Bienvenido(a) a Crisis Energética jueves, 05 mayo 2016 @ 23:49 CEST

Joaquim Sempere: "el decrecimiento económico es nuestro destino inexorable"

Envíala a un(a) amigo(a)Ver la versión para imprimir
  • Autor:
  • Lecturas 2.199
Artículos

El sitio web Sociología Crítica publica una larga e interesante entrevista a Joaquim Sempere, filósofo, sociólogo y editor del libro El final de la era del petróleo barato.

¿Se puede vivir mejor con menos energía? Si es así, ¿cómo? ¿Estás a favor del decrecimiento económico?

Acabo de decir que se puede vivir “satisfactoriamente” con menos energía. Tal vez se puede vivir, como tú dices, incluso “mejor” que ahora. ¿Cómo? La pregunta me supera. La clave probablemente es reducir las expectativas materiales. Algunos filósofos de la contención –como los antiguos cínicos, estoicos y epicúreos- han dicho que la riqueza consiste no en tener mucho sino en desear poco. Pero no bastan generalidades como ésta. Si disponemos de menos energía, tendremos que trabajar más con las manos, como antes. Viajaremos menos. Tendremos que obtener el alimento de una agricultura de proximidad: será inviable el “lujo” de comer en Madrid calabacines o tomates cultivados en Murcia o en Marruecos. Los artefactos serán más caros y deberemos renunciar a muchos de ellos, o tendremos que aprender a compartirlos (por ejemplo con el alquiler de coches o bicicletas, o el uso compartido de lavadoras). Habrá que echar mucho ingenio en nuevos estilos de vida, que tal vez nos aporten más contacto social, más tiempo libre, menos stress. De todos modos, cuidado con lo del tiempo libre, porque seguramente tendremos que renunciar a muchas máquinas y, por tanto, dedicar más horas al trabajo manual, incluido el trabajo manual doméstico.

Creo que el decrecimiento económico es nuestro destino inexorable. Hemos crecido demasiado. Según los cálculos de la huella ecológica (con todas las incertidumbres y posibles errores que suponen), ya vivimos por encima de nuestros recursos, o sea, ya estamos deteriorando la base de recursos naturales, y así vamos a dejar un mundo menos productivo que el actual a nuestros descendientes. Si no refrenamos voluntariamente nuestras punciones sobre la biosfera, será la biosfera misma la que nos pondrá coto. La alternativa no es: crecimiento o decrecimiento, sino decrecimiento calculado y voluntario o decrecimiento forzoso. En este segundo caso, no hace falta decir que puede suponer un futuro de pesadilla, de colapso de la civilización, de lucha de todos contra todos. Creo que seguir hablando de que el crecimiento es bueno, indispensable para nuestro bienestar, necesario para conservar los puestos de trabajo existentes y aumentarlos, etc. es una irresponsabilidad increíble. Y sin embargo, no hay más que leer o escuchar lo que dicen nuestros líderes políticos y económicos (y también sindicales), que no sólo no luchan contra el dogma del crecimiento, sino que lo alimentan sin cesar. Vamos muy mal.

En tu aportación al volumen sostienes que si no prevalecen principios democrático-igualitarios podemos vernos abocados a ecofascismos o ecoautoritarismos asociados a formas de imperialismo que “exporten“ al Sur, que sí existe para estas “externalidades”, los efectos más destructivos de la crisis ecológica. ¿Este es el futuro que vislumbras? ¿Qué hacer entonces?

¿Qué hacer? Explicar la verdad de lo que nos amenaza y predicar una moral de la frugalidad y la contención. Tratar de lograr una masa crítica de ciudadanos y ciudadanas dispuestos a adaptarse a escenarios de escasez defendiendo lo esencial: la dignidad del ser humano, las libertades políticas, las conquistas democráticas y la equidad. Y dispuestos a construir una organización productiva ecológicamente sostenible, aunque tengan que renunciar a muchas comodidades que hoy damos por supuestas, como si fueran lo más natural del mundo. La equidad es muy importante, pues en un mundo con más escasez las desigualdades serán más intolerables: por eso ahí surgirá una oportunidad nueva para el socialismo. Por de pronto creo importantísimo defender con uñas y dientes lo que nos queda de “Estado del bienestar”, y tratar de ampliar sus prestaciones en la medida de lo posible y razonable. El Estado del bienestar se basa en una filosofía colectivista, no individualista. Es una de las herencias institucionales del siglo XX a defender.

El problema del Sur es aun más complicado de abordar, porque las desigualdades entre Norte y Sur han llegado a ser abismales. No me atrevo a decir gran cosa al respecto. Sólo una: seguramente los países del Sur ganarían si no se interfiriera en sus propios procesos autónomos desde fuera, desde Occidente. El mercado mundial nos destroza a todos, a ellos sobre todo, pero también a nosotros. Lo malo es que cuando toman las riendas de su destino, imitan lo peor de Occidente, como está ocurriendo en China. Hay excepciones, pero afectan a comunidades numéricamente poco significativas.

Una crónica personal del congreso de Barbastro

Envíala a un(a) amigo(a)Ver la versión para imprimir
  • Autor:
  • Lecturas 5.706
Artículos

La ciudad de Barbastro, sede del congresoPresento con algo de retraso una crónica de las conferencias de Barbastro, en parte por acumulación de trabajo, en parte porque por la misma naturaleza de las conferencias, no pude dedicarle en los mismos días de las conferencias un tiempo a pasar a limpio las notas que tomé. Y es que en Bruselas, a las diez de la noche uno ya estaba cenado y en la habitación del hotel y aquí a las diez de la noche apenas se empezaba a cenar. Pero la vivencia, y el encontrarse en persona con tanto pseudónimo de Internet vale un pequeño precio que no me importa pagar.

La celebración de un congreso internacional del cenit del petróleo en Barbastro ha sido una de las mejores noticias del año. Nunca podremos agradecer lo suficiente a la UNED de Barbastro, al ayuntamiento de la localidad y a la Fundación Ramón J. Sender haber hecho posible este evento, el segundo de estas características en este país, después de las conferencias de ASPO Internacional en Barcelona el 2008. Hay que agradecer a los organizadores el esfuerzo económico y organizativo, especialmente teniendo en cuenta que se celebran lejos de los habituales escenarios como pueden ser Barcelona o Madrid, y lejos también de las grandes fuentes de financiación y de la atención de los medios nacionales. Sea cual sea el impacto de estas conferencias, vaya este reconocimiento previo a la organización, dado que todos los esfuerzos en elevar la conciencia ciudadana sobre el fenómeno del cenit del petróleo son ahora más necesarios que nunca. Que este congreso haya sido en Barbastro me parece incluso heroico e incluso pienso que debería de dar un poquito de vergüenza a otras instituciones de mayor calado y posibilidades. Barbastro les dio una lección de que si quieren, pueden.

Mariano MarzoMariano Marzo abrió las conferencias de Barbastro. Hemos escuchado y leído en incontables ocasiones al profesor Marzo, pero eso no impide constatar que en cada una de ellas algo nuevo se aprende. En esta ocasión basó su charla en un trabajo publicado en el Club de la Energía Español,  “El suministro global de petróleo, retos e incertidumbres” que originalmente le sirvió para presentar sus credenciales de ingreso en la Real Academia de las Ciencias de Barcelona. El profesor Marzo empezó explicando que todo lo que iba a explicar era de sobras conocido por el sector energético español. Su charla podría resumirse como una guía para entender los datos que sobre el petróleo se hacen públicos, y ha empezado recordando que el aumento de la producción de petróleo, el aumento de la producción de barriles diarios, no significa necesariamente que haya un aumento de la producción de energía. Fue un acierto que el profesor Marzo abriese el congreso, no solo porque se trata de la mayor autoridad en España en temas petrolíferos, sino porque su intervención sirvió para definir lo que razonablemente podemos saber e inferir de la situación actual.  En este sentido, es una pena que por la dinámica habitual de congresos y conferencias, no todos los participantes hubiesen tenido la oportunidad de atender la exposición de Mariano Marzo, algo que fue evidente en algunos casos.

Un buen resumen de la ponencia inaugural es que a pesar de no disponer de suficientes datos para realizar un pronóstico totalmente científico y que además la naturaleza del problema (la interacción entre lo geológico y el mundo real con sus condiciones económicas y políticas cambiantes) se resiste a un análisis “de laboratorio”, sabemos lo suficiente como para empezar a actuar con decisión. En el sector del transporte, el que se verá más afectado por la carestía del petróleo, en el económico, con los efectos del precio del crudo sobre la economía, y en el geopolítico, con escenarios cada vez más tensionados. Como es habitual en él, Mariano Marzo no ofreció recetas ni soluciones a prueba de bomba, tan solo la humildad del científico que muestra a la sociedad lo que sabe y lo que no.

Especulación al descubierto

Envíala a un(a) amigo(a)Ver la versión para imprimir
  • Autor:
  • Lecturas 1.058
Artículos

Publicado en Insurgente:

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) ha corregido hoy a la baja sus previsiones de consumo de petróleo para este año y constata un estancamiento de la demanda por primera vez desde 2009. A pesar de ello, el crudo acumula una subida anual de casi el 18%, lo que deja al descubierto el grado de especulación que afecta al precio del oro negro. La gasolina baja un 2,53% tras cinco semanas consecutivas de subidas.

La AIE corrigió hoy a la baja sus previsiones de consumo global de petróleo para 2011 a causa de los precios del barril, que a su juicio podrían acabar afectando al ritmo de crecimiento económico.

En su informe mensual sobre el mercado petrolero, la AIE subrayó que los datos preliminares de marzo sugieren que por primera vez desde el verano de 2009 se ha constatado un estancamiento de la demanda.

Y aunque reconoció que los datos de ese mes pueden estar distorsionados por el impacto del terremoto y el tsunami de Japón, así como por las vacaciones de Pascua, también advirtió de que en Estados Unidos el precio del combustible en las gasolineras anuncia una temporada de verano "anémica".

A pesar de que la demanda se estanca, los precios del petróleo acumulan una subida en lo que va de año del 17,6%, lo que habla del grado de especulación que existe en el mercado petrolífero mundial. Eso sí, desde los máximos alcanzados a mediados de abril por encima de los 126 dólares el barril, los futuros del Brent han retrocedido un 12%.

Izquierda Unida se presenta a las elecciones en A Coruña con un programa para el Peak Oil

Envíala a un(a) amigo(a)Ver la versión para imprimir
  • Autor:
  • Lecturas 2.534
Artículos (noticia enviada por Manuel Casal Lodeiro de la Asociación Vespera de Nada) La noticia la han publicado varios medios de comunicación gallegos hoy domingo 8 de mayo. La candidatura de Esquerda Unida-Os Verdes (IU en Galicia) ha asumido las propuestas que la asociación gallega Véspera de Nada, con la colaboración de Antonio Turiel, había elaborado a petición del equipo liderado por César Santiso.

César Santiso, candidato de EUSegún el candidato a alcalde de la segunda mayor ciudad de Galicia, "la crisis energética que estamos viviendo avala las teorías de los científicos acerca del peak-oil, nosotros asumimos la responsabilidad de cambiar el modelo productivo, al contrario que otros que miran para otro lado y prometen miles de puestos de trabajo manteniendo la obsoleta óptica productivista y el modelo del ladrillo y el hormigón".

De momento Esquerda Unida-Os Verdes no tiene representación en el ayuntamiento coruñés, pero las encuestas parecen confirmar que hay posibilidades de que en las elecciones del 22 de mayo logren algún representante.

Todo por petróleo

Envíala a un(a) amigo(a)Ver la versión para imprimir
  • Autor:
  • Lecturas 869
Artículos

Artículo publicado en Rebelión, por Salah Nasrawi para el Al-Ahram Weekly y traducido por Loles Oliván.

Durante los ocho años desde que Estados Unidos invadió Iraq y derrocó al régimen de Sadam Husein, el petróleo ha sido un tema tabú a pesar de que casi la mitad de las reservas probadas del país se han concedido a empresas occidentales y consorcios conjuntos, proporcionando beneficios de millones de dólares anuales.

Sin embargo, un impactante informe incluido en un nuevo libro sobre el petróleo iraquí tras la ocupación estadounidense del país y publicado esta semana revela que el crudo estaba, de hecho, en el epicentro de la invasión liderada por estadounidenses y británicos, a pesar de que ambos gobiernos negasen que el petróleo fuera la razón de la guerra.

Sí o sí... el fin del antiguo orden petrolero.

Envíala a un(a) amigo(a)Ver la versión para imprimir
  • Autor:
  • Lecturas 1.922
Artículos

A diario aparecen una cantidad elevada de notícias cuya importancia depende de diversos factores. De hecho, es factible ver las mismas notícias en diversos medios ya que las agencias distribuyen las notícias por ellas seleccionadas (y manipuladas).

Hace algunos días apareció una, ya comentada en otros medios, que tiene una importancia capital (no es mi intención jugar con el hecho de que la notícia proviene de La Carta de la Bolsa...).

La noticia se titula "Fin del antiguo orden petrolero: ... Sí o sí" (aparecida en "La Carta de la Bolsa"). De hecho apareció conjuntamente con otra relacionada ("Los días de recursos abundantes y caídas de precios ya terminaron").

Del escrito entresaco algunos puntos que me parecen importantes:

  1. Cualquiera que sea el desenlace de las protestas, levantamientos y revueltas que conocen actualmente los países del Magreb y Oriente Medio, una cosa es segura: el mundo del petróleo ya no volverá a ser el mismo.

  2. Esta es la noticia que debería acaparar las primeras planas de todos los periódicos del mundo: el antiguo orden se hunde y con su desaparición asistiremos al final de la era del petróleo barato y abundante.

  3. Por decirlo lisa y llanamente, la economía mundial precisa un abastecimiento creciente de petróleo asequible. Oriente Medio es la única región que puede asegurar la oferta. Esto explica por qué los gobiernos occidentales han apoyado durante mucho tiempo a regímenes autoritarios “estables” en toda la región, dotando regularmente de armamento y formando a sus fuerzas de seguridad. Ahora, este orden atrofiado, petrificado, cuyo mayor logro fue producir petróleo para la economía mundial, está desmoronándose. Que nadie sueñe con un nuevo orden (o desorden) capaz de suministrar suficiente petróleo barato para preservar la era del petróleo.

  4. Una conclusión salta a la vista: los esfuerzos extranjeros por controlar el orden político en Oriente Medio para asegurar el aumento de la producción de petróleo generarán inevitablemente presiones en sentido contrario que darán lugar a una caída de la producción. EE.UU. y otras potencias que observan los levantamientos, revueltas y protestas que se propagan por Oriente Medio y África del Norte harán bien en ser cautelosos: cualquiera que sea su objetivo político o religioso, las poblaciones locales siempre manifiestan una feroz hostilidad a toda dominación extranjera y a la hora de la verdad siempre preferirán la independencia y las ansias de libertad al aumento de la producción de petróleo.

  5. Aunque la rebelión no llegue a Arabia Saudí, el viejo orden petrolero de Oriente Medio ya no podrá reconstruirse. El resultado, sin duda, será un declive a largo plazo de la futura disponibilidad de petróleo exportable. Tres cuartos de los 1,7 millones de barriles de petróleo que produce Libia cada día se retiraron rápidamente del mercado tan pronto como se extendió la revuelta en el país. Gran parte de ese petróleo permanecerá fuera del circuito por tiempo indefinido. Cabe esperar que Egipto y Túnez reanuden pronto la producción, que es bastante modesta en ambos países, hasta volver a los niveles de antes de la caída de sus respectivos gobiernos, pero no es probable que se avengan a formar grandes alianzas con empresas extranjeras capaces de incrementar la producción en detrimento del control local. Irak, cuya refinería más grande acaba de ser gravemente dañada por insurgentes la semana pasada, e Irán no parecen estar en condiciones de aumentar significativamente la producción en los próximos años.

  6. En otras palabras, si trazamos una trayectoria razonablemente previsible a partir de los acontecimientos actuales en Oriente Medio, lo que va a suceder ya está claro. Puesto que no hay ninguna otra región capaz de sustituir a Oriente Medio como principal exportador de petróleo, la economía del petróleo se contraerá, y con ella la economía mundial en su conjunto. Hemos de entender que el reciente aumento del precio del petróleo no es más que un leve y temprano temblor que anuncia el terremoto petrolero que vendrá. El petróleo no desaparecerá de los mercados internacionales, pero en las próximas décadas no alcanzará nunca los volúmenes necesarios para satisfacer la demanda mundial prevista, lo que significa que más pronto que tarde la escasez pasará a ser la característica dominante del mercado. Únicamente el rápido desarrollo de fuentes de energía alternativas y una fuerte reducción del consumo de petróleo podrían ahorrar al mundo las más graves secuelas económicas.

El FMI se suma al pesimismo petrolero

Envíala a un(a) amigo(a)Ver la versión para imprimir
  • Autor:
  • Lecturas 1.335
Artículos

Artículo publicado en www.sostenible.cat, "El nuevo consenso sobre la escasez de petróleo":

Es posible que en su más reciente World Economy Outlook (WEO), el FMI haya iniciado una nueva etapa en la que parece dispuesto a combatir el pensamiento único y la complacencia sobre los diferentes riesgos para la economía mundial. Al menos es lo que se desprende de la lectura del capítulo tercero de su WEO 2011, titulado "Escasez de petróleo, crecimiento y desequilibrios globales". Que se incluya en un estudio de prospección económica un análisis del petróleo, la fuente energética predominante, no debiera parecer extraño, pero es que hasta ahora, la "sabiduría convencional" acerca del petróleo se resumía en que los precios, por altos que sean, siempre tendrán una tendencia a la baja en el futuro, y que la tecnología y la inversión serán siempre capaces de convertir las reservas en flujos comerciales al precio adecuado. Hace ya al menos seis años que esto no es así, y hay que felicitar al FMI por descubrir y aceptar el nuevo paradigma y sumarse así a la Agencia Internacional de la Energía en el nuevo consenso acerca del petróleo. Más vale tarde que nunca, dice el refrán.

Paul Stevens en ASPO 9 Bruselas: Arabia Saudí podría ser un importador neto de petróleo en 2037

Envíala a un(a) amigo(a)Ver la versión para imprimir
  • Autor:
  • Lecturas 2.630
Artículos

El último día de las conferencias de ASPO en Bruselas ha empezado con la intervención de Paul Stevens, profesor emérito de la Universidad de Dundee e investigador senior de la Chatham House. Stevens ha dedicado su intervención a un asunto que a menudo es pasado por alto: ¿qué sucederá con los países exportadores de petróleo una vez que lleguen a la parte descendente de su curva de producción? Este profesor ha empezado recordando que los ingresos petroleros no son un sueldo, sino una simple transferencia de un fondo finito, y que parte de estos beneficios deben ser utilizados para reemplazar el valor perdido por la extracción de petróleo por algo más, preferentemente renovable.

Estos países exportadores se ven igualmente afectados por la dependencia, aunque esta vez de la renta petrolera y Stevens ha presentado algunas gráficas que muestran qué proporción de la renta petrolera se utiliza para compensar el déficit no petrolero de las economías de estos países. El desafío, además consiste en que los beneficios del petróleo aumentan el nivel de vida del país exportador y con este también el consumo de petróleo (y por tanto se reducen las exportaciones si la producción no aumenta también), reduciéndose también el tiempo disponible para una transición hacia la sostenibilidad. Este investigador ha realizado algunas simulaciones, y ha presentado algunas fechas significativas, como por ejemplo que para 2037, Arabia Saudí podría dejar de exportar petróleo. Stevens ha explicado que ha presentado estos datos a los propios saudís (que hace tiempo están preocupados por la cuestión), y que al comunicarles esta fecha, se hizo un gran silencio en la sala, solo roto por una pregunta de entre la audiencia: ¿y de dónde importaremos el petróleo?

Por supuesto, estas cifras dependen de muchos factores, como la velocidad a la que se extrae el petróleo, y el propio consumo interno. Si estos países quieren alargar el periodo exportador y tener más tiempo para la transición, deben reducir la intensidad petrolera de su economía, además de desarrollar fuentes renovables (e incluso el gas natural en el caso de los saudís). Las dificultades que se pueden encontrar derivan de la situación social en estos países, acostumbrados a precios muy bajos del petróleo y a un cierto derroche energético en el sector doméstico y de servicios.

El siguiente orador ha sido Darren Bezdek, compañero del conocido Robert Hirsch en MISI. Bezdek ha venido a presentar algunas de las conclusiones del libro que ha escrito junto a Hirsch, un desarrollo del ya conocido informe Hirsch. Este informe se conoce sobre todo por establecer que son necesarias al menos dos décadas para prepararse para un choque petrolero, pero también por ignorar todo esfuerzo de mitigación basado en la gestión de la demanda. En el mundo de Hirsch y Bezdek, la única solución (que admiten además que será insuficiente), es aumentar como sea la producción de líquidos para el transporte, sin importar que se trate de los sucios petróleos no convencionales o de costosos y contaminantes procesos como la transformación de gas y carbón en combustibles líquidos. Por otra parte, el libro comete la tremenda imprudencia de ignorar las evidencias científicas que apuntan a un cambio climático de origen humano, algo que daña gravemente la credibilidad de sus propuestas. Parece que para que sus alternativas sean aceptadas, es necesario negar el cambio climático antrópico.

Jeff Rubin en ASPO 9 Bruselas: es el fin del crecimiento

Envíala a un(a) amigo(a)Ver la versión para imprimir
  • Autor:
  • Lecturas 2.674
Artículos

El segundo día de las conferencias ha empezado con una mañana dedicada al importante tema de la economía y sus interacciones con el mundo de la energía y con el del petróleo en general. Jeff Rubin, ex economista jefe del banco canadiense CBC y autor de “Por qué el mundo está a punto de hacerse mucho más pequeño” ha sido el primer ponente de la mañana. Rubin es un firme defensor de la idea de que la actual crisis tiene como origen directo el choque petrolero de 2008, cuando el petróleo llegó a los 147$/b en julio de ese año. ¿Por qué los ninjas de las hipotecas basura dejaron de pagar sus créditos y hundieron el sistema bancario que las había permitido y alentado? Pues porque de repente empezaron a tener que pagar mucho más dinero para llenar sus depósitos de gasolina y todos los bienes que habían subido de precio como un efecto secundario del alza del petróleo, afirma Rubin. A pesar de ser economista, Rubin considera que la teoría económica subestima el papel de la energía, hasta el punto de ser ciega a los acontecimientos que estamos viviendo. Por eso Rubin ve tras la inflación, la subida de los tipos de interés o la subida de los precios de las materias primas, el efecto inflacionario de la escasez y el riesgo geopolítico del petróleo.

La situación actual representa la segunda fase de un proceso en el que la economía llega a su límite frente al incremento del precio de la energía y vuelve a caer. Solo que lo que llevo ocho años para culminar en el choque de 2008 ahora solo está tardando un año y medio. Y por supuesto, aún estamos hasta el cuello de deudas, y las medidas de estimulo económico solo hacen que empeorar las cosas pues tienden a incrementar la demanda de petróleo (el quantitative easing no equivale a petróleo barato). En este escenario, Rubin ve el próximo ciclo de recesión a menos de de un año, y declara que hemos entrado en el fin del crecimiento económico, dado que el suministro de petróleo no va a poder crecer de manera significativa.

David Murphy, investigador de la State University of New York y colaborador habitual de Charles Hall de la Syracusa University, ha continuado con la relación entre energía y economía, con el acento puesto en los costes energéticos de la producción energética. Murphy ha empezado señalando que todos los alimentos básicos han aumentado su precio en 2011, un reflejo de los mayores costos de la producción energética, para repasar algunas características del cenit del petróleo: el fin del petróleo barato y de calidad y la caída del retorno energético de la producción petrolera. Esto significa que los modelos económicos en la fase de la expansión de la producción no sirven ahora. Murphy ha recordado que el precio del barril en la anterior fase de expansión económica fue de 37$/barril, con los precios actuales, ¿cómo puede haber un crecimiento sostenido de la economía?