Bienvenido(a) a Crisis Energética domingo, 14 agosto 2022 @ 13:43 CEST

Situación actual y previsiones para el 2005

  • jueves, 30 diciembre 2004 @ 13:47 CET
  • Autor:
  • Lecturas 6.173
Artículos Traemos a las páginas de Crisis Energética el resumen anual del analista de energía de From the Wilderness, Dale Allen Pfeiffer, en el que hace un breve repaso a las circunstancias difíciles que se han dado este año y las que se esperan en años posteriores, que plantea más sombrías. Su predicción de que el petróleo puede caer antes de fin de año por debajo de los 20 US$ el barril, parece que, a dos días del fin de año, ha sido motivo de grandes críticas. Veamos el fondo, porque las previsiones económicas son siempre difíciles de adivinar. Un positivista de la energía como Michael Lynch, también había previsto que andarían por los 30 US$ el barril. Así que en materia de precios, todos parecen poder equivocarse.

Por Dale Allen Pfeiffer

Traducido por Pedro Prieto

© Copyright 2004, From The Wilderness Publications. Reservados todos los derechos. Este artículo NO se puede colocar en ningún sitio de Internet sin el expreso permiso por escrito. Contactar. Contactar [email protected] Sólo puede circularse, distribuirse o transmitirse con fines no lucrativos. >p>29 de diciembre de 2004, 0300 PDT (FTW) –Este año que acaba hemos visto lo volátil que puede llegar a ser el mercado del petróleo, según el mundo se va acercando al cenit de la producción de petróleo. Pero la reciente suavización de los precios del petróleo demuestra que todavía no hemos llegado al cenit. Lo que ahora mismo estamos experimentando es un mercado petrolífero apurado. La producción puede aumentar todavía, pero no mucho y no sin dificultad. La buena noticia es que se está produciendo más petróleo que nunca. La mala noticia es que apenas alcanzamos para el consumo y que el declive nos espera en el camino.

En esta complicada situación, cualquier cosa que altere la producción de petróleo en el planeta tiene un efecto sobre los precios. Este año, los precios fueron impulsados por la triple tragedia de la invasión de Irak, las tensiones sociales que condujeron a la interrupción de la producción en Nigeria y a los huracanes del Golfo. La producción no pudo aumentarse lo suficiente como para compensar esta escasez. Pero ahora la estación de los huracanes hace tiempo que ha pasado y Nigeria esta otra vez funcionando. A menos que haya más alteraciones (como el horror del terremoto de 9 grados en el Índico), los precios deberían permanecer estables a corto plazo.

El mapa de la energía en 2005

De hecho, los precios podrían caer por debajo de los 20 US$ el barril antes de que acabe 2005, dependiendo de las circunstancias. Algunos grandes campos entran en funcionamiento este año, añadiendo capacidad extra. Se tata de los último campos gigantes de 500 millones de barriles, puesto que no se ha descubierto ninguno en los últimos años. Este año comenzarán a producir 18 nuevos megaproyectos, seguidos por otros 16 en 2006. Sin embargo, en 2007 sólo se abrirán tres nuevos proyectos, seguidos de otros tres en 2008. Esto no podrá compensar la caída de la producción de los campos viejos y mucho menos el incremento de la demanda.

ODAC (Oil Depletion and Analysis Centre) ha anunciado que la producción está cayendo a un ritmo de 1 millón de barriles diarios (cada año). Esta por verse si la nueva producción anotada para entrar en producción este año será suficiente para compensar ese ritmo de agotamiento. Y si (el campo) de Ghawar se colapsase en uno o dos años, sólo la pérdida de producción de este campo podría llevarse consigo todos los aumentos provenientes de los nuevos campos.

El aumento de la demanda en China e India puede también mantener los precios altos. Ambos países están construyendo reservas estratégicas de petróleo. La demanda adicional para completar estas reservas podría equivaler a toda la nueva producción de este año, haciendo subir los precios. Sin embargo, si los precios suben lo suficiente, esos países suspenderán probablemente las compras para sus reservas estratégicas y pueden incluso abrir sus reservas para ayudar a que los precios bajen.

Así que durante los dos próximos años los precios tenderán a mantenerse, aunque seguirán volátiles, debido a las alteraciones de la producción que puedan causar las catástrofes naturales, las guerras y demás causas. En otras palabras, podemos tener un colchón por un par de años más. Pero ¿cómo vamos a usarlo? Si provocamos alteraciones del suministro los precios subirán otra vez. Cuando acabe la alteración, volverán a bajar.

Mientras tanto, nuestros depósitos de gas natural están llenos de cara al invierno de 2005. No tenemos escasez este año, salvo alguna gran catástrofe natural. Aunque la pregunta es cuánto tiempo podemos esperar que el clima coopere (que quizá debería hacerse a aquellos que están llenado nuestros cielos de estelas de vapor). Sin embargo, la producción es todavía precaria y es dudoso que cualquier producción de los nuevos campos recientemente abiertos a la perforación tengan un efecto significativo para retardar la caída por el precipicio de (la producción de) gas natural norteamericano.

Así que parece que nos hemos dado otro respiro energético. Los precios estables serán bienvenidos principalmente por aquellos que niegan el cenit del petróleo. Y nos dará también a los que somos conscientes una posibilidad de prepararnos, la última, quizás, antes de que el patinete empiece a deslizarse por la cuesta debajo de la producción, llevándose todo con él.

Los EE.UU. e Irán

Las Administración Bush puede aprovechar el Mercado estable de los precios de la energía para seguir con su imperialismo petrolífero en Oriente Medio y en cualquier otro lugar. Parece que los neoconservadores tienen sus ojos puestos en Irán. Bush ha lanzado recientemente algunas amenazas sobre Irán, utilizando las excusas del potencial nuclear iraní y la supuesta interferencia iraní en Irak. En el último año, Irán ha apuntado directamente a los intereses corporativos y a la hegemonía del dólar estadounidense. Irán ha estado preparando su propio mercado petrolero, una especie de centro comercial mundial del petróleo y para poner el precio de su petróleo en euros. Irán hace esto de forma intencionada para romper el poder de los grandes del petróleo en este mercado. Esto no lo toleran los neoconservadores estadounidenses. Así que están viendo la forma de desarticular esta bolsa iraní del mercado petrolero y de deponer al gobierno por medio encubiertos. Pero si esto falla, o sienten que no les queda tiempo, podemos esperar que Bush lance su ya sitiada maquinaria de guerra a Irán.

Después de las elecciones estadounidenses de 2004, muchos intereses extranjeros están considerando hacerse cargo por sí mismos de estos asuntos. El problema para ellos es que cualquier acción que tomen contra los EE.UU. también les puede dañar en alguna medida. Y nadie quiere molestar a los EE.UU. de forma tan abierta; después de todo, somos el único país que ha utilizado armas atómicas en combate. Pero Irán ha sido empujado por los EE.UU. desde hace años y puede tener la impresión de que tienen poco que perder y mucho que ganar. Una invasión de Irán, dejaría a Irak como una cosa fácil. Y siempre existe la posibilidad de que pudiese encender la mecha de todo el barril de pólvora conocido como Oriente Medio.

La apuesta imperialista anglo norteamericana se está haciendo más peligrosa a cada día que pasa. Y la Administración de Bush ha llegado demasiado lejos como para pararse ahora. Forzarán la conquista de Oriente Medio y de otras áreas petrolíferas geoestratégicas. Si falla ahora, dejará de ser una superpotencia.

El Gran Hermano en casa

Mientras tanto el K.O técnico (con que) los neoconservadores (ganaron) las elecciones de 2004, hará mucho mas fácil para Bush ampliar los poderes que ya se garantizó con el Patriot Act y legislaciones similares posteriores al 11-S. Los neoconservadores ya tienen la capacidad de suspender la Constitución en caso de emergencia. Procurarán aumentar esta capacidad en los próximos años. Y también se prepararán para manejar a las masas desencantadas en su propia casa cuando los precios del petróleo comiencen su subida irreversible.

Esto una certidumbre que tendremos una crisis antes de que Bush termine su mandato, con nuestra economía a punto de explotar en cualquier momento, por las burbujas varias y la devaluación del dólar, y con el declive irreversible de la producción a menos de dos años vista. Esto le daría la excusa para evitar otras elecciones fingidas y colocarse el manto de emperador. Algunos dicen que es imposible; la gente “tomaría las calles”. Si es así, ¿por qué no lo han hecho todavía? Ha habido provocaciones más que suficientes para hacerlo. El resto del mundo, se ha estado rascando la cabeza estos últimos cuatro años, preguntándose por qué le pueblo estadounidense todavía no se ha levantado.

Previsiones a largo plazo

La producción de petróleo comenzará su declive en 2007 ó 2008. En ese momento, la represión, tanto doméstica como en el exterior, comenzará su ascenso. La economía pronto se colapsará completamente (si no lo hace antes de 2007). La gente sentirá el crujido y se desesperará. Si no está usted preparado en una comunidad que se apoye mutuamente, e intente una transición a la autosuficiencia, entonces, sus posibilidades de sobrevivir se reducirán de forma dramática.

Más allá del colapso económico, seguido de las revueltas civiles, es difícil predecir lo que sucederá a medida que (el suministro de) la energía entre en declive. Pero la población mundial se contraerá en unos 2/3 y la población de EE.UU. se contraerá en 1/3. Las pérdidas no sucederán instantáneamente. Comenzarán de forma gradual, pero se desarrollarán en forma de curva exponencial, parecida a la curva de crecimiento de población que siguió la introducción de la economía de los hidrocarburos. Una vez que la pérdida de producción energética alcance un punto crítico, la población caerá inevitablemente.

Es prácticamente imposible predecir cómo las elites manejarán este asunto. Es de esperar no terminar en un mundo totalitario en el que a ninguno de nosotros se le permita ni siquiera buscar su propio equilibrio sostenible. También es de esperar que la sociedad humana no se quiebre completamente y deje algunas pequeñas comunidades intenten sobrevivir, rodeados de predadores.

Búsquense algún lugar y alguna forma de cultivar tanto alimento como puedan y en la que sus vecinos cooperen entre sí. Planifique hacerlo sin gas o electricidad. Redescubra las viejas formas (de vida). Quite el polvo a aquellos volúmenes de “Noticias sobre la Madre Tierra” del ático. Ha llegado el momento de prepararse.

¡Feliz Año nuevo!