Bienvenido(a) a Crisis Energética lunes, 17 diciembre 2018 @ 11:59 CET

El Titanic se hunde

  • Autor:
  • Lecturas 16.951
Artículos Se trae a estas páginas y para la sección de Dieoff, que es de donde proviene, este documento que esuvo en www.dieoff.com, famosa página creada por Jay Hanson y ahora mantenida por Tom Robertson. Es un compendio de escritos sobre los rendimientos decrecientes y la cada vez menor energía neta de los diferentes tipos de combustibles. El Titanic se hunde, aunque como decía alguien de la tertulia, parece que la banda seguirá tocando hasta el final.

La línea verde es la producción neta de energía si la inversión comienza antes del declive; la línea roja es la producción si la inversión comienza durante el declive. A corto plazo, la sociedad pierde algo de energía neta (área A) si invierte antes, pero evita una pérdida mucho mayor (área B) poco después.

Joseph Tainter ha estudiado unas dos docenas de civilizaciones y ha descubierto que la clave para su supervivencia es la energía. Las civilizaciones humanas colapsan cuando se hacen demasiado complejas para su energía base. Gever et. Al han calculado que si esperamos hasta que llegue el “cenit” del petróleo para lanzar un programa de urgencia sobre sistemas de energía alternativos, la energía neta podría caer hasta un 30% por debajo de los valores actuales, antes de comenzar a subir de nuevo [pág. 225]

¿Puede sobrevivir nuestra civilización a un corte del 70% de la producción energética?

Por Jay Hanson, 25 de junio de 1998

Traducido por Pedro Prieto el 31.08.2003

Por definición, las “fuentes” de energía tienen que producir más energía de la que consumen, porque de otra forma se llamarían “sumideros”

Esta es la curva de la energía neta descubierta empíricamente por R. Costanza y C. Cleveland (1983) mientras trabajaban en los campos de petróleo y gas de Louisiana. Una estimación muy general es que el 5% de la producción de un campo es una perdida de energía. La pérdida de energía se debe parcialmente a los subsidios económicos. Investigaciones recientes sugieren que los perversos subsidios totalizan alrededor de 1,5 billones de US$ al año en el mundo. Esto es dos veces mayor que el gasto militar global de cada año y tres veces más que la industria de las drogas. Para más información, ver http://www.websiteworld.co.uk/hot.htm

La economía global quema energía para obtener dinero; no hay sustituto para la energía. Aunque la economía trata a la energía exactamente como a cualquier otro recurso, no es como cualquier otro recurso. La energía es la condición previa para todos los demás recursos.

La economía global recibe casi el 80% de sus subsidios energéticos de las fuentes fósiles no renovables: petróleo, gas y carbón. Se denominan “no renovables” porque, a todos los efectos prácticos, no se pueden crear de nuevo. La razón de que se llamen “fósiles” es porque fueron “producidos” por la Naturaleza de plantas y animales muertos durante cientos de millones de años.

La clave para entender los aspectos de la energía es analizar el “precio energético” de la energía. Los recursos energéticos que consumen más energía que la que producen, no son útiles como fuentes de energía. Esta ley termodinámica es válida sin importar lo alto que esté el “precio dinerario” de la energía.

Por ejemplo, si cuesta más energía explorar, perforar, bombear, etc. un barril de petróleo que la energía que con él se recupera, entonces carece de sentido extraer ese barril, sin importar lo alto que pueda estar el precio del barril. En (Norte)américa, después de 2005, no tendrá sentido energético la búsqueda de petróleo. Durante el próximo siglo, la economía global se “quedará sin gas” tan pronto como los combustibles fósiles se conviertan en “sumideros”. Se puede discutir la fecha exacta en que esto pueda ocurrir, pero el fin de la energía fósil – y la economía global que depende de ella- son inevitables.

Una buena analogía es la de tener una moto con un depósito de cinco galones, pero que tiene la estación de gasolina más cercana a 10 galones de distancia (de consumo). No se puede llenar el depósito con viajes a la gasolinera, porque se quema más petróleo del que se puede cargar. Es imposible cubrir los gastos (el tamaño de la cuenta y el precio del gas no son relevantes) También se puede colgar la moto, porque uno se habrá quedado sin gas para siempre.

Lo mismo pasa con la economía (norte)americana: si como país, tenemos que gastar más de una unidad de energía para producir bienes y servicios para adquirir una unidad de energía, es imposible que podamos cubrir ese costo. Al llegar a ese extremo, la maquinaria económica (Norte)americana se “quedará sin gas” para siempre.

PETRÓLEO

El petróleo es la forma de energía que utilizamos más importante, representando el 38 por ciento del suministro energético mundial. Ninguna otra fuente de energía iguala las cualidades intrínsecas del petróleo de extractibilidad, transportabilidad, versatilidad y coste. Esas son las cualidades que permitieron al petróleo sustituir al carbón como energía principal en el mundo industrializado, a mediados de siglo y que son tan relevantes hoy como lo eran entonces.

Las previsiones sobre la abundancia de petróleo están generalmente deformadas por las definiciones inconsistentes de “reservas”. En realidad, cada año de las dos últimas décadas, la industria a bombeado más petróleo del que ha descubierto y pronto la producción no podrá hacer frente a la creciente demanda.

Según el artículo de marzo de 1998 de Colin J. Campbell y Jean H. Laherrère, se espera que la producción global de petróleo llegue a su cenit hacia el año 2005. Ver “El fin del petróleo barato” (“The end of cheap oil”) en http://dieoff.com/page140.htm

En noviembre de 1997, la Agencia Internacional de la Energía (AIE) se reunió en una conferencia sobre el petróleo en París. Laherrère y Campbell presentaron tres documentos sobre el agotamiento de petróleo (contra Adelman y Lynch, del Instituto Tecnológico de Massachusetts ó MIT)

Como resultado de esa conferencia la AIE preparó un documento para la reunión de los ministros del G8 en Moscú, el 31 de marzo de 1998. LA AIE adoptó los puntos de vista de Laherrère y Campbell y predijo un cenit para el petróleo convencional hacia el 2010 en unos 78,9 millones de barriles diarios y una reducción para el 2020 a los 72,2 millones de barriles diarios [Fuente: correspondencia personal de Laherrère] Ver Previsiones de la energía mundial para el 2020. “World Energy Prospects for 2020. http://www.iea.org/g8/world/oilsup.htm

Según Richard Duncan, esto representa un importante revés para la posición de la AIE. “Es un verdadero retroceso para ellos, porque hasta hace muy poco estaban en el campo sin límites de Julian Simón [correspondencia personal] Ver el documento sobre energía de Duncan “El ciclo de vida del petróleo mundial” (“The World Petroleum Life-cycle” en http://dieoff.com/page133.htm Franco Bernabé, director ejecutivo de la compañía italiana ENI SpA, cree que el mundo experimentará una crisis petrolífera como la de los años 70 en algún momento entre el 2000 y el 2005 http://www.forbes.com/forbes/98/0615/6112084a.htm

http://www.forbes.com/forbes/98/0615/6112084a.htm

GAS NATURAL

Al contrario que el petróleo, el gas natural no se transporta de forma económica. Puede ser enviado por gasoducto en un continente o licuado para ser transportado por vía marítima en los casos de exportación. Al contrario que sus mayores competidores, el petróleo o el carbón, tampoco puede ser almacenado con facilidad. Según Campbell, se espera que la producción de gas natural mundial llegue a su cenit hacia el 2020, año más, año menos. [pág. 119. “La inminente crisis del petróleo” (“The Coming Oil Crisis”). Multi-Science Publishing Company & Petroconsultants, 1997. http://www.amazon.com/exec/obidos/ASIN/0906522110 ] Bernabé es más pesimista y ve el cenit de la producción de gas natural mundial unos 10 años antes, hacia el 2010 http://www.forbes.com/forbes/98/0615/6112084a.htm Ver también Riva: http://hubbert.mines.edu/news/v97n3/mkh-new4.html

EL CARBÓN

El Departamento de Energía de los EE.UU. dice que tenemos suficiente carbón para los próximos 250 años: “…el total de los recursos carboníferos de la nación es grande y la utilización al ritmo actual no los agotará en el corto plazo… [Departamento de Energía, en inglés Department of Energy o DOE, N. del T. y la Agencia para la Información de la Energía; en inglés Agency for Information on Energy, o AIE]…se estima que los EE.UU. tienen carbón suficiente para 250 años.” [ Oficina de Investigación Geológica de los EE.UU.; en inglés, United States Geological Survey; N. del T. Documento de prueba FS-157-96, julio de 1996.] http://energy.usgs.gov/factsheets/nca/nca.html

¡Vaya! Eso es mucho carbón y deberíamos saberlo ¿No? Pues no. Parece que le Departamento de Energía olvidó considerar los costes energéticos de la extracción minera del carbón, cuando calculó el tamaño de sus recursos energéticos.

Según Gever et al, hacia el 2040 se necesitará más energía para la extracción minera del carbón nacional que la energía que se pueda recuperar (de él). En otras palabras, si la tendencia actual continúa, ¡el carbón nacional se “agotará” (es decir, se convertirá en un “sumidero” de energía) en 42 años (no en 250) [pág. 67]!

EL CARBÓN LÍQUIDO [ Steve Morningthunder, Instituto de Física, Universidad Nacional Autónoma de México ]

Lo que sigue está tomado de “Estrategias energéticas: hacia un futuro solar” (“Energy Strategies: Toward a Solar Future”); Unión de Científicos Preocupados, 1980; Ballinger, Cambridge, Mass. Págs. 10 y 75.

“También habrá graves consecuencias como resultado de la conversión del carbón a combustibles sintéticos. Para producir suficientes cantidades de petróleo y gas sintético, la minería del carbón, con las dificultades por las que ya atraviesa, debería incrementarse en una gran proporción. Debido a que la conversión del combustible tiene una eficiencia no superior al 60 ó 70 por ciento, a grandes rasgos habría que extraer 1,5 toneladas de carbón para producir un combustible sintético que contuviese aproximadamente el contenido energético de una tonelada de carbón. Además de los efectos destructores de la minería, tanto la gasificación de carbón, como las plantas de licuefacción, exigirían grandes áreas, emitirían grandes contenidos de contaminantes a la atmósfera, generarían grandes cantidades de residuos sólidos y consumirían una prodigiosa cantidad de agua”.

“Mientras que la combustión de todos los combustibles fósiles produce dióxido de carbono, algunos tipos son peores que otros. Desdichadamente, el carbón y los combustibles sintéticos derivados del carbón, están entre los más peligrosos, porque liberan aproximadamente unas dos veces más dióxido de carbono por unidad de energía que el equivalente de gas natural. Por tanto, existe una buena razón para cuestionarse el objetivo de incrementar la producción de carbón y combustibles sintéticos, como medio de compensar las futuras caídas de los suministros de petróleo.”

“La licuefacción y gasificación del carbón consumen y contaminan grandes cantidades de agua, un problema de particular relevancia en los estados occidentales que poseen recursos limitados de agua, en los lugares en que se localizan muchas de sus reservas de carbón.”

“Aunque el carbón seguirá siendo necesario como fuente energética, al menos durante las próximas décadas, su uso estará sujeto a severas normas medioambientales. A largo plazo, una gran expansión del consumo del carbón a escala mundial, puede llegar a ser inaceptable debido a la posibilidad de un cambio climático irreversible, combinado con otros efectos climáticos medioambientales desastrosos”

Lo que sigue está tomado del Atlas de la Energía de los EE.UU. en su 2ª edición; Coff & Young, 1986, Macmillan, Nueva York, 1986; págs. 58 y 60

Cada planta completa que produzca 50.000 barriles diarios de combustible para quemadores o crudo sintético… tendrá unas exigencias de agua estimadas en 10.000 acres/pie por año.”

PETRÓLEO NO CONVENCIONAL [Campbell]

Utilizo el término no convencional, como un paquete para todo aquel petróleo que no se califica de petróleo convencional por diferentes razones. Quizá es un término mejor que el de inconvencional (unconventional, en inglés, N. del T.) que también se utiliza. Es una calificación más amplia, por ejemplo, que la que emplea el USGS, que la restringe a los depósitos que no tienen contacto claro con el agua y se denominan recursos de tipo continuo. Como se ha discutido antes, la frontera entre el petróleo convencional y n o convencional es difusa, aunque la distinción general es aún válida y de hecho, crítica.

“Además de la tremenda carga sobre el ambiente y el agua, las plantas de licuefacción produce compuestos orgánicos cancerígenos en los residuos del carbón y dejan trazas de metal contaminantes.”

Las categorías que se incluyen en el petróleo no convencional son

  • Petróleo de los esquistos petrolíferos
  • Petróleo de arenas alquitranadas
  • Petróleo pesado
  • Petróleo de recuperaciones por mejoras
  • Petróleo obtenido por inyección en las perforaciones
  • Petróleo en ambientes muy hostiles
  • Petróleo en depósitos muy pequeños.

Juntos comprenden unos recursos apreciables y tienen dos características esenciales: suelen ser viables solo cuando los precios son muy altos y tienen unos patrones de agotamiento diferentes, porque crecen de forma muy lenta, para alcanzar una meseta baja (de producción) bastante prolongada, antes de empezar a declinar. La producción de alguna de estas categorías está muy vinculada a la producción de petróleo convencional, con el cual están asociadas. No contribuirán por mucho tiempo a la producción mundial, una vez que el petróleo convencional haya llegado a su cenit.

Mientras que el petróleo convencional está básicamente limitado por la existencia de recursos, el petróleo no convencional depende más de factores económicos y su producción es más análoga a la minería. LA distinción entre reservas y recursos tiene más significado cuando se aplica al petróleo no convencional que al convencional. La escala completa de las operaciones necesarias para la extracción de cantidades significativas de petróleo no convencional es la mayor limita

PETRÓLEO DE ESQUISTOS [Campbell]

Se puede destilar petróleo de determinados esquistos ricos en materia orgánica, de la misma forma que el petróleo se puede destilar del carbón, como se hizo en Alemania durante la Guerra. El material orgánico consiste en kerógeno que no ha sido convertido en petróleo. Por tanto, el líquido que así se produce no es en absoluto petróleo, estrictamente hablando. El petróleo de esquisto debería clasificarse mejor en el dominio del carbón, más que como una fuente de hidrocarburos, pero se menciona aquí porque a menudo se clasifica (colmection) como petróleo.

La explotación más avanzada de petróleo de esquistos se encuentra en la cuenca de Piceance, en Colorado. Se considera que unos depósitos que rinden más de 10 galones por tonelada ya son comercialmente explotables. El proceso conlleva un alto coste medioambiental, en forma de residuos, algunos tóxicos y por las grandes cantidades de agua que se consumen. El material de desecho, tiene unas partículas muy finas y ocupan más espacio del que ocupaba antes de ser procesado. Es inestable cuando se amontona en vertederos.

Aunque en EE.UU., se han realizado inversiones considerables en los proyectos de petróleo de esquistos, con posterioridad a la crisis del petróleo de los años 70, la mayoría de los proyectos se han abandonado. Hay depósitos similares en muchos otros países, incluyendo Australia, Brasil, la antigua Unión soviética, Zaire y China. Los recursos son muy grandes, pero la producción mundial actual difícilmente excede de los 500.000 barriles diarios y seguirá así por bastante tiempo.

Australia, que tiene unas reservas limitadas de petróleo ha comenzado recientemente a explotar el petróleo de esquistos cerca de Gladstone, en la costa de Queensland. El proyecto fue promovido por el gobierno que ofreció exención de impuestos. Se espera que la producción comience dos años más tarde, alcanzando los 14.800 barriles en el octavo año. Si todo va bien, se podrían llevar a cabo nuevos desarrollos, para producir unos 250.000 barriles diarios. Se espera que los costes de producción sean de unos 11,50 US$ por barril, posiblemente cayendo hasta los 6,50 US$ por barril cuando el complejo esté en plena producción. Aunque es un proyecto muy prometedor y valioso, que duplicaría la actual producción del Estrecho de Bass, lo único que demuestra es el tiempo requerido para estas operaciones. El lento incremento de la producción hacia una meseta baja de producción, es la característica del petróleo no convencional

EL BITUMEN, LAS ARENAS ASFÁLTICAS Y LOS DEPÓSITOS DE PETRÓLEO PESADO [Campbell]

Cuando el petróleo migra a las poco profundas márgenes de las cuencas, es atacado por una bacteria, que elimina las partes ligeras, dejando unos materiales pegajosos y viscosos conocidos por sus formas variadas de bitumen, asfaltos y alquitranes. Esas sustancias se catalogan como petróleos pesados y hay una cierta dificultad para clasificarlas con precisión. Sus características varían, dependiendo de la composición del petróleo del cual se derivan y los procesos de alteración posteriores. La frontera entre el bitumen y el petróleo pesado se traza en una gravedad de 10º API y una viscosidad de 10 mPa-s. El asfalto es un tipo de bitumen de una gravedad cercana a los cero grados API.

Los dos depósitos más grandes son las reservas de arenas alquitranadas de Athabasca en Canadá y los depósitos de petróleo pesado del área del Orinoco, al este de Venezuela, que se estima tienen más de un billón de barriles.

De los dos, los depósitos de Canadá son los que están en un estado más avanzado de explotación. El depósito se trabaja en unas gigantescas minas a cielo abierto, y también se explotan por la estimulación por vapor in situ. Un nuevo sistema es el de la perforación de pozos horizontales para la inyección de vapor, así como para la producción. Los trabajos mineros incluyen la extracción de los estériles; la separación del bitumen con vapor, agua caliente y sosa cáustica y después diluyéndolo con nafta. Después de centrifugarlo se produce bitumen líquido a 80º C, que después se refina en un proceso de cocción y demás tratamientos, que consiguen un petróleo sintético de menor gravedad y bajo en azufre. El proceso es económicamente viable y se estima que los costes se pueden reducir de los 12-13 US$/barril a los 9 US$ por barril hacia 1998, dependiendo de coste de capital, etc. En la actualidad se están produciendo unos 400.000 barriles diarios y hay unas claras perspectivas de expansión. Hay una gran fuerza laboral trabajando en las operaciones.

En Venezuela, el petróleo pesado, que tiene una gravedad promedio de 9,5 º API, se extrae mediante estimulación por vapor y diluyentes químicos de los depósitos a profundidades de entre los 150 y los 1.200 metros. Se estima que se podrían recuperar unos 270.000 millones de barriles. Se siguen los patrones típicos de perforar cinco pozos en una malla regular. El vapor se inyecta a través de los pozos periféricos. Se condice el petróleo hacia el pozo central que puede producir inicialmente unos 600 barriles diarios, durante un periodo de pocos meses hasta que el área de captura se drena. Existen nuevas propuestas para extraerlo directamente con la ayuda de pozos horizontales y bombas sumergibles, ampliando el área de captura hasta aumentar las tasas de extracción a los 1.400 barriles diarios, incluso sin inyección de vapor. En los 80, Venezuela lanzó al mercado un producto extraído de bitumen, conocido como Orimulsión, que se usa como un quemador comercial para la generación de electricidad. Consiste en una emulsión de un 70% de bitumen, procesado a un tamaño de partículas de 20 micrones y mezclado con agua con un (surfactante) de 2.000 partes por millón (ppm). Tiene un contenido de sulfuro relativamente alto, que puede quitarse, sin embargo, en gran parte, con los filtros de las estaciones térmicas. Se espera que la producción llegue a los 400.000 barriles diarios para el 2000 y unos 600.000 barriles diarios para el 2005. Casi la mitad de las inversiones se va en las instalaciones de procesamiento. Las exportaciones a Europa han disminuido, sin embargo, debido parcialmente a las emisiones, pero se pueden encontrar nuevos mercados.

Es obvio que los recursos de las arenas alquitranadas son enormes. Los mayores depósitos se encuentran en Canadá y Venezuela, pero hay muchos otros en todo el mundo, incluyendo dos muy grandes, conocidos como Aldan y Siliger en la antigua Unión Soviética. Aunque puede ser económico producirlos al menos a cierta escala, utilizan grandes cantidades de petróleo generados por vapor y son muy dañinos ambientalmente, tanto para el productor como para el consumidor. Sin duda, la producción aumentará en el futuro, pero probablemente hasta un techo bajo, debido a los límites de la incierta escala de la operación y solo cuando el petróleo convencional sea mucho más escaso de lo que hoy es.

OTROS DEPÓSITOS DE PETRÓLEO PESADO [Campbell]

La clasificación de lo que constituye petróleo pesado es de alguna forma arbitraria, con una frontera que varía entre los 10, 15 ó 20º API. Aquí preferimos la cifra superior. Hay un gran número de campos de petróleo pesado, que se encuentran prácticamente en todas las cuencas productoras, generalmente a poca profundidad. El petróleo pesado tiene generalmente una gran viscosidad y tasas de producción bajas, que generalmente exigen el bombeo. El perfil de producción, por tanto, crece con lentitud, hasta llegar a una larga y baja meseta antes de disminuir gradualmente. Muchos depósitos de petróleo pesado se han despreciado en el pasado o han producido muy poco, porque su economía resultaba desfavorable (comparada con el petróleo convencional). En el futuro habrá una mayor proporción de petróleo pesado: una estimación sugiere que hasta el 37% del no descubierto (undiscovered, en inglés, N. del T. para referirse a una conocida forma de clasificación de las reservas) será petróleo pesado. Los descubrimientos en aguas profundas suelen contener petróleo pesado, debido al los bajos gradientes geotérmicos de la gruesa capa de agua [págs. 121,122, Campbell, 1997]

ARENAS PETROLÍFERAS [Youngquist]

“Gran parte de las arenas petrolíferas se encuentran demasiado profundas para ser trabajadas en superficie por franjas. Se están intentando otros métodos para recuperar este petróleo tan profundo, pero el balance económico las hace marginales. Con el método de minería en superficie y los procesos de refino actualmente en uso, cuesta unos dos barriles de energía producir un barril. Para expandir la minería en superficie, hasta producir, por ejemplo, en el nivel de los 18 millones de barriles que se consumen diariamente en los EE.UU., habría que realizar la mayor operación minera mundial, en una escala que no es posible en un futuro previsible, si es que llega. Canadá aumentará probablemente y de forma gradual la producción de esos depósitos, pero hasta que el petróleo convencional del mundo se encuentre en gran parte agotado, esos depósitos canadienses sólo van a representar una pequeña fracción de la producción mundial. La producción siempre será insignificante respecto de la demanda potencial. Las arenas petrolíferas son ahora y serán importantes para Canadá, como una fuente de energía e ingresos a largo plazo. Pero no serán una fuente de petróleo como son los pozos de petróleo actuales.” [ GeoDestinies, por Walter Youngquist; National Book Company, 1997. http://www.amazon.com/exec/obidos/ASIN/0894202995 . Ver http://dieoff.com/page132.htm ]

PETRÓLEO DE ESQUISTOS [Youngquist]

“En 1997, no se está produciendo petróleo de esquistos en los EE.UU…. ni en ningún otro lugar. Se han intentado una gran cantidad de procesos. Todos ellos fallaron. Unocal, Exxon, Occidental Petroleum y otras compañías y la Oficina de Minas de los EE.UU. han realizado esfuerzos considerables sin ningún resultado”

LAS COMPAÑÍAS DE PETRÓLEOS DE ESQUISTOS ARRUINAN A LAS COMUNIDADES AGRÍCOLAS DE ALBERTA [Artículo del News]

Grupos ambientales y granjeros están que echan pestes contra los impactos ambientales (que provocan) los grandes proyectos de extracción de petróleo y gas del norte de Alberta.

Se cree que las arenas petrolíferas de Alberta contienen aproximadamente un tercio de los recursos mundiales de petróleo; se estima que unos 300.000 millones de barriles de las arenas son recuperables en última instancia, iguales o mayores que las reservas de Arabia Saudita.

Un informe del biólogo conservacionista Brian Horejsi del Western Wildlife Environments Consulting muestra que hasta la fecha se han perforado hasta la fecha más de 225.000 pozos y se han preparado 1,5 millones de kilómetros de accesos sísmicos y están previstas inversiones por unos 25.000 millones de dólares.

En Hyrthe, a unos 480 kilómetros al noroeste de Edmonton, el antiguo pastor evangélico de la Reforma Cristiana, Wiebo Ludwig dice que los proyectos de petróleo y gas que ahora rodean su granja, han matado a mas de 50 de sus cabezas, causando tres abortos a mujeres de su familia y defectos de nacimiento a cuatro de sus nietos.

“Tengo que hacer algo. No es solo nuestro problema; tenemos que hacer algo por Alberta. Tenemos que parar esta desastrosa contaminación”, dice Mamie Ludwig, su esposa. Los Ludwig han luchado en vano para que el gobierno oiga (sus reclamaciones) sobre los efectos en la salud de la producción de gas.

La Coalición del Ecosistema de las Montañas Rocosas (Rocky Mountain Ecosystem Coalition (RMEC), N. del T.) apoya a los Ludwig. “Es fácil tachar a los Ludwig de lunáticos. Pero el asunto con el que se enfrentan, las emisiones de las instalaciones productoras de petróleo y gas, no es ficticio; es algo muy real, dice Mike Sawyer, director del RMEC.

Ha estallado una guerra verbal entre las compañías petrolíferas y los ambientalistas que protestan. Las compañías alegan que los que protestan han saboteado el equipo y dicen que Ludwig fue el responsable de una explosión en un pozo de petróleo en Suncor Energy el 24 de agosto.

Los cargos se retiraron en septiembre. “El fiscal revisó todas las evidencias que la policía había recogido y concluyó que no había indicios sobre los que se pudiese basar evidencia alguna”, dijo Peter Tadman, portavoz del Departamento de Justicia.

Las compañías petrolíferas como al Compañía Energética de Alberta, han intentado comprar a los Ludwig, ofreciéndolos 520.000 dólares canadienses (unos 338.000 US$) para dejar la provincia, que ellos han rechazado.

Mientras tanto en el nordeste de Alberta, los expertos industriales dicen que los desechos creados por Suncor cerca de Fort Mac Murray, a unos 400 kilómetros al nordeste de Edmonton, representan una amenaza medioambiental peor que la del desastre del Exxon Valdez.

Brian Staszenski, del Centro de Recursos Medioambientales con base en Edmonton, una agencia informativa financiada por el gobierno y la industria, ha advertido que si una inundación o un terremoto llegasen a abrir un agujero en los gigantescos diques de arena que contienen los lagos, el vertido de desechos tóxicos podría contaminar el río Athabasca a lo largo de todo su cauce, hasta el delta del Mackenzie, en los territorios de norte.

El desecho del agua con residuos del petróleo es un subproducto del proceso que se lleva acabo para recuperar el petróleo de las arenas alquitranadas. Por cada barril recuperado, se vierten dos barriles y medio de líquidos de desecho en los gigantescos estanques. El estanque masivo de Syncrude, que mide 22 kilómetros de circunferencia, tiene 6 metros de profundidad de aguas turbias sobre un pastel de 40 metros de profundidad de arenas, sedimentos, arcilla y petróleo no recuperado.

FUENTE: “En la Alberta rural, las empresas de recursos en el objetivo de una campaña de sabotaje”, por David Crary, Associated Press, 28 de octubre de 1998. “Se retiran los cargos contra el pastor, acusado de prender fuego a un pozo” Grande Prairie Herald-Tribune. 10 de septiembre de 1998. "Alberta's black gold rush" by Christopher Genovali, Canadian Dimension, March 13, 1997. "Critics say oil-sands waste poses major environmental problems" By Larry Johnsrude, The Ottawa Citizen, January 19, 1992

HIDRATOS

“Hay metano en los hidratos, que son unos sólidos parecidos al hielo y se encuentran en las regiones árticas y en las aguas profundas. Las esperanzas de explotar estos depósitos parecen condenadas, porque al tratarse de un sólido, el gas no puede migrar y ser acumulado en grandes volúmenes. Los informes de que el campo de Messoyakha en Siberia produjeron gas de los hidratos, son aparentemente erróneos” [pág. 120, Campbell, 1997]

SOLAR

“Algunos estudios indican que para disfrutar de un nivel de vida relativamente alto, la población (Norte)americana debería ser de 200 millones o menos (Pimentel et al., 1994ª) http://www.envirolink.org/orgs/gaia-pc/Pimentel2.html Con un “ideal“ situado en los 100 millones: http://dieoff.com/page136.htm

“Los EE.UU. podrían conseguir un futuro energéticamente seguro y un nivel de vida satisfactorio para todos, si la población humana se estabilizase en un óptimo estimado de 200 millones (por debajo de los 260 millones actuales) y las medidas de conservación consiguieran bajar el consumo per capita a aproximadamente la mitad del nivel actual (Pimentel et al., 1994). Sin embargo si la población de EE.UU. se duplica en 60 años como parece más probable, los suministros de energía, alimentos, tierra y agua llegarán a ser inadecuados y la degradación de la tierra, los bosques y el ambiente en general aumentará (Pimentel et al., 1994, USBC 1992a)” http://dieoff.com/page84.htm

ETANOL

“La producción de etanol es muy costosa en recursos energéticos fósiles y no aumenta la seguridad energética. Esto se debe a que se necesita considerablemente más energía, la mayoría de ella de combustibles fósiles de alta calidad, para producir cantidades de etanol que contienen menos energía que la consumida en producirlo. Específicamente, se utiliza alrededor de un 71% más energía para producir un galón de etanol que la energía que contiene un galón de etanol” Pimentel. http://hubbert.mines.edu/news/v98n2/mkh-new7.html

HIDRÓGENO

La denominada energía del hidrógeno consume más energía que la que produce; ha sido y siempre será una energía “agotada”

NUCLEAR

Proceso/// Electricidad en MWh/// Combustibles (a) [10^6 Btu]

Extracción por minería de 5.682 toneladas métricas de uranio natural///1.667.000///20.010.000

Molturación de 5.682 toneladas métricas de uranio natural///2.736.000///99.800.000

Conversión de 5.682 toneladas métricas de uranio natural///82.960///7.676.000

Enriquecimiento de 3.022 × 10^3 unidades separativas de trabajo (kg)///8.533.000///2.412.000

Fabricación del combustible de 822 toneladas métricas de uranio enriquecido///247.400///2.109.000

Planta nuclear; 30 años de duración///461.500///18.140.000

Reprocesado(b) de 822 toneladas métricas de combustible///16.360///292.600

Almacenamiento de residuos; 30 años de operación///5.010///183.200

Transporte de 5.682 toneladas métricas de uranio natural///597///81.930

822 toneladas métricas de combustible///1.861///255.900

Total de energía requerida///13.750.000///151.000.000

[Tabla de la pág. 192, Análisis de energía neta (Net-Energy Analysis) de Daniel T. Spreng, Oak Ridge Assoc. Univ. & Praeger, 1988] .

TABLA IV. 3. Las necesidades energéticas a lo largo de la vida en funcionamiento de un reactor de agua presurizada de 1000 Mw (e) con No Reciclado, 0,30% enriquecimiento de Esquistos de Chattanooga producen una generación de 197.100.000 Mwh

a No se incluyen los combustibles que se utilizan para generar la electricidad.

b Sin el reciclado, tanto de uranio como de plutonio, probablemente no habría reprocesado. Por otra parte, no hemos evaluado la energía que se requiere para el almacenamiento del combustible gastado. Puesto que es un capítulo muy pequeño, aceptamos que el reprocesado y el almacenamiento de residuos permanezcan como una estimación del almacenaje no evaluado del combustible gastado. Fuentes: Perry, Rotty, and Reister 1977; Rotty, Perry, and Reister 1975.

“La industria nuclear estadounidense es un soberbio ejemplo de lo que puede suceder cuando la relación entre la energía y el beneficio se ignoran. Ahora parece que los EE.UU. tendrían suerte si la industria nuclear hubiese producido tanta energía como la que ha consumido. Aunque las plantas, de forma individual, tienen una relación energía/beneficio de aproximadamente 4, esa relación para el conjunto de la industria se divide por dos por las inversiones energéticas adicionales: los subsidios federales, que no están incluidos en la energía (o en los dólares) invertidos en las plantas de forma individual y la energía invertida en las 22 plantas nucleares inacabadas que han sido canceladas. Cuando se incluyen esos costes, la relación energía/beneficio de la energía nuclear resulta no ser superior a 3,4 a lo largo de la vida útil de todas las plantas en funcionamiento y en construcción, lo que es mucho más bajo que muchos de los otros combustibles que los EE.UU. podrían haber explotado con mucha menos controversia. Y esta estimación no incluye los costes energéticos sustanciales (y probablemente monumentales) asociados con el desmantelamiento de las centrales, ni el almacenamiento permanente de residuos

Desde luego, los expertos no podían haber previsto todos los problemas que acosan a la industria nuclear, pero en gran medida, los expertos se dejaron llevar a sí mismos por la euforia general de la Era Atómica. Confiados en su capacidad para superar todos los problemas con nuevas tecnologías, los políticos simplemente supieron que la energía nuclear sería finalmente “demasiado barata para ser medida” 'Por ello, los EE.UU. tienen ahora que analizar las alternativas propuestas con mucho más cuidado que lo hicieron con la industria nuclear. Las relaciones energía/beneficio y cómo se espera que cambien en el futuro, son una herramienta indispensable en esa tarea. Es especialmente vital que se incluyan en la relación energía/beneficio, los costes asociados de la energía, tales como los subsidios gubernamentales, la contaminación, la degradación medioambiental y otras “externalidades” [pág. 223, Gever et al.]

“En general, el uranio es relativamente escaso en la corteza terrestre, con unas 4 partes por millón, en promedio. Por tanto, un incremento significativo de la energía nuclear –incluso quintuplicarla, que se solicitaba de forma generalizada antes de los incidentes de Three Mile Island y (la mucho más preocupante) de Chernóbil- agotarían los suministros ahora a mano. Esos suministros incluyen tanto los depósitos ya explotados, pero puestos en naftalina debido a la actual falta de demanda, como las bolsas conocidas de alta concentración, que podrían ser puestas en explotación con bastante rapidez. Por tanto, la expansión de la energía nuclear resaltaría la necesidad de volver de nuevo a desenterrar los reactores regeneradores y a perseguir la tecnología de fusión.” [ pág. 90, “Energía para el mañana” (“ENERGY FOR TOMORROW'S WORLD”); World Energy Council, 1993 ]

LOS REACTORES REGENERADORES Y LA FUSIÓN

Existe mucha literatura sobre los reactores nucleares del tipo “regeneradores” (en inglés, “Fast-Breeder reactors”, N. del T.), de los que se asegura que producen más combustible del que consumen. Para algunas personas, esta posibilidad ha generado una confianza en que los humanos pueden seguir tratando los recursos del mundo como si fuesen ilimitados. De hecho esa confianza es ilusoria, como resultado de una equívoca interpretación de algunos hechos de física bastante sencillos. El combustible para las plantas nucleares convencionales (de fisión) es el isótopo de uranio U235. Pero la forma más común de uranio en el mundo (alrededor del 99 por ciento de las reservas conocidas) es el uranio en su forma no fisible, el U238. Para obtener combustible para las plantas nucleares, las pequeñas cantidades de U235, tienen que ser separadas, para producir el uranio “enriquecido”.

“Pronto se dieron cuenta de que si un neutrón de una reacción de fisión es capturado por un átomo de U238, se convierte en plutonio 239 (Pu239), un material altamente fisible. El así denominado reactor regenerador (del cual existen unos pocos prototipos) convierte el U238 en combustible Pu239. No es que saque el combustible de la nada. Se trata de una simple planta de reprocesado de un recurso que incorpora energía en un material, para convertirlo en otro más “utilizable”. Todo este proceso multiplica las reservas conocidas de material fisible por un factor que es sustancial, pero en ningún caso ilimitado. Que el Pu239 sea un material extremadamente peligroso y muy adecuado para la construcción de bombas atómicas, es una razón más para guardarnos contra la palabrería poco sistemática de los que resaltan la importancia de la opción de los regeneradores. El hecho adicional de que los reactores regeneradores sean tanto costosos como muy problemáticos en su funcionamiento es otra razón para la cautela.

La “definitiva” forma ilimitada de energía sobre la que se debate es la fusión nuclear. En ella, el deuterio, un isótopo natural del hidrógeno, serviría como combustible para las plantas que replicarían las reacciones que tienen lugar en el interior del sol, a temperaturas de millones de grados. Aunque ha habido anuncios de avances importantes en esta área desde que dejamos la escuela, hace unos 35 años, los programas del reactor de fusión no han conseguido otra cosa que absorber ingentes cantidades de dinero. También han absorbido ingentes cantidades de energía en la construcción y la operación de las cada vez más sofisticadas máquinas. Nadie sabe si algún día ofre3cerán algún beneficio económico o energético, pero incluso si lo hicieran, los resultados sólo estarían disponibles para un pequeño grupo de naciones ricas; la energía de fusión será con seguridad demasiado cara (y demasiado peligrosa) para los demás. Esta opción supone incubar demasiados huevos para ser parte de un plan realista” [págs. 92-93. “Energía y la economía de la sostenibilidad ecológica” (“ENERGY AND THE ECOLOGICAL ECONOMICS OF SUSTAINABILITY, John Peet; Island Press, 1992 http://dieoff.com/page156.htm ]

Los EE.UU., el Reino Unido y Francia han abandonado todos sus reactores regeneradores. http://dieoff.com/page155.htm

EFICIENCIA ENERGÉTICA

La eficiencia energética de las máquinas de calor (incluyendo las de petróleo y diesel de combustión interna, los motores a reacción, las turbinas fijas de las plantas de energía, etc. que queman la inmensa mayoría de nuestro petróleo y carbón, se han mejorado en gran medida, desde los días del ingenio de vapor de Newcomen de hace 300 años. Hay pocas posibilidades de mejora en cualquiera de esos diseños, porque han sido exprimidos en los laboratorios y después refinados (en los últimos 50 años) mediante diseños por ordenador y mediante la simulación, para intentar optimizar su eficiencia.

CONSERVACIÓN DE LA ENERGÍA

El libro “Por qué falla la conservación de la energía” (“Why Energy Conservation Fails”), de Herbert Inhaber, 1997, Quorum Books, Westport, CN, de 237 páginas, lo cuenta muy bien Por tanto, a pesar del atractivo ecológico, la eficiencia y la conservación (combinadas) apenas podrán impedir la inminente crisis. http://www.amazon.com/exec/obidos/ASIN/1567201202/brainfood.a

EL BUCLE DE REALIMENTACIÓN POSITIVA

La menguante “energía neta” del petróleo impone un bucle de realimentación positiva: puesto que el petróleo se utiliza, directa o indirectamente, en todo, a medida que se hace menos eficiente “energéticamente”, todo lo demás también se hace menos “energéticamente eficiente”, incluyendo a las demás formas de energía. Por ejemplo, el petróleo representa alrededor del 50% del combustible que se utiliza en la extracción del carbón.

Cuando la producción global de petróleo llegue al cenit, las subidas de precios afectarán rápidamente a toda la economía. De 1972 a 1982 el porcentaje del Producto Interior Bruto que se destinaba a la extracción de recursos creció del cuatro al diez por ciento.

Se está produciendo alguna energía alternativa con pérdida de energía neta (p.e. las arenas alquitranadas y el etanol). Esto solo puede continuar mientras podamos seguir permitiéndonos subsidiarlo con petróleo barato. ¡Irónicamente, algunas energías sólo son viables en tanto en cuanto no las necesitamos!

Las realimentaciones positivas del agotamiento del petróleo van a proporcionar muchas sorpresas desagradables en las dos próximas décadas. Lo que los economistas han denominado “la economía de Valhalla” ya se está desmoronando: lo que fue el milagro asiático ahora es la pesadilla. Me temo que debido a la caída de la calidad de los recursos. Cuando esta calidad sea definida en términos de inversión energética, podremos apreciar claramente que la calidad está cayendo en casi todo el espectro de los recursos.

_______________________________

Hubbert, el profeta persistente

Por Garrett Hardin

La profecía del petróleo dio un nuevo giro en 1948, en el 150 aniversario del ensayo de Malthus. M. King Hubbert (1903-1989), un geólogo del petróleo que estaba entonces empleado por Shell Oil, introdujo un nuevo y sofisticado método de análisis. Su método se basaba en el esfuerzo por barril, que costaba el esfuerzo de perforar cada barril de petróleo descubierto y llevarlo a la superficie. El precio dinerario del petróleo “manteniendo constantes los demás factores”, se incrementa con la escasez; pero mientras la gente esté dispuesta a pagar el precio, las compañías no tienen razones para dejar de seguir perforando. Finalmente, sin embargo, el precio energético de obtener petróleo excedería la energía que se derivaría del producto, hasta un punto en el que no hubiese una defensa racional para “producir” más combustible de petróleo. Hubbert se dio cuenta de que los barriles de petróleo que se producían por una determinada unidad de energía, habían ido disminuyendo regularmente con el tiempo. Proyectó la curva hacia el futuro y predijo el fin del petróleo para los EE.UU. y para el mundo. Estos datos finales estaban mucho más cerca de la realidad que los que las mayores compañías de petróleo suponían en sus centrales. Incomprensiblemente, Hubbert fue pronto etiquetado como la última reencarnación del agorero.

Hubbert insistió ampliando y perfeccionando sus métodos durante las siguientes dos décadas. Predijo que a principios de los 70 el precio del petróleo daría un salto importante. Cuando llegó la crisis del petróleo de 1973 –ahora la llamamos la primera crisis del petróleo- Hubbert fue reivindicado. No podemos ignorar el hecho de que la política internacional jugó un papel importante en la creación de la crisis del petróleo de 1973: precios fijados por la OPEP, el cártel de los mayores exportadores de petróleo, nos dejó tocados. Pero el cártel no habría podido poner unos precios tan altos en ausencia de la escasez que Hubbert había predicho.

La década que precedió a la crisis del petróleo de 1973 estuvo marcada por duros debates entre los defensores de Hubbert (los “pesimistas”) y sus oponentes, los “cornucopistas”, quienes ocupaban los puestos de poder en la industria y en el gobierno. Mientras Hubbert estimaba que la producción de petróleo a lo largo de toda su existencia, sería de entre 150 y 200.000 millones de barriles, A. D. Zapp, del USGS, estimaba 590.000 millones de barriles. Los oponentes trabajaban con los mismos datos.

Había una diferencia importante en los métodos de estimación del petróleo descubierto por pie perforado en el futuro. Zapp suponía que el futuro sería como el pasado. Este supuesto parecía conservador, sin duda alguna, a mucha gente, pero no era así: Zapp estaba suponiendo que el futuro lejano sería como el pasado cercano, que es un simple momento en el tiempo. Un verdadero conservador nunca hubiera usado el momento, sino la tendencia, en la construcción de un telescopio con que mirar al futuro.

Hubbert fue un conservador del segundo tipo. Extrapolando las tendencias del creciente esfuerzo que era obvio en la historia de las perforaciones, Hubbert concluyó que el futuro sería peor que el pasado. Los cornucopistas tildaron, por supuesto, su actitud de “pesimista”. Quizá lo fuese, pero la historia lo ha reivindicado. El rendimiento obtenido por un esfuerzo dado ha ido incesantemente a menos. Esperar otra cosa hubiera sido afirmar que los geólogos del petróleo son unos incompetentes. Enfrentados a muchos posibles lugares de perforación, un geólogo de cualquier empresa advertiría a la firma de cuáles son los que con más posibilidades tiene que perforar. Si es competente, el potencial de los sitios que aún quedan por perforar, disminuiría incesantemente con el paso del tiempo. La productividad por pie perforado disminuye y el coste, sube (Si Zapp hubiese tenido razón –es decir, si los geólogos del petróleo hubiesen sido incompetentes- entonces las compañías petrolíferas hubiesen hecho mejor en ahorrar dinero despidiendo a sus geólogos y eligiendo los sitios de perforación lanzando monedas al aire.)

Durante una década el influyente director del USGS adoptó las estimaciones de Zapp y rechazó las de Hubbert. Cuando llegó la primera crisis del petróleo, se nombraron dos comités nacionales (uno dentro del USGS) para evaluar la situación. Ambos comités apoyaron a Hubbert. Sintiendo que su autoridad quedaba minada, el director del USGS dimitió. Hubbert, que durante mucho tiempo fue un “profeta sin honor en su propia tierra”, fue totalmente reivindicado.

Aún así, la descripción “un profeta sin honor” no es totalmente adecuada para este caso. Los profetas pesimistas y los que dan la alarma, lo pasan generalmente mal con sus jefes. Por tanto, es un placer informar que los directivos de la propia compañía de Hubbert, la Shell Oil, aunque no les gustó lo que Hubbert decía, le apoyaron durante sus “años de destierro”. En 1963, M. King Hubbert entró en la facultad de la Universidad de Stanford, de la que se retiró en 1968. Después de su victoria en 1973, el profeta “retirado” era muy demandado para dar conferencias sobre la importancia de los recursos físicos para la supervivencia de la civilización [págs. 138-139, “Viviendo en los límites” (“LIVING WITHIN LIMITS”), Garrett Hardin; Oxford, 1993 ]

_____________________________

El FRAUDULENTO MERCADO DE LA ENERGÍA

Por Jay Hanson

Hay tres grandes razones que cuentan para explicar por qué el mercado no ha sabido reflejar la menguante cantidad de petróleo existente en el subsuelo (y ha estado siempre menguando, desde que comenzamos a bombearlo y a quemarlo).

1. “Los EE.UU. gastan 25.000 millones de dólares para subsidiar la extracción, el procesamiento y la utilización del petróleo, el carbón y el gas natural” [Diane Francis, En el Foro Económico Mundial de Davos, Suiza, de febrero de 1998. Ver también el resumen ejecutivo del informe “Alimentando el Calentamiento Global” (“Fueling the Global Warming”, disponible en http://www.greenpeace.org/~climate/oil/fdsub.html . El informe completo está en formato Adobe Acrobat en http://www.greenpeace.org/~climate/oil/fdsuboil.pdf ]

2. La mayor parte del petróleo mundial lo suministra un cártel que fija los precios. Arabia Saudita ha estado recibiendo equipamiento e inteligencia militar, primero para bajar los precios y después para subirlos hasta el nivel de los 20 US$/barril . [ VICTORIA: La Estrategia Secreta de la Administración Reagan que aceleró el colapso de la Unión soviética” (“VICTORY: The Reagan Administration's Secret Strategy That Hastened the Collapse of the Soviet Union”), de Peter Schweizer; Grove/Atlantic, 1996. http://www.amazon.com/exec/obidos/ISBN=0871136333]

3. Pero la principal razón por la que el mercado es incapaz de reflejar las menguantes reservas de petróleo bajo tierra es estructural:

El mercado es como el flotador en el carburador: a medida que el motor exige más gasolina, el flotador cae y permite que entre más gas del tanque. Pero el flotador no tiene información de la cantidad de gas que queda en el tanque hasta que el nivel de combustible no puede satisfacer la demanda.

Y así es el mercado. Según crece la demanda de petróleo, el incremento de precios indica a las empresas que tienen que bombear más del subsuelo. Pero el mercado no tiene información sobre la cantidad de petróleo que queda ahí, hasta que la producción sea incapaz de satisfacer la demanda.

¿VICTORIA?

Por Peter Schweizer

Para un relato fascinante sobre cómo el gobierno (Norte)americano opera en la sombra, leer VICTORIA: LA Estrategia Secreta de la Administración Reagan para acelerar el colapso de la Unión soviética” (“VICTORY: The Reagan Administration's Secret Strategy That Hastened the Collapse of the Soviet Union”), de Peter Schweizer; Grove/Atlantic, 1996. http://www.amazon.com/exec/obidos/ISBN=0871136333

El libro de Schweizer está avalado por el New York Times, el Washington Times y Forbes. Schweizer fue patrocinado por la Institución Hoover. “Este estudio tan extensamente investigado, es ágil excitante y preciso”. Revista FORBES, sobre “VICTORIA” de Schweizer.

Según Peter Schweizer, los sauditas cooperan con los EE.UU. en el intercambio de información por disidentes [pág. 31], imágenes por satélite, AWACS [pág. 51], misiles Stinger [pág. 190], modernos aviones de combate, protección militar directa, e incluso se les “filtró” información, cuando el Departamento del Tesoro planeaba devaluar el dólar, para que pudiesen desviar las inversiones hacia activos no nominados en dólares. [pág. 233]

Durante la Guerra Fría, los sauditas trabajaron en la sombra con la CIA para bajar el precio global del petróleo y así privar a la URSS de las divisas que tanto necesitaban para funcionar. Cada dólar de caída en el precio del petróleo le costaba a la URSS mil millones de dólares en ingresos.

Una caída de 5 US $ en el precio del barril de petróleo, incrementaría el PIB de los EE.UU. en un 1,4 por ciento. Pointdexter: Nuestro interés era llevar el precio del petróleo tan bajo como pudiésemos” [pág. 218]

Weinberger: “Una de las razones por las que vendemos esas armas a los sauditas, es para bajar los precios de petróleo” [pág. 203]

Alan Fiers: Los sauditas también proporcionaban ayuda financiera a los mujahidín y a los contras [pág. 202]

“En las primeras semanas del esfuerzo saudita, la producción diaria saltó de menos de 2 millones de barriles a casi 6 millones. A finales de 1985, la producción de crudo subiría hasta cerca de los 9 millones diarios” [pág. 242]

“Poco después de que la producción saudita creciese, el precio internacional del petróleo se hundió como una piedra en un estanque. En noviembre de 1985, el petróleo crudo se vendía a 30 US$ el barril; escasamente cinco meses después se quedó a 12”. [pág. 243]

“En la primavera de 1986, el desplome de los precios del petróleo en el mercado internacional, estaba causando graves preocupaciones en todo el mundo, pero también en algunos centros de la Administración Reagan. El vicepresidente George Bush se estaba preparando para una gira muy visible de diez días al área del golfo Pérsico. Bush, un producto del petrolífero Texas, vio más peligro que esperanza, en el dramático y reciente declive de los precios” [pág. 259]

¡Bush estaba actuando en contra de la propia Administración Reagan! ¡Mientras Reagan, Casey y Weinberger estaban intentando bajar los precios, Bush se estaba entrevistando con Yamani y Fahd, tratando de subir los precios! [pág. 260]

En 1983, el Departamento del Tesoro había hecho un estudio secreto que descubrió que el precio óptimo del petróleo para la economía de los EE.UU. se encontraba en torno a los 20 US$ el barril. [pág. 141] http://www.amazon.com/exec/obidos/ISBN=0871136333