Bienvenido(a) a Crisis Energética martes, 10 diciembre 2019 @ 06:31 CET

Los \"energéticos\" desayunos de TVE

  • Autor:
  • Lecturas 3.350
Artículos Mañana, día 29 de septiembre de 2004, en su habitual espacio "Los desayunos de TVE" , Pepa Bueno, la presentadora del programa, entrevistará a partir de las 9.00 horas a Mariano Marzo, catedrático de Recursos Energéticos de la Universidad de Barcelona. No se pierdan este interesante episodio. Eppur si muove...

Haré un breve resumen de lo tratado en el programa, en base a las notas tomadas durante el mismo.

Participantes:

Pepa Bueno. (PB) Presentadora. Miguel Ángel Liso. (MAL) Grupo Z. Eduardo San Martín. (ESM) ABC. Joaquín Estefanía. (JE) El País. Mariano Marzo (MM). Catedrático de Recursos energéticos. U. Barcelona.

Aunque Mariano Marzo no fue presentado hasta las 9.40 horas, los otros tres contertulios se despacharon con sus propias opiniones, en el primer cuarto de hora y en ausencia del invitado, sobre el tema del petróleo y las causas:

JE: Incertidumbre política y especulación, como causas fundamentales de los precios actuales. Nada diferente a lo que ya dice la prensa que representa. Exculpó a la sagrada ley de la oferta y la demanda del desaguisado actual. Lo más importante para él es lo que pasa en el mercado de futuros con el petróleo (en eso tiene parte de razón, como luego se reiteró en la entrevista con MM)

MAL: Habló con bastante claridad de que para él es un problema ESTRUCTURAL (por tanto, no tanto coyuntural). Y dijo, por ejemplo no entender (entre las razones que se argumentan) por qué Irak no representó ningún problema para la estabilidad del mercado en el periodo 1990 a 2002, cuando casi no pudo sacar nada de su crudo y ahora es tan importante.

JE: Sacó a colación a James Lovelock, como prestigioso personaje que ha abogado por la vuelta masiva a la energía nuclear (en un inciso en el que aceptó que habría que buscar fuentes adicionales y como soporte a esa aseveración). También mencionó su preocupación porque todos los presupuestos del Estado español para 2005 se hubiesen hecho con el petróleo a treinta y tantos dólares el barril y el problema que puede representar para el Estado si se mantienen los precios actuales, n cuanto a la reducción del presupuesto.

MAL: Volvió a sacar el asunto de que los precios actuales no son tan alarmantes y citó incluso a Miguel Boyer, anterior ministro de Economía con el gobierno socialista, para decir que en dinero constante (actualizada la inflación) en 1978 el precio llegó a los 74 US$ actuales y un año después incluso a 78 US$ de los de hoy.. E insistió que “no hay que aterrorizar a la población” (como si los que avisan de la crisis, fuesen unos vulgares Bin Laden y los que la ocultan, unos piadosos y caritativos líderes que velan por la tranquilidad y el bienestar del pueblo. Esta anotación es mía)

ESM: Pidió un voto de confianza para Solbes, ministro de Economía y APRA Miguel Ángel Fernández Ordóñez, como dos grandes espadas de la economía nacional.

A preguntas de la presentadora, entró Mariano Marzo.

MM: A preguntas sobre la tendencia de los precios, contestó que esperaba subidas; que entre septiembre del año pasado y del actual los precios habían subido un 75%.

Dijo que la explotación y producción (el sector “upstream”) era preocupante (por la falta de nuevos descubrimientos de yacimientos) La oferta está “estresada”. El escenario lo dividió entre los optimistas, que consideran que la oferta es todavía superior en el orden de un 1% a la demanda y los pesimistas, que consideran que la ha superado.

Habló del pico o cenit de la producción. Y puso el símil de los terrones de café, para decir que el petróleo no se forma en bolsas, sino que está constituido como el café empapado en terrones (ver alguno de sus artículos recientemente publicados en Crisis Energética) y que a medida que se extrae resulta más difícil extraer el resto. Dijo que se suele recuperar entre un 30 y un 40% del total existente, por lo que aseguró que puede disminuir la producción o incluso parar, quedando petróleo siempre en el subsuelo. Puso el ejemplo de EE.UU. para mostrar que su caída, a pesar de todas las tecnologías y medios, resulta imparable.

Preguntado sobre cuándo creía que llegaría el cenit mundial de producción dijo que los pesimistas creen que está a las puertas y los optimistas, a la cabeza de los cuales puso al USGS estadounidense dicen que en 2026. Ante la sorpresa de la presentadora (que más o menos vino a decir ¡pero si so está también a la vuelta de la esquina!) añadió que el USGS cree que lo puede extender hasta el 2050.

Preguntado por las alternativas al petróleo, comentó que no las ve (en las cantidades o volúmenes que ahora se consumen) Hizo una descripción de cómo de la leña y biomasa se pasó al carbón y de este al petróleo, cuyo consumo sólo superó al del carbón a mediados de los 6º del siglo pasado y dijo que a este sólo lo puede sustituir el gas, pero con problemas que quiso explicar más adelante y se quedó sin explicar, aparte de mencionar claramente que éste también es finito, como el petróleo.

Habló de lo que para él era el “hombre del hidrocarburo”, cuya dieta energética está compuesta por un 80% de hidrocarburos.

No veía alternativas en las dos décadas que faltan, como mucho, para que el petróleo entre en un franco declive.

Mencionó la enorme cantidad de productos industriales derivados del petróleo, que conforman nuestras vidas, ya mencionados en un extenso artículo del National Geographic (del mes de junio; también citado y comentado en Crisis Energética), tales como ropa (dijo que vamos vestidos de plásticos), fibras, etc. etc. Dijo que un ordenador supone un cuarto de tonelada de petróleo, y eso antes de ser enchufado a la red; medicinas, sacarinas, etc. etc.

Aseguró que el petróleo es la base y la materia prima fundamental de toda la química orgánica moderan y dijo que era una pena que se quemase el 90% y sólo se dedicase a productos derivados el 10% de la producción mundial Propuso un esquema de triángulo con tres E:

· Energía · Economía · Entorno (o medio ambiente)

Y dijo que se podía añadir el ahorro (que en catalán comienza también por E) y el electoralismo, como E que habría que quitar para evitar las miopes planificaciones a cuatro años y para intentar obtener un consenso nacional sobre este asunto.

En cuanto a las tres E’s, dijo que cualquier intento de obtener una a base de forzar las demás, produciría resultados desastrosos.

España importa el 99,9 del petróleo y del gas que consume. Y mencionó a Francia como ejemplo de diversificación energética, al haber apostado por la energía nuclear, consciente de la total dependencia fósil (petróleo y gas) del exterior. Dijo que Francia había sido felicitada por la AIE en este sentido y especificó que el no cree que esa sea una solución perfecta.

En cuanto a las alternativas, abogó por no confiar en el “dios tecnología” y dijo que él considera que antes que entre la espada y la pared, el hombre moderno se encuentra “entre la geología y la demografía”, citando que éramos cientos de millones cuando empezó la era del petróleo y que se calcula que seremos 8.000 millones para el 2020. Pero puso el ejemplo de que los consumos son disparatadamente diferentes:

China, con 1,6 barriles por habitante y año.Occidente, con más de 10 barriles por habitante y año e India, con 0,6 barriles por habitante y año y el problema que pueden representar para todos y para las reservas que esos países se coloquen en el nivel occidental, aunque no lo dijo con un tono que exculpase la responsabilidad occidental en el nivel del consumo, sino simplemente como constatación de un punto de ruptura importante.

Hablando sobre la geología, comentó que los campos principales están envejeciendo y que apenas se descubren nuevos campos, que son más pequeños y de menos calidad. Dijo que los campos grandes envejecidos tiene un declive de un 5 a un 10% anual; lo que agrava la falta de nuevos descubrimientos, ya que sólo para mantenerse con los 82 millones de barriles diarios de consumo actual, habría que reponer, con nuevos descubrimientos unos 4 ó 5 millones de barriles diarios cada año.

Preguntado sobre las reservas existentes, dijo que no se conocen con precisión, ya que no se puede bajar a esas profundidades y no sólo porque los medios actuales sean un tanto imprecisos, sino sobre todo, porque los países y las empresas mienten. Lo hacen porque al declarar más reservas, se considera mejor su posición a la hora de obtener créditos de las autoridades mundiales. Puso los ejemplos del bochornoso aumento de las reservas de los años 80 en los países de la OPEP (tratado en Crisis Energética), que subieron de repente sus reservas en un 25%, sin correspondencia con descubrimientos físicos. Y también el (mal) ejemplo de Shell que había sobrevalorado sus reservas en un 20%

Se sorprendió de que el Deustche Bank y BP hubiesen puesto recientemente a Venezuela y Canadá con más reservas que a Arabia Saudita, hasta ahora el primer país con diferencia. Ello, porque consideran, por primera vez, como si de petróleo convencional se tratase, el petróleo de las arenas y esquistos bituminosos. Por tanto, dijo que los datos de las reservas mundiales están sujetos a un juego político tremendo y que no existe una organización internacional con capacidad de supervisión de estos datos.

ESM preguntó si MM creía que los conflictos actuales en Irak o en le Caspio se debían a esta escasez de petróleo. MM contesta claramente que, aparte de sus consideraciones personales, cree que sí, que los países (poderosos) buscan ganar tiempo y obtener control del acceso a estos yacimientos y confirma que el eje Medio Oriente y Caspio, forma la denominada “elipse energética”, que contiene el 75% de las reservas mundiales de petróleo.

MM mencionó que se actúa (respecto del petróleo) con la “política del yonqui” y que existe una gran tendencia a encomendarse a la diosa tecnología.

ESM pregunta de nuevo sobre la transición energética y el papel en ella de la energía nuclear. MM contesta que no es un defensor a ultranza de la misma, porque cree que falla o fuerza la E de “entorno” de su triángulo de E’s, ya que se desconoce el impacto que los residuos puedan tener o cómo tratar y resolver este problema. No cree que haya que tomar posturas draconianas en lo nuclear; cree más bien en soluciones híbridas. Y termina diciendo que lo nuclear no es una panacea, pero que hay que replantearlo. Pide que los gobiernos consideren aumentar el cupo de científicos y técnicos para el asesoramiento, que ahora juzga demasiado polarizado por los economistas.

JE pregunta sobre si no cree que habría que añadir otra E a su triángulo: la de los especuladores, que acaparan y sueltan el bien cuando les interesa. MM le devuelve la pregunta con ¿Por qué crees que hay especulación? Por pura especulación o porque hay especialistas que se dan cuenta de la escasez. JE contesta que cree que por lo segundo y entonces ambos acuerdan que sí pueden tener influencia en la situación. Y cita un libro estadounidense de dos autores, que no cita, para probar cómo algunos expertos se han dado perfecta cuenta de este grave problema y con un cinismo preocupante, abogan en el mismo, por invertir en: oro, energías alternativas, industria armamentística (porque entienden que los conflictos se generalizarán) y finalmente en petróleo.

JE confirma la preocupación de haber detectado que entidades financieras importantes y fondos de pensiones ya se están volcando en estos sectores. MM no ve el panorama nada halagüeño.

PB pregunta por las energías alternativas, como por ejemplo, la solar y MM prevé que crecerán enormemente. Pero dice que incluso así, las mejores previsiones de la AIE es que se doblen para el 2020 y que eso las dejaría todavía por debajo del 10% del total energético, excluyendo la hidráulica. Cree que no se deben esperar milagros y que nos podríamos dar por satisfechos, si simplemente cubriesen los crecimientos previstos. Cita al presidente de ExxonMobil para decir que su empresa calculó que una estación promedio de gasolina en los EE.UU. suministra la misma energía que nos 120 Km2 de paneles fotovoltaicos, expandiendo el ejemplo a las gasolineras de Exxon Mobil en todos los EE.UU. y a todas las gasolineras, para darse cuenta de que estamos ante prácticamente un imposible.

Se da por acabada la entrevista.