Bienvenido(a) a Crisis Energética jueves, 12 diciembre 2019 @ 06:18 CET

Bush acepta crisis petrolera norteamericana

Artículos El presidente George W. Bush ha dado nuevo impulso a su campaña para poner fin a la dependencia de EEUU del petróleo importado, en un momento de fuertes alzas del precio del crudo tanto en el mercado local como en el internacional. EEUU es uno de los principales productores de crudo del mundo pero consume mucho más de lo que produce En un discurso pronunciado en el estado de Ohio, Bush señaló el miércoles que esa dependencia del petróleo importado se ha convertido en una amenaza para la seguridad nacional e instó al Congreso a permitir la exploración en un santuario ecológico de Alaska "por el bien del país".

Estados Unidos es uno de los mayores productores de petróleo del mundo, pero su consumo es tan alto que debe importar más del 60 por ciento de los hidrocarburos que necesitan su industria y su parque automovilístico. De los 11,8 millones de barriles diarios importados, 2,4 millones provienen de la inestable región del golfo Pérsico.

"Más de la mitad del petróleo que consumimos para mantener nuestro estilo de vida proviene del exterior... y nuestra dependencia está aumentando", dijo.

El presidente de Estados Unidos afirmó que "esto crea un problema de seguridad nacional y un asunto de seguridad económica y es por eso que es importante que utilicemos los recursos que tenemos aquí, en nuestros territorios".

Añadió que "es necesario que el Congreso analice los hechos y me envíe (para su promulgación) un proyecto que incluya la exploración" en el Refugio Artico de Vida Natural (ANWR).

"Es necesario que trabajemos de manera conjunta en Washington. Hemos debatido el problema durante años y años. Este es el momento de realizar la tarea", señaló. Ese proyecto se enfrenta a la oposición de algunos legisladores y grupos ecologistas que afirman que la exploración petrolera destruirá el hábitat de centenares de especies animales y vegetales de la región ártica de Alaska.

Señalan que, en vez de realizar ese tipo de exploración petrolera, el Gobierno debería aplicar medidas más estrictas de conservación y aumentar el estudio de nuevas fuentes de energía. Pero Bush ha señalado que la exploración petrolera "en ese pequeño rincón" de Alaska es compatible con la protección ambiental.

El llamamiento fue formulado después de que el Gobierno advirtiera a comienzos de esta semana de que el galón (3,78 litros) de gasolina llegará en los próximos meses a niveles récord de 2,15 dólares en las estaciones de servicio.

Ese incremento se deberá al tradicional aumento en el uso del automóvil por parte de los estadounidenses durante la época estival del hemisferio norte.

La advertencia del Gobierno coincidió con aumentos en los precios del combustible de calefacción (fuel) de 4,5 centavos de dólar para llegar a un precio por galón de 2,09 dólares, 49 centavos sobre los vigentes hace un año.

Paralelamente, el precio del crudo de Texas alcanzó el miércoles en Nueva York los 55,65 dólares por barril (159 litros), el nivel más alto de este año, debido a perspectivas de una elevada demanda, una ola de frío y una fuerte especulación.

De esta manera, el valor del petróleo quedó a tan solo 2 centavos de romper su máximo histórico de 55,67 dólares, registrado el pasado 25 de octubre.

Los aumentos de precio, en especial del fuel para calefacción, han coincidido, además de con la ola de frío que azota al noreste de EEUU, con una bajada en las reservas de ese tipo de combustible a 39,4 millones de barriles, es decir 3,4 millones menos que hace un año, informó el Departamento de Energía.

Sin embargo, el Gobierno descartó el miércoles la apertura de la Reserva Estratégica de Petróleo para contener las alzas inminentes del crudo en el mercado nacional.

"No creemos que (la Reserva) deba emplearse para manipular los precios o por motivos políticos", dijo el portavoz de la Casa Blanca, Scott McClellan.

La Reserva Estratégica tiene almacenados actualmente un total de 682 millones de barriles de crudo, según cifras divulgadas por la Agencia de Información de la Energía.

(EFE)