Bienvenido(a) a Crisis Energética martes, 09 agosto 2022 @ 19:46 CEST

El gran apagón en ciernes

  • viernes, 18 junio 2004 @ 11:05 CEST
  • Autor:
  • Lecturas 2.878
Noticias China vuelve a ser noticia debido a su insaciable hambre de energía. El Periódico de Catalunya, en el artículo "El gran apagón en ciernes", explica las medidas que el gobierno chino está adoptando para prever apagones y cortes de suministro. El gran apagón en ciernes

El creciente consumo de electricidad en China aboca al país a una situación de colapso energético.

La Administración anuncia que impondrá restricciones y elevará los precios.

IGNACIO ORTEGA (EFE)
PEKÍN

China se enfrenta este verano a la mayor escasez de energía de los últimos 20 años. Las razones son el derroche de electricidad y el recalentamiento económico. "Nos encontramos en medio de una avanzada fase de industrialización caracterizada por el alto consumo de energía y por su desigual distribución", admite Zhao Xizheng, director general de la Compañía Estatal de Electricidad, citado por la agencia oficial Xinhua.
Según las previsiones oficiales, la disparidad entre oferta y demanda de electricidad superará este verano los 30 millones de kilovatios, lo que supone un incremento del déficit energético del 17% con respecto al mismo periodo del 2003. Zhao culpa a los sectores de maquinaria, automoción, siderurgia y manufacturas (altos consumidores de energía), así como a la acelerada fiebre constructora, de ser la causa de la alarmante escasez de energía. "Estamos barajando diversas medidas de choque para garantizar el suministro y mantener bajo control la demanda de electricidad", subrayó el funcionario. Un total de 24 provincias y regiones chinas están imponiendo en los últimos meses constantes cortes en el suministro, aunque sin los efectos de ahorro energético deseados por las autoridades.
Las provincias más afectadas son Zhejiang (este), la de mayor renta per cápita del país; Shanxi (norte), cuenca hullera por excelencia; y Sichuan (suroeste), donde se halla la presa de las Tres Gargantas, que será la más grande del mundo. "No cubriremos la demanda con un aumento de la producción. Necesitamos reducir el consumo en 10.000 megavatios", argumentó Wang Hun, subdirector del departamento de Energía de la Comisión Nacional de Reforma y Desarrollo. Algunos expertos señalan que la creciente disparidad entre el alza de producción y la subida del consumo obedece a que el precio de la electricidad está aún regulado por las autoridades, mientras que el carbón ajusta su precio en el mercado.
Con el objetivo de promover el ahorro, la Comisión Nacional de Reforma y Desarrollo anunció ayer un alza de los precios de la electricidad, medida que afectará principalmente a las provincias costeras y meridionales del país. El aumento de precios afectará a la industria pesada --aluminio, cemento, acero, hierro y químicos-- y al comercio mayorista, pero no al sector agrícola o a los productores de fertilizantes. Según esta comisión, el consumo de energía aumentará este año un 11% (2,1 millones de kilovatios por hora), mientras la generación de energía se situará en el 9,6%.
Las compañías eléctricas, que han invertido 4.300 millones de dólares desde 1998 en la modernización de la red nacional, reconocen la "gravedad" del problema igual que predicen que las necesidades estarán satisfechas el 2006.
Con el objetivo de reducir la demanda, un total de 12 ciudades chinas impondrán tarifas especiales durante el verano. El ayuntamiento de Pekín, por ejemplo, incrementará un 11% el precio de la electricidad en el tercer trimestre.

Freno al aire acondicionado
Mientras, las autoridades de Shanghai prohibirán que los aparatos de aire acondicionado bajen de los 26 grados, al tiempo que obligarán a las oficinas, hoteles y grandes almacenes a utilizar 400.000 bombillas de bajo consumo en verano. El consumo de electricidad aumenta un 15% en verano debido al uso de aparatos de aire acondicionado en fábricas, oficinas y viviendas.
China, donde se construyen el 70% de las plantas hidroeléctricas del mundo, comenzará este año la construcción de nuevas centrales con una capacidad de generación de más de 30.000 megavatios. Según la Agencia Internacional de la Energía, el gigante asiático invertirá 2.000 millones de dólares en los próximos 30 años en la reforma de la industria del carbón, que cubre el 70% de las necesidades energéticas nacionales, y la construcción de nuevas plantas hidroeléctricas y nucleares.