Bienvenido(a) a Crisis Energética viernes, 26 agosto 2016 @ 12:07 CEST

Se buscan seis Arabias Sauditas

  • Autor:
  • Lecturas 11.145
Artículos

El periódico británico The Independent ha publicado el pasado 3 de agosto un artículo, firmado por su responsable científico, Steve Connor, que estremece por el contenido. Aunque ya es conocido por los lectores de esta página, no deja de ser cada vez más preocupante.

Bajo el título “Aviso: nos quedamos rápidamente sin suministro petrolífero”, el articulista se limita a comentar el resultado de una entrevista con el economista jefe de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), Dr. Fatih Birol. El cenit mundial de la producción de petróleo ya está claramente advertido. Al respecto, ver también nuestro artículo sobre declaraciones similares de Birol en España, hace unos meses, aunque la modestia de nuestra página y el desinterés y la incuria tradicional de la prensa española por aquellas fechas y sobre estos temas, les privase de un “scoop” como el de The Independent.

Hoy el diario El País se ha hecho eco de la noticia... citando también a The Independent. Birol ya habla abiertamente de que si la economía mundial se recupera, a la Humanidad le esperan consecuencias catastróficas. Y si no se recupera, ya me dirán ustedes. La economía, sus artificios contables y su control absoluto de los medios de difusión ya no pueden ocultar por más tiempo la basura debajo de la alfombra. Por su interés público traducimos el artículo al español. Y por supuesto, comentamos el artículo, en las partes que creemos no tienen desperdicio.

Aviso: nos quedamos rápidamente sin suministro petrolífero

Una escasez de consecuencias catastróficas amenaza la recuperación económica, dice el economista mundial más importante en el mundo de la energía.

El mundo se dirige hacia colapso energético catastrófico que podría paralizar la recuperación económica mundial, ya que la mayoría de los grandes campos petrolíferos ya han sobrepasado su cenit o pico máximo de producción, ha advertido un prominente economista energético.

Una subida de los precios del petróleo, ocasionada por un aumento rápido de la demanda y un estancamiento o incluso un declive de los suministros, podrían hacer descarrilar cualquier recuperación, dijo el Dr. Fatih Birol, el economista jefe de la respetada Agencia Internacional de la Energía (AIE) en París, que tiene la tarea de asesorar a los países de la OCDE sobre los suministros energéticos futuros.

En una entrevista con The Independent, el Dr. Birol dijo que los ciudadanos y muchos gobiernos parecen ignorar el peligro del hecho de que el petróleo, del que la civilización moderna depende, se está agotando mucho más rápido de lo que se había previsto y que la producción mundial va a llegar a su cenit en unos 10 años, al menso una década antes de lo que muchos gobiernos habían estimado.

Pero la primera valoración detallada, de los más de 800 campos petrolíferos del mundo, que suponen las tres cuartas partes de las reservas mundiales, ha puesto al descubierto que la mayoría de los campos más grandes ya han llegado a su cenit de producción y que su tasa de declive está resultando ser casi dos veces más acusada que lo que se había calculado hace apenas dos años. Además de esto, existe un problema de falta de inversiones crónicas en los países productores de petróleo, un hecho que va a provocar una gran escasez de petróleo (oil crunch) en los próximos 5 años, que a su vez pondrá en riesgo toda esperanza de recuperación económica de la actual recesión económica mundial, dijo.

En un escueto y descarnado aviso al Reino Unido y a otras potencias occidentales, el Dr. Birol dijo que el poder de mercado de unos pocos países petrolíferos que poseen la mayoría de las reservas de petróleo –la mayoría de ellos en Oriente Medio-, aumentaría rápidamente, en cuanto la crisis del petróleo comience a atenazarnos hacia el 2010.
“Algún día nos quedaremos sin petróleo; no se trata de hoy ni de mañana, pero algún día nos quedaremos sin petróleo y tenemos que dejar el petróleo antes de que el petróleo nos deje a nosotros. Y nos tenemos que preparar para ese día”, dijo el Dr. Birol. “Cuanto antes empecemos, mejor, porque todo nuestro sistema económico y social se basa en el petróleo, por lo que el cambio llevará mucho tiempo y exigirá mucho dinero y deberíamos tomarnos este asunto muy en serio”, dijo.

“El mercado de la energía de los pocos países productores, principalmente en Oriente Medio, aumentará muy rápidamente. Ya disponen de alrededor de un 40 por ciento del mercado petrolífero y éste porcentaje será mucho mayor en el futuro”, dijo.

Existe un riesgo real de una disrupción de los suministros petrolíferos a partir del año próximo, cuando la demanda se recupere, porque no se está haciendo lo suficiente para asegurar nuevos suministros que compensen el rápido declive de los campos existentes.

LA AIE estima que el declive de la producción en los campos existentes cae ahora a un ritmo de un 6,7% anual, comparado con el declive que se había estimado en 2007, del 3,7 por ciento, que ahora se reconoce estaba equivocado.
“Si nosotros vemos los mercados tensionados, los ciudadanos lo verán en las calles en forma de precios mucho más altos de lo que ahora son. Esto tendrá definitivamente un impacto en la economía, especialmente si vemos esa tirantez en los mercados en los próximos años”, dijo el Dr. Birol.

“Será especialmente importante, porque la economía mundial será todavía muy frágil, muy vulnerable. Mucha gente cree que habrá una recuperación en pocos años, pero será una recuperación lenta y frágil y corremos el riesgo de que quede estrangulada por los altos precios del petróleo” dijo a The Independent.

En su primera evaluación realizada de los principales campos petrolíferos del mundo, la AIE concluyó que el sistema energético mundial se encontraba en una encrucijada y que “saltaba a la vista que el consumo de petróleo era insostenible “, con una demanda que sobrepasaba con mucho a la oferta.

La producción de petróleo ya ha llegado a su punto máximo en los países no OPEP y la era del petróleo barato ha llegado a su fin, advirtió.

En la mayoría de los campos, la producción de petróleo ya ha llegado a su cenit, lo que significa que se tienen que encontrar nuevas fuentes para hacer frente a la demanda existente.

Incluso aunque la demanda permaneciese estable, el mundo tendría que descubrir el equivalente a unas cuatro Arabias Sauditas para mantener la producción y unas seis Arabias Sauditas, si se desea satisfacer el aumento previsto de la demanda, entre ahora y el año 2030, dijo el Dr. Birol.

“Se trata de un gran reto, en términos geológicos, de inversión y de geopolítica. Se trata de un riesgo enorme y ello es debido principalmente a las tasas de declive de los campos petrolíferos”, dijo.

“Al menos, cada vez más gobiernos van siendo conscientes de que el tiempo del petróleo barato y fácil se acabó… (sin embargo) no soy muy optimista respecto de que los gobiernos sean conscientes de las dificultades a las que nos podemos enfrentar con la oferta de petróleo”, dijo.

Los ecologistas temen que a medida que las fuentes convencionales de petróleo se vayan agotando, nos veremos forzados a explotar alternativas incluso más sucias (contaminantes), tales como las gigantescas reservas de arenas asfálticas de Alberta, en Canadá, que dañarían de forma tremenda el medio, por la cantidad de energía exigida para obtener un barril de petróleo de estas arenas, comparada con la energía que se gasta para obtener la misma cantidad de petróleo convencional.

“El hecho de que el petróleo se esté agotando más rápidamente de lo que habíamos supuesto, no significa que ya no habrá presión sobre el cambio climático”, dijo Jeremy Legget, un consultor que trabajó en la industria petrolífera y ahora es un empresario ecologista en Solar Century.

Shell y algunos otros desean volver a las arenas (asfálticas) y extraer el petróleo del carbón. Pero se trata de procesos muy intensivos en carbón y profundizarán el problema del clima”, dijo el Dr. Legget.

“Lo que tenemos que hacer es acelerar la movilización de las renovables, de la eficiencia energética y del transporte alternativo. Tenemos que hacerlo de cualquier forma debido al calentamiento global, pero la inminente crisis energética, redobla este imperativo”, dijo.

El petróleo: un futuro incierto.

¿Por qué el petróleo es una fuente de energía tan importante?

El petróleo ha sido fundamental para el desarrollo económico y para el funcionamiento sin alteraciones de cada actividad de la sociedad. La agricultura y la producción de alimentos dependen fuertemente del petróleo en forma de combustibles y fertilizantes. En los EE. UU., por ejemplo, se necesitan en usos directos e indirectos, unos seis barriles de petróleo para criar un novillo para carne. El petróleo es básico para la mayoría del transporte. También es clave para la industria farmacéutica y la química y es un valor estratégico para los ejércitos.

Cómo se estiman las reservas de petróleo?

La cantidad de petróleo que se puede recuperar, está sujeta siempre a una valoración sometida a la vaguedad de las cifras económicas, que determinan el precio del petróleo y si merece la pena o no bombearlo y también a la tecnología, que determina el grado de dificultad de su descubrimiento y extracción. Las reservas probables son las uqe tienen un porcentaje superior al 50% de ser extraídas. Las reservas posibles son las que tienen menos de ese 50% de posibilidades.

¿Por qué hay tales desacuerdos sobre las reservas de petróleo?

Todas las cifras son estimaciones informadas. Los diferentes expertos realizan supuestos diferentes, por lo que es comprensible que puedan llegar a conclusiones diferentes. Algunos países consideran el tamaño de sus campos petrolíferos un asunto de seguridad nacional y no desean proporcionar información precisa. Otro problema concierne a lo rápido que la producción de petróleo puede declinar en los campos que ya han sobrepasado su cenit de producción. La tasa de declive puede variar de campo en campo y esto afecta a los cálculos del tamaño de las reservas. Otro factor adicional es el volume de la demanda futura esperada de petróleo.

¿Qué es el “cenit del petróleo” y cuando se alcanzará?

Es el punto o momento en el que se alcanza la tasa máxima o nivel máximo de extracción, debido a las limitaciones técnicas o geológicas, momento a partir del cual, la producción mundial entra en declive. El gobierno británico, junto con muchos otros gobiernos, creía que el cenit del petróleo no ocurriría hasta bien entrado el siglo XXI, por lo menos no antes de 2030. La Agencia Internacional de la Energía cree que puede darse quizás hacia el 2020. Pero también cree que puede darse incluso antes un colapso petrolífero hacia 2010, momento en que el posible que la demanda exceda a la oferta.

Con el calentamiento global ¿por que debemos preocuparnos del cenit del petróleo?

Existen grandes reservas de petróleo no convencional, tales como las arenas asfálticas de Canadá. Pero este petróleo es muy contaminante y produciría grandes cantidades de dióxido de carbono que dejarían sin sentido un acuerdo sobre el cambio climático. Otro problema consiste en lo rápido que pueda caer la producción en los campos que ya han pasado su cenit. Esa tasa de declive puede variar de campo en campo y esto afecta al tamaño de las reservas. Si no nos preparamos adecuadamente para el cenit del petróleo, el calentamiento global podría ser incluso peor de lo esperado.

Comentario de Pedro Prieto, editor de Crisis Energética:

Birol, un hombre comedido y experto, va dosificando astutamente la noticia de la catástrofe a la que se va a tener que enfrentar el mundo. No de otra forma podría liberarse de la enorme responsabilidad que tiene esta Agencia que representa los intereses energéticos de los países miembros de la OCDE, por haber estado, hasta prácticamente ayer, negando la mayor y despreciando e ignorando las voces que hablaban desde al menos 1998, del agotamiento y del cenit.

Por supuesto Birol escenifica el asunto enfocando todo desde el punto de vista económico. Y nos viene con al clásico arrgumento del chiste viejo:

Tengo dos noticias para ustedes, una buena y una mala, dice el portavoz a la audiencia: ¿Cuál quieren primero? ¡La buena! Gritan todos al unísono. Pues bien, la buena es que todos ustedes van a comer mierda. ¡!, y entonces, ¿cuál es la mala? Suelta el auditorio, y el portavoz contesta con rapidez: la mala es que no habrá mierda para todos.

Esto es lo que viene a decirnos en el día de autos el Sr. Birol: que la noticia buena es que estamos en recesión mundial. Y la mala, que si salimos de ella, entraremos en una situación catastrófica para la Humanidad por falta de petróleo y literalmente, según el IPCC, puede que no haya mierda para todos, aunque la noticia viene luego a rematarla a peor el Sr. Legget, al decir que incluso si hay menos mierda, puede terminar oliendo mucho peor (arenas asfálticas y más carbón contaminante a la desesperada) y ser mucho más indigesto para nuestra recomendada dieta.

Vaya notición que ha pasado prácticamente inadvertido, en medio de la ceremonia de la confusión de los trajes el presidente de la Comunidad Valenciana y de la reducción del paro en julio (dentro de poco habrá estadísticas horarias del paro, para tener a la gente pendiente del tablero todo el día).

Astutamente, decíamos, Birol va hablando cada vez más del cenit de la producción mundial, aunque de momento lo maquilla y se lo lleva al 2020 (eso es que lo ha adelantado en cinco años nada menos que unos 10 años).

Otro de los parches que la AIE y su representante económico se va poniendo, antes de que le aticen el golpe, es el clásico y manido argumento de que si no hay más petróleo, es porque no se ha dedicado más dinero a la exploración y extracción. Con eso, se sacude toda la responsabilidad, claro está: yo se lo advertí: si no se metían tropecientos trillones en diez años, la cosa se iba a poner muy malita y como no me han hecho caso, pues la AIE y un servidor, no tenemos la culpa. Magnífico.

Solo que la cosa queda algo patética, incluso para los poco entendidos en la materia, cuando él mismo informa que se necesita descubrir y poner en explotación CUATRO ARABIAS SAUDITAS antes de 2030 sólo para compensar el declive natural. Y que si se quiere seguir creciendo como necesitan bancos, instituciones financieras y gobiernos, para no quebrar con una sistema que exige crecimiento infinito, se necesitaría descubrir y poner en producción SEIS ARABIAS SAUDITAS de aquí a 2030. Casi nada. Descubrir nuevos yacimientos que produzcan unos 60 millones de barriles diarios de nueva cosecha, cuando en los últimos diez años no se ha descubierto ni una sola Arabia Saudita nueva. Esto sí que es fe en que la inversión monetaria puede sacar conejos de la chistera.

Y finalmente, cuando Birol dice que apenas se ha dado cuenta de que la tasa de declive de unos 800 grandes campos petrolíferos, que representan las ¾ partes de la producción mundial no era, como se pensaba en la AIE, del 3,7% menos a cada año que pasaba después del cenit de la producción, sino del 6,7%, a uno se le queda la cara de idiota y piensa ¿y para qué demonios se ha creado esta agencia tan inútil, incapaz de ver durante años, que tienen una fuga en las reservas mundiales de las que se supone son custodios y vigilantes de nada menos que un 3% anual superior a lo estimado? Con esos agujeros en la línea de flotación, a ver qué barco aguanta a flote y a ver qué capitán no se inmola por sinvergüenza y no haberse dado cuenta durante años, de que su barco se la había pegado con un iceberg y no con un helado de fresa.

Esto pasará una vez más de forma inadvertida, porque lo principal en Sodoma es que se ha fichado a Xabi Alonso por 30 millones de Euros, que a Massa ya le han quitado el tornillo de la cabeza y que dos jueces han sobreseído el regalo de tres trajes porque eran galgos y otros decían que eran podencos. Así son las cosas y así se las hemos contado.