Bienvenido(a) a Crisis Energética lunes, 22 julio 2019 @ 06:15 CEST

Ahora también avisa un editorial de La Vanguardia

  • Autor:
  • Lecturas 2.542
Noticias La Vanguardia también se une al tren de los que informan de que las causas de los altos precios pueden no ser solo cosa de especuladores, sino que hay problemas de suministro. El artículo ¿Shock petrolero? (requiere registro gratuito) sugiere que el petroleo no durará para siempre, pero que hay reservas de petroleo para cien años. Desde luego ni una palabra acerca de que esta no es la cuestion, sino que el cenit es lo importante, y este no es para dentro de cien años, pero mejor es algo que nada. Shock petrolero?

LA VANGUARDIA - 21/05/2004

Hace apenas unas semanas se consideraba el alza del precio del petróleo como un fenómeno anómalo y probablemente circunstancial, debido fundamentalmente a los excelentes rendimientos extraídos en las operaciones especulativas de los "brokers" y, en menor medida, a la inquietud que suscita la presente situación y el futuro político de dos de los países que acumulan mayores reservas, Arabia Saudí e Iraq.

Sin embargo, algo distinto debe de estar sucediendo para que una recomendación formal del ministro del Petróleo saudí a sus colegas de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), en el sentido de que aumenten la producción de crudo, sólo detuviera momentáneamente las tensiones sobre los precios, hasta tal punto que esta semana la cotización del barril volvió a situarse por encima de los 40 dólares. Ayer mismo, el prestigioso economista norteamericano Paul Krugman, colaborador habitual de "The New York Times", afirmó que no descarta que el petróleo fuera el responsable de una crisis económica global, especialmente si se producen interrupciones en el abastecimiento, aunque reconoció que la probabilidad de tal eventualidad es más bien baja.

Desde el estricto punto de vista de la oferta y la demanda, los temores están poco justificados. Es verdad que el ciclo económico en Estados Unidos, en Japón y otros países asiáticos, y en Europa, a poco que se confirmen las mejores expectativas, apunta a mayores niveles de consumo. También es cierto que el modelo tradicional se está alterando, por el crecimiento económico de China o porque, como señalaba ayer el "Financial Time"?, Indonesia, actual presidente de la OPEP, se convirtió en febrero en importador neto. Pero todos los análisis coinciden en asegurar reservas suficientes en el horizonte previsible, prácticamente hasta finales de siglo.

Sin embargo, es imposible predecir, por ejemplo, cuándo se convertirá Iraq en un suministrador regular. Y ya no hablemos de Arabia Saudí; cualquier atentado o rumor sobre ese país, con la cuarta parte de las reservas conocidas, resulta demoledor para el volátil mercado del crudo.