Bienvenido(a) a Crisis Energética viernes, 26 agosto 2016 @ 08:38 CEST

¿Está mejorando la intensidad energética mundial?

  • Autor:
  • Lecturas 2.328
Artículos

Mientras exista una relación tan directa entre el consumo energético y el Producto Interior Bruto, será difícil solucionar nuestro problema energético sin al mismo tiempo tumbar la economía. Sin embargo, existe un indicador, la intensidad energética de la economía (es decir, la cantidad de energía necesaria para aumentar el PIB en un punto), que es esgrimido muy a menudo como señal de que vamos por el buen camino. Al menos en los países industrializados, se dice que cada vez necesitamos menos energía para hacer crecer nuestras economías. Sin embargo, si esa reducción de la intensidad energética es producto de la deslocalización, y finalmente los consumos se han trasladado a otras latitudes, ¿a qué viene autoengañarse, si los resultados en la reducción del consumo energético y las emisiones de CO2 siguen creciendo en términos absolutos y globales?

Esto es precisamente lo que se plantea Gail Tverberg, en su artículo "Is it really possible to decouple GDP Growth from Energy Growth?". Este artículo ha sido traducido (fichero PDF, 1MB) al castellano por Amadeus, a quién agradecemos desde aquí su esfuerzo, ya que este es uno de los asuntos cuya revisión puede ayudarnos a determinar si realmente estamos en una trayectoria respecto a la intensidad energética global que puede ayudarnos a superar los retos energéticos del futuro (un futuro, por cierto, que parece haber llegado ya).

En los últimos años hemos oído aseveraciones en las que se afirmaba que es posible desacoplar el crecimiento del PIB del crecimiento de la Energía. He estado analizando la relación entre el PIB mundial y el uso de energía mundial y mi escepticismo de que ese desacoplamiento sea realmente posible no ha hecho sino aumentar.

Antes del año 2000, el PIB real mundial (según el USDA Economic Research Institute data) estaba ciertamente creciendo más rápidamente que el consumo de energía, según las estimaciones del BP Statistical Data. Entre 1980 y 2000, el PIB real mundial creció a una media ligeramente inferior al 3% anual, y el crecimiento mundial de energía creció a una media ligeramente inferior al 2% anual, por lo que el crecimiento del PIB superó en más de un 1% anual al consumo de energía. Desde el año 2000 , el consumo de energía ha crecido tan rápido como el PIB real mundial – ambas variables han experimentado un crecimiento medio del 2,5% anual. Esto no es lo que hubiéramos dicho que podíamos esperar.