Bienvenido(a) a Crisis Energética viernes, 13 diciembre 2019 @ 17:16 CET

Invierno en EEUU con escasas reservas de petróleo y previsible desabastecimiento

  • Autor:
  • Lecturas 2.904
Artículos Mark Shenk, del servicio de información financiera Bloomberg, ha publicado un artículo acerca del estado de las reservas de crudo en los EE.UU. y cómo pueden afectar al abastecimiento los efectos del huracán Iván y la llegada de la estación invernal y sus diferentes patrones de consumo. El artículo, titulado originalmente Crude Oil Rises to Record Close of $48.88 as Ivan Cuts Supplies, se ofrece traducido y comentado a continuación: El crudo sube hasta un récord de $48.88 mientrás Iván corta los suministros.

El petróleo ha alcanzado un precio récord al cierre de $48.88 el barril ante la preocupación de que el daño producido por el huracán Iván haga que las reservas sean insuficientes para cuando las refinerías deban abastecer la producción de gasoleo de calefacción.
La producción de petróleo del Golfo de México todavía se encuentra hoy a un 28% por debajo de sus niveles normales, según el Mineral Management Service, que forma parte del departamento del Interior de EEUU. El huracán Iván golpeó hace una semana el área responsable del 25% de la producción de los EEUU. El puerto de Louisiana de petróleo de alta mar estuvo cerrado durante todo un día esta semana a causa de la tormenta.
“Nos encontramos en los actuales altos precios por una combinación del huracán Iván y la preocupación de que uno o dos huracanes más podrían interrumpir la producción en el Golfo”, dijo George Gaspar, un analista energético de Robert W. Baird en Milwaukee. “Los EEUU no podrán aguantar otra pérdida de este tamaño. La preocupación se debe a que los abastecimientos se recortarán en cuanto las refinerías se concentren en producir el gasoleo de calefacción para el invierno.” La entrega de petróleo en noviembre aumentó 42 céntimos (0.9%) en el New York Mercantile Exchange. El precio de liquidación de $48.88 ha sido el más alto desde que los futuros se comenzaron a comercializar en 1983. Los precios tocaron ayer la barrera de los $49, el más alto precio ‘intradía’ desde que se alcanzó el récord de los $49.40 el 20 de agosto. A primera hora de la mañana el petróleo estaba un 73% por encima de los precios de hace un año. El contrato para noviembre repuntó un 7.2% esta semana.
En Londres, los contratos futuros de Brent para noviembre subieron 20 céntimos (0.4%), alcanzando los $45.33 el barril en el International Petroleum Exchange, el más alto desde que éstos comenzaron a comercializarse en 1988. El petróleo Brent se encareció un 6.8% esta semana.

Las Reservas Estratégicas de Petróleo.

Los EEUU pueden prestar el petróleo de sus Reservas Estratégicas a las refinerías para paliar las interrupciones causadas por el huracán.
Shell Trading Co., una delegación americana del Grupo Royal Dutch-Shell con base en Huston, ha cerrado hoy un acuerdo con el departamento de energía de los EEUU para recibir 1.4 mb de estas reservas. Un portavoz dijo que la Placid Refining Co. ubicada en Port Allen, Lousiana, recibirá 300.000 barriles. “El mercado está preocupado por la pequeñez del préstamo”, dijo Jim Steel, director de investigación de activos de Refco Inc. en Nueva York. “A largo término las refinerías necesitarán más suministros si deben tener suficiente petróleo a mano.” La última vez que el departamento sacó petróleo de las reservas fue en octubre de 2002 después del huracán Lili, cando prestó 296.000 barriles a una sucursal de la Royal Dutch/Shell para paliar la interrupción del suministro en las tuberías de embarque.
Los depósitos de reserva de petróleo cayeron esta semana 9.1 m/b hasta 269.5 m/b, dijo el Departamento de Energía. Los inventarios están a 5.8 mb de un mínimo que no se había alcanzado desde septiembre de 1975. Además, es la primera vez desde 1988 que los suministros han caído en línea recta durante ocho semanas. Las refinerías funcionaban al 88.1% de su capacidad la semana pasada, con una caída del 7.6%.

Enorme caída

“Durante la semana pasada se produjo una enorme caída de producción en las refinerías”, dijo Bill O’Grady, director de investigación de futuros básicos en A.G. Edwards & Sons Inc. en St Louis. “Las refinerías no volverán a abrir de nuevo a los niveles de antes. Así que podrán emplear el tiempo en realizar tareas de mantenimiento. Esto ayudará a que se incrementen las existencias de petróleo” Después del huracán Lili las reservas remontaron hasta 20 millones de barriles (un 7.4%) en cuatro semanas debido a la acumulación de importaciones que llegaron a los puertos del Golfo de México. El petróleo puede alcanzar en Nueva York los $50 el barril la próxima semana en cuanto las refinerías incrementen sus compras para rellenar unos inventarios que están cerca de los bajos niveles que se alcanzaron hace 29 años. Según una encuesta realizada a comerciantes y analistas por Bloomberg News 24 de los 41 encuestados (un 59%) predijeron un incremento en los futuros, 14 un descenso y 3 dijeron que los precios sufrirían pocas modificaciones.
“Parece que entramos en una fase en la que el precio alcanzará niveles increíblemente altos” Dijo Chuck Hackett, broker y analista de Access Futures & Options Trading, una correduría de bienes comercializados en el mercado de futuros que opera en Woodlake, California.

Previsiones sobre el petróleo

Citigroup Inc., el banco más grande del mundo, aumentó sus previsiones sobre el precio del crudo. West Texas Intermediate, el precio estándar del petróleo americano, tendrá un promedio de $41, $36 y $28 respectivamente en 2004, 2005 y 2006 en comparación a la previsión anterior de $36, $28 y $24.
El banco aumentó sus previsiones para el 2004 sobre el Brent desde los $33 hasta los $38, según lo comunicado por los analistas Doug Légate, Jonathan Wright y Tony Eccles de la división de corretaje Smith Barney de Citigroup. Para el 2005 las previsiones sobre el Brent se subieron un 27% desde $26 hasta $36, y para los precios del 2006 desde los $22.5 hasta los $26.

EL COMENTARIO

En este artículo podemos encontrar información muy importante oculta tras un seco y escueto lenguaje financiero.

Hasta la semana pasada Bush se había resistido a la apertura de la Reserva Estratégica de Petróleo. Informan los medios americanos que se debe al huracán, ¿no serán las inminentes elecciones? Bien, el asunto es que finalmente ha cedido anunciando que se inyectarán 1.4 mb. Pero los precios allí no han descendido, sino que han repuntado hasta un récord de $48.87. De hecho los que comercian con el crudo han dicho que esta aportación es totalmente insuficiente. ¿Qué está pasando?

“Los depósitos de reserva de petróleo cayeron esta semana 9.1 m/b hasta 269.5 m/b, dijo el Departamento de Energía. Los inventarios están a 5.8 mb de un mínimo que no se había alcanzado desde septiembre de 1975. Además, es la primera vez desde 1988 que los suministros han caído en línea recta durante ocho semanas. Las refinerías funcionaban al 88.1% de su capacidad la semana pasada, con una caída del 7.6%.”

Analicemos los datos.

El huracán Iván ha provocado una caída de 1.5 mb/d en las importaciones de crudo del Golfo de México. Suponiendo que el hueco se ha prolongado durante 6 días, tenemos un desabastecimiento acumulado de 9 mb. Evidentemente, los 1.4 mb son insuficientes a no ser que la diferencia se pudiera paliar con extracciones del propio país o importaciones de algún otro productor.
El máximo de capacidad de las refinerías americanas se alcanzó durante el 2000 con un 97% de producción y su porcentaje promedio durante los últimos 10 años está siendo algo menos del 95%. Si ahora están trabajando un 7.6% por debajo de su capacidad, es decir al 88.1%, quiere decir que no les está llegando el suficiente crudo como para rendir a los niveles habituales. Veamos cuánto. EEUU consume, si no recuerdo mal, unos 21mb/d del los 83mb/d que se están produciendo actualmente en el mundo. Es decir, las refinerías americanas deben transformar (ya sé que hay ciclos y lo que digo no es exacto mas que en promedio) esa cantidad cada día. Si rinden un 7.6% por debajo de su capacidad quiere decir que están desabastecidas en algo más de 1.5 mb/d, que es justo la caída producida por el huracán.
Ahora bien, este desabastecimiento no se debería haber producido si los EEUU hubieran tenido un suministro fuerte por encima de su demanda. Es decir, un colchón amortiguador de capacidad importadora sobrante con México, Venezuela, Arabia Saudita ... y por supuesto de su propia producción nacional. Pero es evidente que si sucede lo que informa la noticia de Bloomberg quiere decir que no la tienen. Por lo tanto, los americanos están justo al límite (la unidad) de su ratio producción-importación/consumo y cualquier susto hace temblar los mercados de futuros (Si tuvieran excedente la ratio sería de 1 y pico, pero es muy probable que se estén acercando -si no están ya- al 0.9 y pico). ¿Por qué? Es sencillo, ya sabemos en CEO que los países productores están al límite de su producción, la de EEUU está en abrupto declive y, lo que parece más importante en la noticia, las reservas están en mínimos históricos y sólo garantizan 12 días escasos de suministros.
Evidentemente, lo que entienden los analistas financieros es que no ven entrar más petróleo del que entra, que la demanda nacional aumenta y finalmente que las reservas estratégicas a los niveles que están no pueden paliar el desajuste oferta-demanda. Es decir, los analistas parecen observar que lo del huracán es un botón de muestra (sólo 6 días) de lo que puede suceder cuando comience a pegar fuerte el frío y el consumo de carburante se ponga en máximos históricos justito después de las elecciones presidenciales. Definitivamente le están viendo las orejas al lobo y deducen que es más que probable un desabastecimiento energético en los próximos meses. Así que:

"Parece que entramos en una fase en la que el precio alcanzará niveles increíblemente altos" Dijo Chuck Hackett, broker y analista de Access Futures & Options Trading, una correduría de bienes comercializados en el mercado de futuros (commodity futures).”

De todos modos a mí me preocupan aún más las previsiones que hace el prestigioso Citigroup, pues aún con correcciones apunta hacia un claro descenso del precio del barril en los próximos dos años. Evidentemente, esto quiere decir que se reajustarán la oferta y la demanda. Pero esto sólo puede suceder por aumento de la oferta o disminución de la demanda. Dudo mucho que los del banco piensen que aumentará la oferta, pues si alguien está bien informado sobre los problemas de producción son ellos, que prestan el dinero para las prospecciones y saben con qué riesgos trabajan. Por lo tanto, se contraerá la demanda. Y por la fuerte corrección deduzco que se contraerá bastante. Es decir, el banco prevé una fuerte desaceleración económica en los países OCDE, pues en caso contrario no me lo explico. Así que tenemos una fuerte crisis económica en ciernes que si no se ha manifestado todavía es para que Bush salga reelegido en noviembre. De momento me voy apretando el cinturón por si el 'aterrizaje' es forzoso.