectivas de reducción del consumo de combustible”

Sin embargo, aquí rompen una lanza, en favor de los gobiernos y de los que están en el poder.

“Las políticas restrictivas de este tipo, pueden ser difíciles de llevar a cabo y pueden suponer elevados costes políticos”

Según el poco conocido tratado de emergencia de la AIE, le Acuerdo sobre un programa energético internacional (Agreement on an International Energy Programme, o IEP, en inglés), “las medidas para conseguir una reducción de la demanda se dividen en tres categorías: la persuasión e información pública, las medidas administrativas y de obligado cumplimiento y finalmente, programas de asignación y racionamiento”

Esto podría querer decir que los países que firmaron el tratado, incluyendo a las cinco mayores economías mundiales –Los EE.UU. Japón, Alemania, Reino Unido y Francia-tendrían que institucionalizar los cortes o reducciones.

“En el supuesto de una activación de la respuesta de emergencia IEP, se espera que cada miembro de la AIE ponga inmediatamente en marcha medidas de restricción de la demanda suficientes para reducir el consumo en un 7% sobre los niveles normales de demanda. En un supuesto de una interrupción más severa, podría elevarse a un 10%”

¿Una prohibición efectiva?

El informe tiene varios aspectos colaterales. Dado que los norteamericanos son los que poseen más coches, las prohibiciones de circulación se podrían sortear disponiendo de dos coches, uno con matricula impar y otro, con matrícula par.

Esto hace la prohibición proporcionalmente menos efectiva que en otros países.

También los coches viejos podrían terminar manteniéndose en servicio más tiempo, si disponen de matrículas “útiles”, lo que la AIE entiende es “contraproducente” desde el punto de vista de la reducción de la contaminación atmosférica, ya que los vehículos más viejos contaminarían más”.

Sin embargo, la reducción de la jornada laboral y el trabajo en el hogar podrían ser más eficaces en los EE.UU., ya que hay más gente que viaja sola en sus coches.

Lo mismo sucedería con la presión de los neumáticos. En Japón, las reducciones de velocidad son menos efectivas, ya que hay menos autopistas por las que conducir con rapidez.

Las familias con un solo coche sufrirían más que sus amigos más ricos, ya que “las prohibiciones pueden suponer costes adicionales, en lo relativo a una accesibilidad reducida u opciones de movilidad, con acceso limitado a modos alternativos”

Sin duda, este informe significa que la AIE está investigando nuevas formas de mantener la seguridad del suministro en un mercado petrolífero volátil. Que pueda conseguir sus objetivos con este informe radical ya es otra cuestión.