Bienvenido(a) a Crisis Energética jueves, 21 octubre 2021 @ 16:49 CEST

Mao Tse-tung, el deficit cero y el efecto California

  • jueves, 29 enero 2004 @ 17:44 CET
  • Autor:
  • Lecturas 7.095
Artículos De la historia china está sacada esta interesante historia, que podría ser una fábula pero que por desgracia ocurrió de verdad.

Mao Tse-tung quería a toda costa convertir a China en una superpotencia industrial. Para ello estudió en qué basaban su fuerza las potencias occidentales y observó que cuanto mayor era su producción anual de acero mas fuertes eran esas potencias. Así que decidió que China debería producir mas acero que nadie para ponerse en cabeza. Impuso las cantidades que debía producir cada provincia China. Si un gobernador no llegaba a esa producción perdería su puesto y su cabeza. Es más, si en una provincia conseguían duplicar la producción de acero, quien hubiera alcanzado justo su cuota lo pasaría mal. Por eso todos hacían lo posible y lo imposible para producir la mayor cantidad de acero.

Pero no se construye un alto horno de la noche a la mañana, se necesita una infraestructura y unos conocimientos que la sociedad campesina China no disponía. En cada aldea china se construyó un pequeño horno donde intentaban conseguir la producción exigida. Tal era la exigencia que llegaron a fundir todos los objetos metálicos que encontraron, quedándose sin herramientas, ni instrumentos de cocina. En las aldeas que no contaban con carbón o madera, llegaron a quemar las puertas de las casas y los muebles para alimentar los hornos.

Como todos estaban trabajando en los altos hornos, las cosechas de trigo se pudrieron en los campos.

Mao consiguió su objetivo, la producción de acero chino fue varias veces superior a la inglesa.
El acero obtenido era de una calidad tan mala que no servía para nada (fundiendo todos los metales que se pillan en un horno artesanal, sin los mas mínimos conocimientos de metalurgia, es difícil conseguir buen acero).

Pero aunque hubiera sido bueno, la industria china no tenia necesidad de este acero, ni capacidad para trabajarlo y darle alguna utilidad.

Como podéis imaginar, conseguir una producción asombrosa de acero no convirtió a China en la primera potencia mundial, sino que tuvo unas consecuencias desastrosas. Fueron millones los muertos por culpa de las hambrunas.

Cuesta creer que Mao cayera en un error tan simple y evidente, como es confundir causa y efecto: \"si los ricos gastan mucho dinero, gastemos mucho dinero y seremos ricos\".

Pero desgraciadamente, no es la única vez que un dirigente de un país cae en este error tan obvio.
Sin ir más lejos, la política económica de Aznar consiste en sacrificarlo todo con tal de tener un bonito déficit cero.

Que una buena marcha de la economía se refleje en un déficit bajo, no significa que \"España vaya bien\" si conseguimos el déficit cero a base de recortar salvajemente los presupuestos. Los parámetros económicos solo sirven como instrumentos de medida para saber como marcha la economía. Si cambias artificialmente dicho parámetro, entonces no valen para nada. Es como si en lugar de encender la calefacción, calientas el termómetro con un mechero. Conseguirás que marque 200º pero seguirás teniendo frió.

Después de esta larga introducción entro en el tema que nos preocupa. La energía.

En este campo también se ha dado una increíble y preocupante confusión de causa y efecto, que va a traer terribles consecuencias.

Algún brillante economista se dio cuenta de que cuanto menor es el precio de la energía, mas crece la economía.

Entonces llego automáticamente a la conclusión, \"Cuanto mas barata sea la energía mejor\", pasando por algo un hecho importante: lo que realmente es bueno para la economía, es que exista una fuente abundante de energía, el precio solo es indicador de la abundancia o escasez de energía.

En lugar de intentar mejorar la abundancia de la energía, (bajaría su precio) y así reactivar la economía, actúan únicamente sobre el indicador, es decir el precio.

Las medidas que tomaron los EEUU y ahora esta copiando Europa, consiste en liberalizar el mercado de la energía, y separar producción y distribución.

El objetivo de estas medidas es bajar los precios, y con toda seguridad lo lograran. Pero solo es una bajada artificial, la energía se sigue produciendo de la misma forma, su abundancia o escasez sigue siendo la misma.

Bueno, no del todo, al estar mas barata la energía, se despilfarra mucho más y por tanto habrá mayor escasez de energía, es decir será negativo para la economía.

Usando un símil, no se puede conseguir que cada persona tenga un diamante, sacando una ley que fije el precio del dilate en un euro. Por que el numero de diamantes no aumentara con la ley, y se perderán algunos en el despilfarro de diamantes. Como son tan baratos por qué tomar tantas precauciones y molestias a la hora de tallarlos, si sale mal compras otro.

El precio de los diamantes indican que estos son escasos, pero conseguiremos que estos sean abundantes cambiando artificialmente su precio.

No hace falta ser muy listo para darse cuenta de que esta ley provocara una escasez de diamantes en un plazo muy corto.

Eso mismo esta pasando con la energía: empieza a haber problemas de suministro (no tan exagerado por que no es tan exageradamente barata como el precio de los diamantes por un euro). Es el llamado efecto California.