Bienvenido(a) a Crisis Energética lunes, 09 diciembre 2019 @ 21:32 CET

Bolivia lleva tres semanas sin diesel

  • Autor:
  • Lecturas 2.666
Artículos La situación del abastecimiento de diesel en Bolivia es crítica, según informa el diario online Bolpress en su noticia "Tres semanas sin diesel", que reproducimos a continuación: Tres semanas sin diesel. Aumentar la refinación no soluciona el desabastecimiento, asegura el gobierno.

Tres semanas sin diesel y en el oriente del país la gente comienza a desesperarse. Los productores están en puertas de la campaña agrícola y les urge el carburante para mover sus máquinas.

Transportistas del sector público y de carga de Santa Cruz, Cochabamba y La Paz están en emergencia porque en las gasolineras no hay diesel. El líder máximo de los choferes Ángel Villacorta reiteró la amenaza de su sector de llevar adelante un paro de actividades porque “el desabastecimiento ha llegado hasta Santa Cruz (…) y el problema se va a agudizar”.

El país comenzó a consumir sus reservas, indican fuentes del sector energético. Debido al desabastecimiento, el precio de las verduras ha subido en los mercados populares.

Se han identificado varias causas del desabastecimiento. Una de ellas es el aumento de la actividad agrícola, interpreta la Cámara Boliviana de Hidrocarburos (CBH), el gremio petrolero.

El país entero consume en promedio 17 mil barriles diarios de diesel, pero las refinerías producen sólo 12 mil. Eso quiere decir que hay déficit permanente en un mercado interno que crece regularmente cada año. La solución que han dado los gobernantes a este problema crónico siempre ha sido la importación de diesel de Argentina. Se compran 5 mil barriles en periodos normales y en épocas de mucha actividad agrícola, como la actual, la cifra aumenta. El gobierno tiene otra explicación. Cree que la subvención del precio del diesel es la causa principal del desabastecimiento. Según el ministro de la Presidencia, José Galindo, la diferencia entre los precios internacionales y los precios del mercado interno fomenta el contrabando. "Hay que replantear la política de hidrocarburos, ya que la subvención al diesel estimula el contrabando hormiga del carburante a países vecinos", explicó.

Según Galindo, la solución tampoco es producir más diesel porque eso significaría amentar la cantidad de carburante que se traslada fuera de las fronteras, donde los precios de ese carburante y del gas licuado son mucho más elevados. Si se vende 100 litros de diesel fuera de las fronteras se puede ganar 300 bolivianos sin hacer mucho esfuerzo; calcúlese cuánto dinero se ha movido en los últimos 30 días, sugirió el Ministro.

La CBH ha informado que la composición del petróleo boliviano no permite a las refinerías procesar todo el diesel que se requiere. El gremio petrolero también ha informado que la producción requerida para el mercado siempre ha sido y es su prioridad y que la entrega de la producción a las refinerías es absolutamente normal. "Seguiremos controlando las fronteras, seguiremos importando diesel, seguiremos subvencionando diesel conforme nos hemos comprometido, pero la pregunta a todos es, ¿es esto sostenible en el tiempo?, ¿es esta la forma racional de encarar la economía?, ¿estamos haciendo bien las cosas o no?", reflexionó Galindo. De inmediato, el Ministro de Hacienda, Javier Cuevas, respondió a las interrogantes de su colega anunciando que el próximo año el gobierno desregulará el precio de los carburantes para reducir el déficit fiscal al 5,5%, lo que quiere decir que ya no subvencionará los precios. De todos modos, el gobierno ha decidido mantener la subvención del diesel en los mismos niveles y tiempos establecidos en los Decretos Supremo 27697 y 27700. Por tanto, se descarta una subida en el precio al público al menos en este año.