Bienvenido(a) a Crisis Energética sábado, 14 diciembre 2019 @ 09:08 CET

El barril puede pasar de los 60 dólares

Artículos Presentamos el artículo publicado en The Wall Street Journal \"El auge en la cotización del crudo puede repetirse este año\". March 3, 2005 7:15 p.m.

Por Bushan Bahree
The Wall Street Journal

Cada vez parece más probable que la gran subida del precio del petróleo de 2004 pueda repetirse.

El crudo rozó de nuevo ayer su nivel máximo y los analistas de la industria dicen prever alzas que podrían llevar el barril por encima de los US$60 este año. Algunos incluso empiezan a hablar de la posibilidad de un súper repunte a US$75 u US$80 el barril si se produce un corte importante en el suministro, a menos que se enfríe la pujante demanda en Asia y Estados Unidos.

El secretario general en funciones de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), Adnan Shihab-Eldin, reconoció ayer a la prensa que existe la posibilidad de un alza a dichos niveles si el suministro se suspende, sugiriendo que el cartel tiene poca habilidad para controlar los precios. Por su parte, los ministros de Energía de la OPEP se preparan para acudir a la reunión programada para el 16 de marzo en Irán.

El precio del crudo de referencia en EE.UU. sobrepasó ayer los US$55 por barril en el New York Mercantile Exchange. El contrato se cerró a US$53,57 por barril, una subida de US$0,52, tras haber rozado los US$55,20. Los precios del petróleo marcaron un récord al alza el 25 de octubre pasado, cuando el barril se negoció a US$55,67.

Hasta el momento el alza del petróleo ha tenido un impacto limitado sobre el crecimiento económico mundial. Aunque el mayor costo de la energía ha representado un lastre significativo para economías débiles como las de Japón y Alemania, los altos precios no han logrado descarrilar la recuperación de EE.UU., China y otras áreas más dinámicas. Como el mundo ha dado señales de poder aguantar el elevado costo de la energía, nada sugiere que los productores de petróleo o los principales consumidores estén intentando poner límite a este último repunte.

\"No se temen los altos precios del petróleo\", señala Phil Flynn, analista de Alaron Trading Corp. en Chicago, \"eso es lo que más me asusta\". Flynn advirtió que el presidente de la Reserva Federal, Alan Greenspan, ni siquiera tocó el tema durante su testimonio ante el comité de presupuesto del Senado del miércoles.

El secretario de Energía de EE.UU., Samuel Bodman, dijo el jueves a un panel del Senado que \"la capacidad de cualquier miembro de este gobierno para influir en [los] miembro[s] de la OPEP es limitada\". Bodman también sugirió que tenía otras prioridades. \"Tengo muchas cosas entre manos\", señaló.

Este último incremento de precios fue provocado por los cierres de refinerías en EE.UU. el miércoles y por la creciente creencia entre muchos inversionistas de que la OPEP no está próxima a aumentar su producción.

Los inventarios de crudo en EE.UU. aumentaron esta semana, sugiriendo que la OPEP no vería la necesidad de impulsar el suministro cuando se reúna este mes. La OPEP, encabezada por Arabia Saudita, ha dejado claro que sus decisiones sobre suministro se basan en gran parte en asegurarse de que no crezcan los inventarios de los principales países consumidores.

Pero los analistas, revisando las cifras de oferta y demanda, son conscientes de que la OPEP tiene una capacidad muy limitada para intervenir. Esta vulnerabilidad en la cadena de suministro global quedó en evidencia el año pasado, cuando la OPEP producía a casi su máxima capacidad para satisfacer la demanda. Dado que la demanda sigue creciendo este año, los analistas calculan que la OPEP será puesta a prueba en el segundo trimestre, cuando los estadounidenses multipliquen el uso de los autos impulsando el consumo de gasolina y las refinerías pasen apuros para poder satisfacer la demanda de gasolina, diesel, combustible de avión y otros productos.

\"No me sorprendería nada si los precios se dispararan por encima de los US$60 [por barril] en el tercer trimestre, o en las semanas previas a la reunión de la OPEP\", dijo Deborah White, analista de petróleo para Société Générale en París.

White dijo que el golpe a los consumidores podría ser mucho mayor en caso de que ocurra un gran corte de suministro de crudo que ella estima en unos dos millones de barriles diarios, alrededor de lo que produce Irak en un buen día o si se perdiera una capacidad de refinación de unos 500.000 barriles al día. En tales situaciones, \"no hay límite\", dijo White. \"Eso significa subidas a US$75, US$80 por barril\".

El mundo consume en la actualidad más de 84 millones de barriles diarios de crudo. Se espera que la creciente demanda en general, más los aumentos estacionales, lleven al consumo global a casi 88 millones de barriles al día en el cuarto trimestre de este año. Las refinerías, que producen toda una gama de derivados del petróleo, podrían tener dificultades para satisfacer este nivel demanda. La OPEP produce actualmente unos 29 millones de barriles de petróleo diarios, alrededor de una tercera parte de la oferta mundial.