Bienvenido(a) a Crisis Energética martes, 10 diciembre 2019 @ 18:19 CET

El mercado se aproxima al punto de máxima tensión

  • Autor:
  • Lecturas 2.555
Artículos Traemos a Crisis Energética la traducción del artículo del consultor George S. Littell "Market edges closer to breaking points", publicado en WorldOil, y que hemos traducido como El mercado se aproxima al punto de máxima tensión. En el artículo, Littell crítica la política energética de los EE.UU., recordando que se basa en creencias ajenas a la experiencia real, y recuerda que en otras crisis petroleras, han debido pasar hasta cuatro años para que su efecto se dejase notar de manera plena en los precios. El mercado se aproxima al punto de máxima tensión

George S. Littell, socio, Long and Littell, Houston

La confusión fue la norma en 2004. Trabajar en la industria de servicios fue interesante, pero para los consultores, el año fue apenas más provechoso que 2003. Dos de nuestros clientes industriales se fusionaron, uno liquidó y añadimos dos nuevos, un escaso progreso.

La política energética fue un asunto menor en la elección presidencial. El país continúa en una situación en la que:

  • Depende del gas natural como combustible para generar electricidad en nuevas plantas.
  • Depende de las importaciones de crudo y productos refinados para su suministro de petróleo.

La Agencia Internacional de la Energía y el US Department of Energy (DOE) continúan creyendo que el suministro de petróleo se incrementará indefinidamente, o al menos tanto tiempo como uno se preocupe de mirar en el futuro. El futuro del gas, de acuerdo con el DOE, es todavía un mercado estadounidense de 30 Tcf.

Dadas esas creencias, no es sorprendente que los gobiernos, la mayoría de la comunidad financiera, e incluso partes de la industria misma, esperen un retorno a precios “normales” de 25$ / barril y 3$ / MMbtu. Estas creencias gobiernan los precios de las acciones y la demanda de servicios. Son remarcablemente resistentes a la experiencia.

Cuando me fui a trabajar para Mobil Oil en 1996, la predicción de M. King Hubbert de que la producción de petróleo de los estados al sur del paralelo 48 (N.del T. “Lower 48” en el original) llegaría a su cenit en 1970 era controvertida. El debate sobre el momento del cenit de la producción puede tomarse como un indicador de que se está acercando. Hace dos años, Irak era el poder petrolífero emergente, y el momento del cenit parecía ser entre 2007 y 2010. Ahora que Irak es una zona de guerra, 2005 es una mejor apuesta, y puede haber sido el 2004.

Pasaron casi cuatro años entre el cenit de producción de los EE.UU. y el gran incremento de precios del petróleo en 1974. La producción en la segunda mayor área fuera de la OPEP, el Mar del Norte, alcanzó su cenit en 2000. Otro incremento de precios cuatro años más tarde no debería sorprender a nadie.

La adopción en agosto de 1972 de un permiso de 100% de producción por parte de la Railroad Commission de Tejas no cambió la política energética. El embargo de petróleo árabe de octubre de 1973 fue seguido por el Project Independence de las administraciones Nixon y Ford y después por el Energy Plan de la administración Carter. Una virtud de la actual política energética es que otros objetivos, asuntos exteriores, protección medioambiental, salvar los espacios naturales vírgenes, etc, pueden ser perseguidos sin preocuparse de las consecuencias energéticas. Otra virtud es que permite evitar tener que decidir qué hacer de manera diferente.

La historia sugiere que la percepción pública y la política energética no cambiarán hasta que algo vaya muy mal. Algunos puntos de máxima tensión podrían ser:

  • Otro embargo árabe del petróleo.
  • La prueba exitosa de un arma nuclear en Irán.
  • Precios del gas por encima de los 10$ / MMBtu en el verano, en medio de generalizadas disminuciones del voltaje y apagones.

No existe la “guerra contra el terror”, ni la puede haber. El terror es despreciable, pero no es violencia sin sentido. En lugar de eso, es el medio que utiliza el débil contra el poderoso. La oposición a Israel es el tema sobre el cual existe un acuerdo general en Oriente Medio. Las personas que están dispuestas a perder sus vidas en ataques terroristas en los Estados Unidos no vienen de Canadá, México o Europa. Son árabes, y su problema es el apoyo de los Estados Unidos a Israel.

La lógica de la guerra con Irak, prevenir futuros ataques en los EE.UU. con armas de destrucción masiva (ADM), no requirió de la existencia de reservas de ADM. Está lógica se aplica a Irán, Arabia Saudita, Yemen, etc. Un país con armas nucleares no puede ser atacado, ni pueden serlo otros países bajo su protección. Además, los otros medios disponibles son ataques a los intereses comerciales de los EE.UU. Ejemplos son la exclusión de las compañías estadounidenses de Oriente Medio, negativa a invertir en los Estados Unidos, etc.

Los usuarios residenciales y comerciales de gas natural dependen del almacenamiento en la temporada invernal. Si se debe escoger entre llenar los almacenes en el verano y generar electricidad, el gas acabará en los almacenes. Los problemas en California se repetirán casi seguro a escala nacional. La única cuestión es cuando.

El problema de la industria de servicios son los malentendidos de los demás. Cuando más se tarde en cambiarlos, más probable será que el revés sea espectacular.

El autor: George S. Littell es socio en la empresa consultora de Houston Groppe, Long & Littell. Henry Groppe fundó la firma predecesora de G,L & L en 1995. Mr Littell se unió a la empresa en 1975 después de nueve años en Mobil Oil Corp, interrumpiendo su estancia por su servicio como oficial de artillería en la Americal Division, US Army, Vietnam. Se graduó summa cum laude en Yale en 1996 y es miembro de Ohi Beta Kappa. También se ganó un MBA de la New York University y un título en derecho por La Salle Extension University. Es miembro de la International Association for Energy Economics. También es Eagle Scout y presidente de la Division 1 del Sam Houston Area Council, Boy Scouts of America.