Bienvenido(a) a Crisis Energética lunes, 23 mayo 2022 @ 04:33 CEST

Alguien se quedará sin petróleo

  • viernes, 12 noviembre 2004 @ 20:40 CET
  • Autor:
  • Lecturas 3.553
Artículos Stan Goff explica en Conterpunch (There's No There There: Debating a Neocon) la experiencia que tuvo debatiendo con el Doctor Patrick Clawson en el forum organizado por la Winthrop University de Carolina del Sur (EE.UU.) “What Next in Iraq? A Post-Election Perspective”. Goff reproduce en el artículo su exposición inicial, en la que da una importancia especial a la cercana crisis del capitalismo global producida por la competición por los recursos energéticos fósiles en disminución. Reproducimos traducido un fragmento de su exposición en el que se menciona explícitamente el cenit de la producción de petróleo.
El capitalismo global funciona a base de energía fósil, pero los Estados Unidos no tienen que quitarle el petróleo a nadie. Todas las naciones productoras de petróleo, incluyendo Irak, no han tenido ningún problema para venderle petróleo a los Estados Unidos. Es más barato comprar petróleo que robarlo con una acción militar. El asunto del petróleo no tiene que ver con la producción, sino con la creciente demanda entre competidores en un periodo en el que casi hemos llegado al cenit de la producción. La demanda global es ahora de 79,5 millones de barriles de petróleo diarios. La Agencia Internacional de la Energía y el Departamento de Energía predicen una demanda global en 2020 de 115 millones de barriles diarios, pero eso está basado en un crecimiento de la demanda de entre un 1 y un 1,5 % anual. De hecho, la demanda está creciendo el doble de ese porcentaje. Pero expertos de la industria que no están maquillando los datos para tranquilizar a los accionistas nos dicen que con mejoras masivas en infraestructuras y una perfecta estabilidad política, la mayor producción que se podría conseguir es de 85 millones de barriles diarios. Este año, China sustituyó a Japón como el segundo mayor importador de petróleo del mundo. Si alguien cree que la “energy task force” de Dick Cheney, en la que el Dr. Clawson trabajó, no revisó esos números como parte de la evaluación de su estrategia energética a largo plazo y su relación con las posibilidades continuadas de acumulación de capital, tengo un refugio en venta para ustedes en lo alto de una montaña en Miami. Así que la cuestión del petróleo no está en tomarlo. La cuestión es las matemáticas que hay en ello, mientras la competición capitalista global continúa con su tendencia hacia los 100 millones de barriles diarios para el final de esta década, cuando no hay suficiente presión en el flujo para satisfacer esa demanda. Alguien se queda sin. Y alguien decide quién se queda sin. El establecimiento de bases militares permanentes en la misma región donde residen más de la mitad de las reservas fácilmente accesibles es un gran paso para que la potencia que controle esas bases tenga el control. Como me dijo un amigo una vez, “el petróleo no es una mercancía normal. Ninguna otra mercancía tiene cinco flotas de la US Navy patrullando las rutas marítimas para protegerla.”