Bienvenido(a) a Crisis Energética lunes, 09 diciembre 2019 @ 23:01 CET

Simmons duda de que podamos con la demanda de petróleo en 2005

  • Autor:
  • Lecturas 3.513
Informes Desde hace once años, Matthew R. Simmons, presidente del banco de inversiones energéticas más importante del mundo, ofrece su pronóstico sobre los precios del crudo parala revista World Oil. La edición de este año, titulada " 2005 oil outlook: Is this the year when demand outstrips supply?" es posiblemente una de las más importantes que ha escrito. A continuación ofrecemos un resumen de las principales ideas que expone Matt Simmons en su informe: Estamos entrando en una nueva era en el mercado del crudo, que poco tiene que ver con el pasado.

Aún hay expertos que piensan que 2004 fue una aberración y que en 2005 las cosas volverán a la normalidad, esto está fundamentado en la creencia de que la demanda crecerá menos en conjunción con un aumento significativo del suministro.

En estos once años he visto como la opinión convencional se equivocaba casi siempre.

Muchos expertos predecían que el crecimiento de la demanda de petróleo sería bajo, y que un aumento del suministro estaba a la vuelta de la esquina, y que los costos de exploración y producción disminuirían, haciendo que los precios bajasen más.

El petróleo a 30$ no causó una recesión ni aumentó los descubrimientos, en vez de eso se empezó a pensar si la demanda de crudo era como un tren sin control.

Los costos de exploración y desarrollo han estado entre los 5 y los 7$ por barril durante la última década, pero el costo total ha ido de los 55 a los 60 mil millones de dólares en la primera mitad de los 90 a los 124 mil millones en 2000. La única razón por la que el coste por barril se ha mantenido es a causa del aumento en el reporte de reservas probadas.

Una de las cosas que hemos de decidir en 2005 es cómo se contabilizan las reservas probadas, y saber si se hacen las pruebas suficientes para justificar una contabilidad agresiva del crecimiento de las reservas respecto a lo que acaban produciendo las compañías.

Demanda de petróleo
El consumo global de petróleo ha crecido de los 70 millones de barriles diarios a los 82 en los últimos diez años.

El consumo de petróleo en la OECD en el periodo 1995-2004 aumentó en 5 millones de barriles diarios.

El consumo de petróleo fuera de la OECD creció aún más en el mismo periodo, 7 millones de barriles diarios.

China fue el mayor contribuyente a este incremento, a pesar de que solo justifica un 39% de este crecimiento fuera de la OECD.

La demanda en 2005 puede crecer igual de rápido.

Suministro de petróleo
El suministro fuera de la OPEP en los últimos 10 años creció en 7,6 millones de barriles diarios. Pero los inesperados aumentos en el suministro desde la Antigua Unión Soviética ya justifican 4 millones de barriles diarios. Fuera de la OPEP y fuera de la Antigua Unión Soviética el suministro apenas ha variado.

Es difícil encontrar países productores de petróleo que puedan añadir cantidades significantes al suministro global a corto y medio plazo.

La lista de productores importantes que parecen haber llegado a una meseta en su producción se está haciendo muy larga: Australia, Colombia, Egipto, Indonesia, Irán, Irak, Kuwait, Libia, Omán, Siria, Reino Unido, Estados Unidos, Venezuela, Yemen.

La lista de productores que pueden aumentar significativamente su capacidad, asumiendo que se realicen importantes inversiones es mucho más corta: Algeria, Emiratos Árabes Unidos, Qatar, Brasil, Angola, Ecuador, Chad, Sudán, Guinea Ecuatorial y Malasia.

En un tercer grupo pondríamos a los países sobre los cuales es cuestionable que se puedan producir aumentos significativos en la capacidad de producción: India, China, México, Noruega, Rusia y Arabia Saudita.

Hay una impresionante lista de nuevos proyectos de suministro que deberían llegar a la refinería en 2005 y 2006. Si tienen éxito podríamos ver un aumento de la capacidad de unos 4 a 6 millones de barriles diarios. No está claro cuanto se tardaría en llegar a la plena capacidad y cuando pasarían su cenit de producción para declinar después. Se asume que todos los proyectos funcionen tal y como se ha planificado.

Si esos nuevos suministros son capaces de aguantar sucesivos aumentos de la demanda, está por ver. La base de datos del suministro global no puede dar información sobre el nivel de declive que se dará en la producción actual.

Capacidad de reserva
La falta de capacidad de reserva está presente en cada paso de la cadena de suministro. Desde la perforación a la producción, del transporte al procesado, hay poca o ninguna capacidad de reserva para acomodar un crecimiento de la demanda como el de 2004.

Si hay pozos de reserva, son de crudo que es pesado y rico en azufre. Las refinerías equipadas para esta calidad de crudo están operando al 100%.

Los buques petroleros operan a la máxima capacidad.

Las conducciones de crudo están operando al 100%.

La flota de barcos perforadores está cerca del 100% de utilización, a pesar de que la perforación se mantiene baja en mercados perforadores como el Golfo de México, Venezuela y el Mar del Norte.

La industria debe sustituir la flota perforadora, pero también expandirla para perforar más pozos y luchar contra la creciente curva de declive.

Hay una falta de mano de obra cualificada en el horizonte La fuerza de trabajo está envejeciendo justo cuando la intensidad técnica de la industria crece año a año.

Los inventarios de crudo están tan cerca del “just in time” que cualquier interrupción inesperada puede provocar un espiral al alza de los precios.

2005
Puede que tengamos un invierno extremamente suave que deprima la demanda invernal. El tiempo en el verano puede ser tan suave que frene el uso del aire acondicionado. Las economías globales también podrían debilitarse de manera que la demanda de petróleo se mantuviese estable. China podría experimentar un aterrizaje brusco o sufrir un caos social. Un suceso imprevisto como el SARS o la gripe asiática podrían apaciguar más la demanda de crudo.

Cualquiera de esos escenarios son posibles, pero a menos de que ocurran es muy difícil que el suministro sobrepase a la demanda en 2005.